lunes 24 de junio de 2019 | 05:50
Estilo de vida

Desaparece obra de Leonardo da Vinci valuada en más de 8 mil mdp

Yaz Navarro jue 04 abr 2019 19:19
"Salvator Mundi", de Leonardo da Vinci.
Foto propiedad de: Tomada de @LouvreAbuDhabi / Instagram

Su comprador, un príncipe de Arabia Saudita, pagó más de 8 mil millones de pesos por él.

Una de las obras más caras vendidas en subasta es el "Salvator Mundi", del mundialmente reconocido pintor italiano Leonardo da Vinci. Llegó incluso a cerrarse el trato por casi 8 mil 623 millones de pesos. Pero después desapareció.

El 15 de noviembre del 2017, el comprador (príncipe Bader bin Abdullah bin Farhan al Saud en Arabia Saudita) finalizó el acuerdo con la casa de subastas Christie's de Nueva York, Estados Unidos, y anunció que el cuadro sería exhibido en el Museo del Louvre a partir de septiembre del 2018. 

Puedes leer: Esta podría ser la pintura más antigua de Leonardo Da Vinci

 Reproducción fiel del rostro de Leonardo da Vinci / Foto: Dominio Público.

Nadie sabe dónde está, todo es un misterio 

Esto no ocurrió porque a partir de ese momento no volvió a saberse nada más de la pintura, que data del siglo XVI. Ni el Departamento de Cultura ni el personal del recinto saben su ubicación. Ni siquiera el Louvre ha dado con ella y esto tiene particularmente preocupados a los directivos pues planeaban incluirla en una exhibición programada para el otoño. 

Por su parte, las autoridades se han negado a ofrecer declaraciones al respecto, lo que solamente aumenta el misterio entre los interesados en el arte; una mayoría piensa que las dudas sobre la autenticidad de la obra generó su cancelación al público, mientras que otros creen que el príncipe finalmente optó por quedárselo para él solo. 

Puedes leer: Supuesto estrabismo de Leonardo da Vinci pudo ser la causa de su genialidad

Dudan de la autoría de da Vinci 

"Salvator Mundi" muestra a Jesucristo con una mano en señal de bendición y la otra sosteniendo al mundo como una esfera de cristal. La primera vez que se le descubrió, fue en una colección de Carlos I de Inglaterra tras su ejecución en 1649, para desaparecer de los registros históricos a finales del siglo XVIII.

Los especialistas aún no logran ponerse de acuerdo sobre su autoría, aunque en 2011 la National Gallery de Londres incluyó el cuadro en una exposición dedicada al artista, anatomista, arquitecto, escultor, paleontólogo, filósofo, ingeniero, poeta y músico.