4 de agosto de 2021 | 17:56
Estilo de vida

Covid-19 ha dejado más de un millón de niños huérfanos, revela estudio

Al menos un millón de niños ha perdido a sus padres debido a la pandemia por coronavirus, siendo México uno de los países más afectados.
Niños en Covid-19 en México
Compartir en

Un nuevo estudio revela que, al menos un millón de niños han quedado huérfanos debido a la pandemia del Covid-19.

Los niños han sido afectados no solo por quedad en la orfandad, sino por morir a causa del coronavirus.

La pandemia por coronavirus ha cobrado la vida de 4.11 millones de personas en todo el mundo, dejando a más de un millón de niños sin padres.

Asimismo, unos 400 mil niños también perdieron durante la pandemia a abuelos u otro cuidador secundario de acuerdo al nuevo estudio.

La investigación publicada en The Lancet, sugiere que al menos un millón de niños ha perdido a uno de sus padres.

En ese sentido, alrededor de 1.1 millones de niños perdieron a un padre o abuelo con custodia mientras que, 1.5 millones perdieron a un padre, abuelo con custodia o cuidador familiar secundario.

México es uno de los países con más huérfanos por Covid-19

De acuerdo al estudio, Estados Unidos, México, India y Brasil son los países con mayor mortalidad en el mundo por Covid-19.

Esto quiere decir que son los países más afectados dado el número de niños huérfanos, con más de 100 mil por nación.

El estudio que abarca desde el 19 de marzo del 2020 hasta abril del 2021, asegura que la orfandad mundial es un problema que no puede seguir ignorándose.

“Las epidemias de Covid-19 fuera de control alteran abrupta y permanentemente la vida de varios niños que quedan atrás”

Seth Flaxman, autor principal del estudio

La tasa de fertilidad y muertes fueron indicadores para el estudio de orfandad por Covid-19

Los investigadores realizaron el estudio sobre la cantidad de niños huérfanos con datos de fertilidad y el recuento de muertes en 21 países.

Mismos que cuentan con tasas altas de mortalidad por la pandemia de Covid-19, los cuales se compararon con los niños huérfanos que, en su momento el SIDA dejó.

No obstante, los investigadores reconocen que su estudio posee ciertas limitaciones, como los datos poco fiables de países sobre el exceso de mortalidad por Covid-19.

Es decir que los expertos se basaron en el recuento de muertes por coronavirus que los países han reportados, mismos que muchas veces están subestimados o mal reportados.

Pese a que los niños tienen menos probabilidad de contagiarse o morir por el Covid-19, eso no significa que la pandemia no les deje secuelas a largo plazo.

Una de ellas, como indica el estudio es que, al presenciar la muerte de sus padres o familiares cercanos, podría generar un trauma que repercutirá en su salud y riesgos socioeconómicos.

Con información de RT.