Andrés García, de 81 años de edad, ve lo de su herencia tras presentir que la muerte lo rodea. El actor quiere dejar todo arreglado antes de su final.

En declaraciones para el programa de entretenimiento De Primera Mano, Andrés García confesó estar sufriendo porque le diagnosticaron cirrosis pero además está perdiendo la memoria inmediata y ya no escucha bien.

Así como ha experimentado dolores físicos; sin embargo, Andrés García se había negado a ir al hospital porque está harto, lo que le resultó contraproducente ya que se tomó unas pastillas equivocadas, las cuales le causaron alucinaciones.

Soñó que se peleaba con guerreros por lo que amaneció golpeado. Tras pensar cómo pudo lastimarse y tener la cabeza llena de sangre, el veterano actor concluyó que alguien le dio las pastillas equivocadas.

Fue su esposa Margarita Portillo quién lo llevó al nosocomio y desde entonces lo ha cuidado, por lo que hasta el día de hoy, según el propio Andrés García, se da cuenta del valor que tiene su compañera de vida.

[object Object]

Andrés García arregla su herencia para beneficiar a su esposa Margarita Portillo

Consciente de que su salud y su estado físico se va deteriorando, Andrés García ya platicó con su esposa Margarita Portillo para dejar arregladas sus cosas.

Incluso, reveló haber ido a la notaría para dejar por escrito que le deja la mayoría de sus cosas a Margarita y una parte al hijo de ésta porque sus hijos biológicos “no se lo merecen”.

Andrés García está convencido de que los hijos deben ayudar a sus padres cuando éstos lo necesitan, al no ser su caso, tomó la decisión de excluir a su descendencia del testamento.

“El hijo de Margarita, Andrés López Portillo se ha puesto a trabajar conmigo, a ayudarme, me ha mandado pruebas de covid para ver qué tengo”, explicó, a la par que aseguró estar buscando un buen gastroenterólogo que lo ayude.

Andrés García y Margarita Portillo

Mientras tanto, el actor se deja ayudar por médicos cercanos y dice no temerle a la muerte.

“Todo el mundo de entre los 80 y 90 ya se murió. Se fue José, se fue Joan Sebastián, se fue Susana Dosamantes, se fue mi querido Vicente Fernández, en algún momento me toca a mí, allá me estarán esperando ellos”, concluyó.