Diversidad

Senadora colombiana junta firmas y presenta proyecto contra adopciones gay

Viviane Morales.bluradio.com

Dicha iniciativa busca que el Congreso avale un referendo para que sea el pueblo colombiano quien decida si las las parejas gay pueden adoptar o no.

En noviembre de 2015, la Corte Constitucional colombiana aprobó las adopciones por parte de parejas del mismo sexo, siempre y cuando se tratara de niños abandonados por sus padres y estuvieran al cuidado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

La medida fue condenada por algunos grupos conservadores como la iglesia y la bancada conservadora del Congreso, liderados por Viviane Morales, quien organizó una campaña llamada ‘Firme por papá y mamá’.

Dicha iniciativa busca que el Congreso avale un referendo para que sea el pueblo colombiano quien decida si las las parejas gay pueden adoptar o no.

Debido a que más de 2 millones de personas firmaron la propuesta, este 29 de noviembre, la senadora llevó ante la Registraduría las firmas que recolectó.

Ante la situación, activistas a favor de los derechos LGBTI se manifestaron en contra argumentando que un referendo de ese tipo pondría a pensar a la mayoría sobre los derechos que necesita una minoría.

“La adopción no es un derecho fundamental ni un derecho de los adultos, si fuera así yo le podría exigir al Estado que me de un niño en adopción. El derecho que estamos defendiendo es el de los niños que deben tener una familia”, explica Morales.

Para Elizabeth Castillo, abogada y coordinadora del grupo de mamás lesbianas, se trata de una “iniciativa populista que no tiene fundamento jurídico ni soporte constitucional y se va a caer en las revisiones constitucionales”.

“Sí, adoptar no es derecho. Pero los homosexuales, como cualquier ciudadano, tenemos el derecho a formar familia. Bien sea teniendo hijos biológicos o adoptados. Ese derecho se estaría violando”, añade.

Según Morales, hay más de 45 senadores que apoyan la campaña y asegura que de ir a referendo, la iniciativa pasaría. La senadora añade que no se trata de un argumento religioso, pero sí moral y político, aunque respaldado en estudios científicos.

Con información de CNN.