Estilo de vida

Monja que vivió en 1318 fingió su propia muerte para gozar del sexo y la perversión

Monja.Tomada de Pixabay.

Fue más astuta que todos y abandonó un camino para el que no había nacido.

La increíble historia de Juana de Leeds, una monja del siglo XIV que fingió su propia muerte para huir del convento de St. Clement, en España, ha sido revelada por historiadores de la Universidad de York, quienes encontraron una misiva del arzobispo William Melton exhortando a la religiosa a regresar. 

El texto permite entender que Juana de Leeds, apoyada por cómplices y malhechores, construyó un maniquí para engañar a los feligreses. Fue más astuta que todos y abandonó un camino para el que no había nacido. "Ella tuvo la desvergüenza de procurar su falso entierro en un espacio sagrado para los religiosos del lugar", escribió el cura.  

En palabras del hombre, nuestra heroína pervirtió su camino de forma arrogante y lo cambio por el de la lujuria carnal, lejos de la pobreza y la obediencia, tras haber roto sus votos y descartando el hábito religioso. "Ahora deambula fuera a pesar del peligro que supone para su alma y del escándalo que existe en toda la orden", añadió. 

La carta, que data de 1318, advierte a la joven que regrese y la señala como "perversa", aunque los expertos creen que Juana de Leeds hizo caso omiso y se dedico a disfrutar de la vida en Beverley, a 30 millas de St. Clement. "Desafortunadamente, y aunque es muy frustrante, no sabemos con exactitud qué pasó con ella", aclaró la profesora Sarah Rees Jones.