Juan de Dios Pantoja -de 28 años de edad- y Kimberly Loaiza indignaron a todas las redes sociales tras su revelación de que la infidelidad fue una completa mentira.

Fue en octubre de 2023 cuando Juan de Dios Pantoja y Kimberly Loaiza -de 26 años de edad- pusieron de cabeza a sus fans con esta noticia.

Aunque muchos otros siempre tuvieron claro que se trataba de un truco para ganar vistas.

Esto les ha generado una nueva ola de detractores, pues fans dejaron de seguir a ambos influencers.

Sin embargo, Juan de Dios Pantoja y Kimberly Loaiza lo han tomado como si nada.

Pues siguen disfrutando de todos los lujos que tienen mientras en redes sociales se pelean por defender o insultar a la cada vez más repudiada pareja.

Prueba de ello es que Juan de Dios Pantoja y Kimberly Loaiza ya están paseando de nuevo en el yate sobre el cual empezaron a planear la falsa infidelidad.

[object Object]

Juan de Dios Pantoja y Kimberly Loaiza de nuevo juntos y en el yate con el que engañaron a sus fans

Fue por medio de una historia de Instagram que Juan de Dios Pantoja de nueva cuenta empezó a subir fotos y videos a lado de Kimberly Loaiza y del resto de su familia.

Una de sus historia más recientes parece haber sido sobre el un yate, mismo en el que la pareja empezó la elaboración de la infidelidad con la modelo Patricia Milian.

En las imágenes, Juan de Dios Pantoja solo se limita a mostrar el paisaje y quienes lo acompañan.

[object Object]

Juan de Dios Pantoja y Kimberly Loaiza planearon la infidelidad como estrategia de marketing

Fue en las últimas semanas de diciembre cuando Kimberly Loaiza salió a confesar no solo que se retiraba de la música, sino que la infidelidad de Juan de Dios Pantoja fue una farsa.

Poco después, el influencer subió un video a su canal de YouTube en el cual, junto con su todavía esposa, mostraban cómo fue que planearon lo de la infidelidad.

Para esto llevaron a Patricia Milian a una yate en donde le sacaron unas fotos para que los fans la empezaran a relacionar con Juan de Dios Pantoja.

Esto mientras Kimberly Loaiza era parte de todo el proceso y se reía mientras lo hacían.