Deportes

Una investigación descubrió que el hijo de Ann Herbert, la vicepresidenta de Nike, revendía tenis exclusivos en internet.

México.- La vicepresidenta de Nike en Norteamérica, Ann Hebert, renunció a su cargo luego de que tras una investigación se descubrió que su hijo, Joe Hebert, incurrió en actos de corrupción con la venta de tenis Air Jordan.

Según la investigación, Joe Hebert utilizó la tarjeta de crédito de su madre para comprar tenis Air Jordan de manera preferencial, mismos que luego revendía a costos más altos a través de la empresa West Coast Streetwear.

Es por ello que Ann Hebert renunció a su puesto “de manera efectiva y inmediata”, tal como anunció Nike en un comunicado, en el cual la firma agradeció a la susodicha por sus 25 años de servicio.

“Ann Hebert, vicepresidenta y gerente general en la región de América del Norte, ha decidido dejar Nike, de manera efectiva y inmediata. Agradecemos a Ann por sus más de 25 años con Nike y le deseamos lo mejor” Nike

Esto es genial: Ann Hebert era la vicepresidenta y general manager de Nike Norteamérica, pero fue despedida porque descubrieron que su hijo Joe había montado una compañía de reventa de zapatillas, compradas con su tarjeta de crédito.
Había trabajado 25 años en la empresa. 🤦 pic.twitter.com/rXTevSjqyH

— Leonardo Ferri (@soyLeoFerri) March 2, 2021

Hijo de vicepresidenta de Nike habría gastado casi 3 millones

Cabe señalar que, de acuerdo con la citada investigación, Joe Hebert, hijo de la vicepresidenta de Nike, se gastó más de 132 mil dólares, es decir, 2 millones 700 mil pesos, en la compra de diversos pares de tenis exclusivos.

Tal como establecen las políticas de Nike, los empleados no pueden participar en ningún tipo de reventa de productos.

Sin embargo, Joe Hebert aseguró en entrevista con Bloomberg que su madre nunca le compartió información privilegiada o códigos de descuento para acceder a los tenis. Aunque aparentemente utilizaba bots en aras de hacer compras en la aplicación SNKRS, la cual estuvo a cargo de Ann Hebert y que irónicamente gastó recursos para impedir ataques informáticos.