Deportes

"Maradona fue un crack, pero como persona es de lo peor”: Edgardo Codesal

Diego MaradonaMexsport

El exárbitro reconoció la grandeza del ‘Pelusa’ como jugador, pero señaló que como persona es “despreciable”. 

Diego Armando Maradona es considerado uno de los mejores futbolistas de la historia; sin embargo, sus polémicos actos fuera de la cancha le han restado popularidad, como en el caso de Edgardo Codesal, quien incluso señaló que el argentino es “despreciable” como persona.

En declaraciones para el programa Tirando Paredes, el exárbitro mexicano recordó una anécdota de la final del Mundial de 1990 que pitó entre Argentina y Alemania, por la que considera que el ‘Pelusa’ es una de las peores personas que ha conocido en su vida.

"Vino y me dijo que ya sabía que la FIFA había tramado un robo, también podría haberlo expulsado. Lo contemplé por ser un excelente jugador, pero como persona es de las peores que conocí en mi vida”Edgardo Codesal. Exárbitro

Codesal, el árbitro de la final de Italia 90: "Maradona es una de las peores personas que conocí" https://t.co/VuXU3mT2Ie

— Clarín Deportes (@Clarin_deportes) April 25, 2020

Codesal señaló que como futbolista no había otro como el argentino y relató que en un partido del mismo Mundial, la Albiceleste se tardaba en salir al campo pues no sabía si Maradona podría jugar debido a una lesión. 

“Tenía el tobillo como una pelota y piden vendarlo a 90 grados con la pierna extendida. Salió al complemento y fue el mejor de la cancha”

La polémica en la final del Mundial de 1990

La final del Mundial de Italia 1990 es una herida que los argentinos aún no logran curar del todo, más por el polémico final que tuvo a Edgardo Codesal como uno de los protagonistas. 

La primer polémica llegó al minuto 65, cuando Codesal decidió expulsar a Pedro Monzón, algo que, según el propio árbitro, Maradona señaló fue el comienzo de un robo. 

"Vino y me dijo que ya sabía que la FIFA había tramado un robo, también podría haberlo expulsado"

Pero la gota que derramó el vaso se dio en los últimos minutos del partido, cuando decretó un polémico penal tras una falta de Roberto Sensini. 

El penal fue anotado por Andreas Brehme, con lo que Alemania, entonces Federal, se proclamó campeona del mundo por tercera vez en su historia.