20 de octubre de 2021 | 18:49
Guerrero

Guerrero no puede tolerar la compra-venta de mujeres como la niña Angélica

En Guerrero actualmente miles de niñas son obligadas a casarse con hombres adultos a cambio de dinero, ganado y hasta por cerveza. De acuerdo con Muriel Salinas, entre más pequeñas son, tienen un valor económico más alto
En Guerrero las niñas son obligadas a casarse desde muy pequeñas, como fue el caso de la niña Angélica
Compartir en

Muriel Salinas, presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses aseguró que Guerrero no puede seguir tolerando la compra-venta de mujeres como fue el caso de la niña Angélica.

La también activista aseveró que Guerrero no puede tolerar esta práctica, que constituye un delito, pues es, a todas luces, trata de menores.

En entrevista para Así las Cosas en W Radio, Muriel aseguró que es preocupante que la Comisión Estatal de Derechos Humanos no haya iniciado un proceso penal en contra de la policía comunitaria de Cochoapa.

De acuerdo con la activista, los elemento que privaron de la libertad a la niña Angélica, así como a sus hermanas menores y agredieron a su mamá, deberían estar enfrentando un proceso penal.

“Por qué en lugar de proceder penalmente por los delitos cometidos por la policía comunitaria al privar de la libertad a estas menores de edad, al golpear a la mamá hasta provocarle un aborto, por qué no están siendo procesados”

Muriel Salinas, presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses

Muriel Salinas aseguró que la Comisión Estatal de Derechos Humanos no sólo no procedió penalmente, sino que anunció “con bombos y platillos” que se había firmado un acuerdo para la liberación de la  niña Angélica.

La niña Angélica permaneció detenida por 11 días, luego de rechazar las agresiones de su suegro. La menor fue vendida por 120 mil pesos y el suegro, al ser rechazado en varias ocasiones y por la huida de la adolescente, pidió que se le detuviera.

Además, exigió que se le regresara el dinero con intereses que, según el hombre sumaban 210 mil pesos.

Policía comunitaria arrestó a la niña Angélica por escapar de su suegro; el hombre quería violarla

Muriel Salinas se dijo preocupada por la actuación de la policía comunitaria de Cochoapa, Guerrero, que arrestó a la niña Angélica por huir de su suegro, quien intentó violarla en 4 ocasiones.

Además, no solo apresaron a la niña Angélica, sino a sus tres hermanas, todas menores de 10 años a petición del suegro de la menor de 15 años.

“Lo que nos tiene muy preocupadas son las actuaciones de la policía comunitaria, que tiene el reconocimiento legal por parte del Estado y el papel de la policía comunitaria nos parece muy preocupante, es la policía quien decide ir a apresar y privar de la libertad a las tres menores de edad junto con su hermana, que había escapado de este suegro que había intentado violarla”

Muriel Salinas, presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses

Muriel denunció que la policía comunitaria también golpeo brutalmente a la mamá de la niña Angélica cuando intentó liberar a sus hijas, provocando el aborto de los trillizos que esperaba.

La Secretaría de la Mujer recuperó a la mamá y la hospitalizó en Ometepec, donde ahora se encuentra a salvo con la niña Angélica y sus tres hermanas.

Organizaciones de defensa de las mujeres pidieron al estado intervenir en caso de la niña Angélica

La presidenta de Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses aseguró que en cuanto se supo del caso de la niña Angélica, varias organizaciones de defensa de las mujeres pidieron la intervención del estado.

Recordó que se enviaron varios escritos a varias instancias federales y estatales como

  • Secretaría de la Mujer
  • Comisión Estatal de Derechos Humanos
  • Secretaría General de Gobierno de Guerrero
  • Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres

que respondieron de manera muy rápida, sin embargo, la actuación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos dejó mucho que desear en su actuar.

“La Comisión Estatal de Derechos Humanos lo que hizo fue acudir a Cochoapa El Grande a mediar con la policía comunitaria, negociar la liberación de estas niñas”

Muriel Salinas, presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses

Luego de liberación de niña Angélica, Policía Comunitaria se comprometió a no fomentar compra-venta de mujeres

Tras la liberación de la niña Angélica en Cochoapa, Guerrero, el 11 de octubre la Policía Comunitaria se comprometió, a través de un acuerdo, a no promover la compra-venta de mujeres para el matrimonio.

“Firmaron un convenio con la Policía Comunitaria y la Comisión de Derechos Humanos donde la policía se compromete a no promover y no permitir los matrimonios forzados con niñas”

Muriel Salinas, presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses

Sin embargo, la  activista asevera que los policías, junto con los involucrados en la venta del matrimonio de la niña Angélica deberían ser castigados.

En Guerrero se ha normalizado la compra-venta de niñas para el matrimonio: Muriel Salinas

Muriel Salinas dijo que en Guerrero actualmente existe una discusión sobre si “la tradición” de vender y comprar niñas para que se cases corresponde o no a las culturas originarias de la región.

Muchos historiadores e investigadores aseguran que esta no es una práctica que “brinca” de los pueblos indígenas, sin embargo, es una situación normalizada que afecta a miles de menores del estado.

“Esta práctica es histórica y está muy normalizada desde hace muchos años, esta práctica de vender a las niñas”

Muriel Salinas, presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses

Recordó que en Guerrero, escudados por los usos y costumbres, casan desde muy jóvenes a las niñas que entre más pequeñas son, tienen un valor económico más alto.

Actualmente en el estado, muchas niñas son obligadas a casarse con hombres adultos a cambio de dinero, ganado y “a veces hasta por una caja de cervezas” para sus familiares.

Esta práctica no se limita a Guerrero, sino que también existe en comunidades de Oaxaca y Chiapas, donde se violan los derechos humanos de las menores con impunidad, aseguró Muriel.