Estilo de vida

Descubren fósiles de "cocodrilos del terror"; tenían colmillos del tamaño de un plátano

CocodriloPixabay

La Tierra fue alguna vez el hogar de cocodrilos del tamaño de un autobús y colmillos de la medida de un plátano 

Un estudio publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology brinda los resultados de los análisis a fósiles de 'cocodrilos del terror' encontrados en el norte de México, y en distintos puntos de Estados Unidos como el oeste de Montana, Mississippi y Nueva Jersey.

Como muestran las fotos, se trataría reptiles 'Deinosuchus' del tamaño de un autobús, colmillos de la medida de un plátano y un hocico ancho con dos misteriosos agujeros en la punta que lo diferenciaban de los caimanes, pero también de los cocodrilos actuales.

FósilesJournal of Vertebrate Paleontology

Estos animales gigantes habitaron la Tierra entre hace 75 y 82 millones de años, y debieron haber atemorizado a los dinosaurios cada que se acercaban a los ríos para beber agua. Los 'Deinosuchus', que significa 'cocodrilos del terror', habitaron desde Montana hasta el norte de México y a lo largo de la llanura costera del Atlántico desde Nueva Jersey hasta Mississippi.

Había tres distintas especies de estos reptiles, pero todos fueron probablemente el depredador más grande de su ecosistema, superando incluso a los dinosaurios depredadores de mayor tamaño. Esto muestra que los crocodilianos no son "fósiles vivientes" que no han cambiado, sino que han evolucionado tan dinámicamente como cualquier otro grupo.

'Deinosuchus'Journal of Vertebrate Paleontology

Pero se desconoce qué pasó con los 'cocodrilos del terror' y cómo se extinguieron, ya que los autores del estudio encontraron que desaparecieron antes de la extinción masiva que puso fin a la era de los dinosaurios. Lo único que saben es que los fósiles presentan marcas de mordeduras.

"Hasta ahora, se desconocía el animal completo. Estos nuevos especímenes que hemos examinado revelan un depredador extraño y monstruoso con colmillos del tamaño de un plátano", cuenta el profesor Christopher Brochu, coautor del estudio.

FósilesJournal of Vertebrate Paleontology