Estados

Detienen a padre, madre e hijo en Tlaxcala por el delito de explotación sexual

Los implicados fueron asegurados en Tenancingo, Tlaxcala.Especial

La Fiscalía General de la República informó que logró detener a 3 integrantes de una familia de Tlaxcala, dedicada a la trata de personas.

México.- La Fiscalía General de la República (FGR) logró la detención de tres integrantes de una familia que conformaban también una banda de la que se informó, se dedicaban a la trata de personas en el estado de Tlaxcala.

De acuerdo a lo indicado por la dependencia federal, se trata de padre, madre e hijo, de nombres Miguel ’N’, Sara ’N’ y Juan ’N’, quienes fueron ubicados de manera inicial por elementos de la Policía Federal Ministerial en el municipio de Tenancingo.

De la misma forma, la FGR destacó que sobre los sujetos, existía ya una orden de aprehensión por el delito de trata de personas, ya que de acuerdo a lo asentado en investigaciones previas, uno de los implicado fungía como “enganchador” de las víctimas, mientras que los otros llevaban a cabo otras partes del procedimiento.

Las víctimas eran llevadas a Puebla, CDMX y otras ciudades en EU

Los reportes de la Fiscalía refieren que una vez que los detenidos lograban convencer a las afectadas, las llevaban a Tenancingo, donde otros miembros de la familia y del grupo delictivo presuntamente las obligaban a prostituirse en la Ciudad de México y Puebla.

Incluso, destaca la información de las autoridades, varias de las mujeres que caían en la red de explotación sexual fueron sacadas del país a ciudades de Estados Unidos como Nueva York, para seguir siendo sometidas.

Elementos de la #FGR cumplimentaron en #Tenancingo, #Tlaxcala, orden de aprehensión contra Juan “G”, Miguel “G” y Sara “F”, probables responsables de la comisión del delito de #TrataDePersonas. https://t.co/QmPls1hpBI pic.twitter.com/sjSu6ofe4j

— FGR México (@FGRMexico) October 11, 2019

Las indagatorias detallan que el hijo del matrimonio, Juan ’N’, era el encargado de enganchar a las víctimas, las trasladaba a Tenancingo y sus padres Miguel y Sara, recibían a las víctimas para convencerlas de permanecer con su enganchador para después explotaras.

Asimismo, se expone que las víctimas eran amenazadas con causarle daño a sus familias en caso de que buscaran dejar la prostitución.