Estilo de vida

Libro revela las "cartas de amor" con las que golpeadores buscaron el perdón de sus parejas

Después de golpear a sus parejas, ellos buscaban el perdón a través de "cartas de amor"especial

"No te mueras por mi" recopila las cartas de hombres que agredieron a sus parejas así como el destino de quienes los perdonaron.

“Ninguna sociedad donde la mujer sea un ciudadano de segunda clase y se vea atropellada y abusada, será verdaderamente libre y democrática”, indica el prólogo de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, que invita a descubrir un mundo de letras cargadas de culpabilidad, control y violencia sicológica por parte de algunos hombres que maltrataron y golpearon a sus parejas, para después tratar de convencerlas de que cambiarían, que ellas son “el amor de su vida” y que no volverá a suceder.

Este círculo de violencia es más común de lo que creemos; muchas veces no se necesita llegar a los golpes para entender que nuestra pareja nos está agrediendo; bastan palabras, gestos silenciosos e incluso sicológicos, para vivir en una relación tormentosa de la que muchas veces es complicado salir por temor a “perderlo todo” e incluso, por volver a ser golpeada.

Libro revela las "cartas de amor" con las que golpeadores buscaron el perdón de sus parejas

Este libro digital fue publicado por la organización peruana Vida Mujer, que recopiló cartas, correos y mensajes de WhatsApp y Facebook de 25 hombres que tras agredir físicamente a sus parejas buscaron el perdón "en nombre del amor".

El libro se compone de dos partes; la primera nos muestra las “dulces” cartas de amor, demandando perdón y apostando por un mejor futuro; pero la segunda, quizá la parte más cruda del libro, nos muestra qué fue lo que pasó con estas mujeres después de recibir la carta. 

De todas las historias ninguna de las mujeres que confió en el cambio de sus parejas tiene un final feliz.

La idea del proyecto nació hace cuatro años, cuando a la organización recibió a una mujer víctima de violencia doméstica, quien llevaba en su mano la carta de su pareja pidiendo perdón. Con el paso del tiempo, la organización descubrió que todas las mujeres violentadas recibían cartas similares, por lo que decidieron juntarlas y mandar un mensaje claro: 

Hacernos ver que en muchas ocasiones, las palabras de perdón no responden a un arrepentimiento real, sino que reproducen el patrón común que se da en el círculo de la violencia.

Con información de El Diario.