Diversidad

Adulto mayor se declara gay a los 90 años; busca al amor de su vida

Kenneth Felts@kenneth.felts.50 / Facebook

Los internautas están encantados de verlo abrazar su verdadera identidad de género 

Kenneth Felts es un abuelo residente de Colorado, Estados Unidos, que recientemente se declaró gay a los 90 años de edad y cuya popularidad ha incrementado gracias a que lo hizo cerca de la celebración del Orgullo LGBTI.

Ahora sus coloridas fotos en Facebook, donde se le ve portando una sudadera con los colores del arcoíris y filtros que hacen referencia a la diversidad sexual, son todo un éxito entre integrantes de este sector poblacional, pero también para internautas en general.

Kenneth Felts está en busca de Phillip, el amor de su vida

Su historia es la siguiente: nació en 1930 en Dodge City pero pasó la mayor parte de su infancia mudándose de un lugar a otro siguiendo el trabajo ferroviario de su padre. Ser siempre el niño nuevo de la escuela provocó que fuera blanco fácil para 'bulleadores' y que tomara la difícil decisión de jamás revelar que se sentía atraído por hombres.

"He estado en el fondo del armario toda mi vida, detrás de filas de ropa. Salir en los años 50 era horrible y no tuve el coraje de enfrentarlo; no podía soportar la idea de perder personas por ser quien soy"Kenneth Felts.

A los 12 años estaba convencido de ser gay, pero se casó con una mujer porque era el camino más fácil en ese momento. También se convirtió en consejero y supervisor de la División de Rehabilitación de Colorado. El abuelo no se arrepiente porque gracias a eso tuvo a su hija Rebecca, pero sí reconsidera el haber abandonado a Phillip, de quien se enamoró en 1950

El secreto salió a luz a raíz del coronavirus, pues confinado en su casa, Kenneth Felts decidió escribir su biografía y el recurso del amor de su vida no lo dejó dormir por varias noches. Aunque intentó localizarlo, no tuvo éxito, así que armado de valor, envío correos electrónicos y publicó un mensaje en Facebook explicando todo, con la esperanza de dar con su paradero.

En ellos narró que siempre había sentido que tenía dos personalidades viviendo dentro de él: Ken, un hombre heterosexual, y Larry, un hombre gay. Después de años de reprimir a Larry, era hora de liberarlo. Lo que pasó después fue que compró una bandera LGBTI y comenzó a recaudar dinero para apoyar a la comunidad diversa.