Estilo de vida

Inteligencia Artificial descifra cómo bacterias hackean células

Gracias a la Inteligencia Artificial se ha descubierto el proceso en el que las bacterias facilitan la infección
Compartir en
Por Yazmín NavarroMarch 11, 2021 at 5:08 pm CST

La Inteligencia Artificial descifró por fin la forma en que las bacterias hackean a las células para facilitar la infección, así lo afirma un estudio realizado por un grupo de científicos del Imperial College de Londres, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y el Centro Nacional de Biotecnología (del español CSIC).

De acuerdo con la Inteligencia Artificial, los especialistas, muchas bacterias son capaces de "hackear" en las células; es decir, tomar el control de estas para reprogramar sus funciones y así evitar que se envíen señales de alarma al sistema inmune y que este se proteja.

Proceso de hackeo de bacterias a células, según la Inteligencia Artificial

Proteínas denominadas "efectores", producidas por bacterias patógenas como Salmonella y Escherichia coli y que causan enfermedades intestinales, hackean a las células. Su labor para atacar a las células es conjunta, en red y cooperativa, según encontró la Inteligencia Artificial.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos realizaron experimentos en laboratorio con ratones y después utilizaron herramientas de inteligencia artificial. Así, usaron una bacteria que infecta ratones (Citrobacter rodentium) y que está emparentada con las cepas de E. coli, que infectan el intestino humano.

Acto seguido, construyeron más de cien variantes de esta bacteria cada una con una combinación diferente de efectores e investigaron cómo cada una de estas variantes infecta las células y el intestino del ratón. Los resultados revelaron que las proteínas actúan cooperando entre ellas y que estas tienen algunas funciones por duplicado, lo que garantiza su éxito.

"Si varias piezas de la red fallan, las demás son capaces de 'hackear' la célula"

David Ruano Gallego, autor del estudio.

El estudio, publicado en la revista Science, señala que el sistema inmune es entonces capaz de adaptarse a cada combinación concreta de efectores, por lo que este descubrimiento es la base para desarrollar fármacos específicos que lo detengan en "puntos óptimos" para maximizar la efectividad.