Estilo de vida

Niños que cenan después de las 9 tienen graves problemas de salud

NiñoPixabay

En niños, cenar después de las 9 representa el doble de posibilidades de desarrollar obesidad

Marta Garaulet, doctora en Farmacia e investigadora en la Universidad de Harvard, advierte que los niños que cenan después de las 9 de la noche, tienen graves problemas de salud. Esto, en un estudio que acaba de publicar acerca de crononutrición.

En él, la también catedrática de Fisiología y Nutrición de la Universidad de Murcia señala que los horarios desequilibrados afectan la salud de los niños, quienes tienen el doble de posibilidades de presentar obesidad cuando cenan tarde.

Para llegar a esta conclusión, la experta analizó a un grupo de 432 menores de 8 a 12 años de edad con ayuda de Frank Scheer, colega de la Universidad de Harvard, y Nuria Martínez Lozano, también investigadora. El equipo encontró que los niños que realizan su última comida después de las 9 de la noche presenta unos marcadores de inflamación y de riesgo vascular (Proteína C reactiva).

Estos serían predictores de lo que les puede pasar cuando sean adultos, pues desarrollarían problemas cardiovasculares. Ello, porque además de tener alterados sus ritmos biológicos, gastan menos energía en metabolizar los alimentos de su cena y eso influye en que presenten más riesgo de subir de peso.

"Lo ideal es que toda la familia cene antes de las 9 de la noche. Si esto no es posible, al menos los niños lo deben hacer. Alejar la ingesta de la cena por lo menos dos horas y media a la hora de acostarse sería una buena idea. Sólo con eso mejoraría el metabolismo y disminuiría el riesgo de obesidad y de enfermedad vascular", dijo la doctora en entrevista con ABC.

Su investigación señala que además de la doble posibilidad de sufrir obesidad, también el ritmo biológico de los niños se retrasa, empezando por el sueño. Y este retraso todavía es peor en niños con cronotipo vespertino o nocturno; aquellos a los que les cuesta despertarse y están más activos por la noche.