Los familiares más problemáticos para las parejas son los cuñados

No es tu suegra: Los familiares más problemáticos para las parejas son los cuñados
No es tu suegra: Los familiares más problemáticos para las parejas son los cuñadosUnsplash

Otro mito derrumbado: Un nuevo estudio reivindica a las suegras, afirmando que ahora los parientes políticos más detestables son los cuñados

La relación con tu pareja va tan bien que ya estás pensando en formalizarla, peeero, ¿el temor a tus suegra te pone freno? Tal vez te estás equivocando al identificar a tus enemigos y aliados, pues un estudio reciente ha revelado que ahora los cuñados se han convertido en los familiares que pueden resultar más problemáticos para las parejas.

El portal español La Tercera realizó una encuesta online en la que participaron 600 personas, de las cuales, el 56 por ciento respondió que los parientes políticos que menos soportan son sus cuñados, entre los cuales se incluyen hermanos y hermanas de la pareja, e incluso sus novios.

En tanto, la suegra que por años ha sido identificada como la némesis de los novios o esposos de sus hijos, quedó relegada al segundo lugar, obteniendo el 32 por ciento de las afirmaciones como los parientes políticos más detestables.  

¿Por qué los hermanos han dejado de ser aliados de sus cuñados?

Paula Sáez, psicóloga de la Universidad Diego Portales, explicó al portal que este cambio de roles se debe a que las relaciones familiares hoy en día son más horizontales, es decir:

La “figura de los padres ha perdido el protagonismo irrestricto de antes y los hijos, hoy, forman un clan más potente”.Paula Sáez, psicóloga de la Universidad Diego Portales.

Así, los cuñados han dejado de ser meros testigos y se sienten con la libertad de expresar sus opiniones.

Problemas no resueltos entre hermanos, la causa

Aunque esto no necesariamente debe ser motivo de problemas, la sicóloga Terri Apter explica en su libro ¿Qué quieres de mí? Aprender a llevarse con la familia política, que muchas veces los conflictos con los cuñados surgen como una extensión de problemas no resueltos entre hermanos o del tipo de relación que han tenido durante toda la vida.

Por ejemplo, si los hermanos se han pasado la vida compitiendo, el cuñado puede trasladar este sentimiento a la pareja de su hermana o hermano y comenzar a buscarle defectos para destacar que su pariente ha cometido errores con la elección de su compañero de vida.

“Muchos conflictos entre cuñados están delimitados por las rivalidades entre hermanos que nunca se acabaron”.Terri Apter, psicóloga.

Hermanos sobreprotectores, los más conflictivos para la pareja

En entrevista con La Tercera, Apter señaló que más allá de la envidia, los roles adquiridos entre hermanos durante la niñez también pueden provocar una mala relación con sus cuñados. En ese sentido, la psicóloga destacó el caso de las personas sobreprotectoras, que suelen opinar sobre la vida de sus hermanos.

Cuando estos últimos tienen pareja, cambian los códigos de la relación y los sobreprotectores sienten que pierden autoridad, lo que asumen como una amenaza y, desemboca en conflicto.

“El nuevo integrante, por su parte, siente que ese hermano en cuestión es muy entrometido”.Juan Pablo Westphal, psicólogo de la Clínica Santa María.

Apter señala que de acuerdo con estudios, los conflictos surgen con mayor frecuencia entre cuñadas que entre cuñados, porque las mujeres suelen ser “más mandonas y sobreprotectoras”. 

Paula Sáez dijo que otra situación que genera problemas entre cuñados es el dinero, pues la gente muchas veces no entiende que con la formación de una nueva familia cambian las dinámicas.

“Por eso hay que poner límites, tal como en la relación con los suegros, nueras o yernos”.

Novios y esposos fingen con los cuñados para evitar conflictos

Otro dato revelador de la encuesta fue que ocho de cada 10 de los encuestados reconocieron que la relación con sus cuñados no es abiertamente conflictiva y probablemente se mantenga así porque prefieren mantener las apariencias, aunque en el fondo todos sepan que las cosas no van bien.

El problema, de acuerdo con Sáez, es que en ocasiones el conflicto se traspasa a la pareja. Aunque el 37 por ciento de los encuestados negó haber tenido roces con su novio o esposo por esta situación, el 42 por ciento reconoció haber peleado con su pareja por culpa de un cuñado.

Con información de La Tercera.

0
comentarios
Ver comentarios