Famosos

Gabriel Soto demandará a quienes hayan compartido su video

Gabriel SotoAgencia México

Gabriel Soto tomará acciones legales en contra de quienes hayan difundido su video en el marco de la Ley Olimpia

Cuando el pasado 20 de diciembre, empezara a circular en redes sociales un video íntimo de Gabriel Soto, el actor manifestó sentirse molesto ante tal violación a su privacidad, por lo que pidió respeto y comprensión para su familia, especialmente para sus dos hijas.

El video no tardó en volverse viral, dañando así la imagen del actor. Ahora, con ayuda de su representante legal, Gabriel Soto aseguró que va a proceder legalmente contra todas aquellas personas que difundieron su video en redes sociales.

Gabriel Soto llevará a tribunales la difusión de su video íntimo

De acuerdo con información de la revista TVyNovelas, Gabriel Soto ya estaría en proceso de orientación legal para ampararse bajo la Ley Olimpia y así accionar legalmente en contra de los responsables de la difusión del video.

El representante legal del actor, Gustavo Herrera, recordó que, gracias a la Ley Olimpia, esta acción ya es catalogada como un delito en México, por lo que él llevará el caso de Gabriel ante las autoridades correspondientes lo antes posible. 

“Hay que aclarar que, si la persona no da su consentimiento, se está subiendo a las redes un contenido en forma ilícita, y ya eso es un delito; este tipo de denuncias ahora se pueden hacer por la vía digital. Generalmente estos hechos causan daño psicológico o en la imagen.“
Gustavo Herrera

Según lo estipulado por la Ley Olimpia, la filtración de videos íntimos a través de cualquier medio podría castigarse con hasta 6 años de prisión y multas de entre los 42 mil 245 pesos hasta los 84 mil 490 pesos.

Más famosos han sufrido violación a su intimidad

Además de Gabriel Soto, famosos como David Zepeda y Zague han sufrido ataques a su intimidad a través de la divulgación de videos y fotografías íntimas. 

Más allá de ser figuras públicas, el compartir videos íntimos de cualquier persona vulnera por completo la integridad moral de la víctima, provocando severos daños psicológicos y en más ámbitos del desarrollo de sus vidas.