Deportes

Abierto Mexicano de Tenis: Autoridades supervisan programas sanitarios

El evento en Acapulco tendrá 30% de aforo.
Compartir en
Por Edmundo MorelosMarch 13, 2021 at 5:45 pm CST

México.- El Abierto Mexicano de Tenis que se lleva a cabo en Acapulco, Guerrero, implementó tres programas sanitarios para evitar los contagios de coronavirus.

Dicho evento que tendrá lugar del 15 al 20 de marzo, tuvo una supervisión previa de las instalaciones para asegurar la salud por parte de las autoridades del Estado de Guerrero. A partir de este día 13 comienzan ya los espectáculos vinculados al evento.

El secretario de Salud de Guerrero, Carlos de la Peña Pintos y Efrén Leyva Batali, subsecretario de Servicios Turísticos, detallaron que los tres programas son:

  • AMT Safety de Mextenis
  • Punto Limpio de la Secretaría de Turismo 
  • Imperial Clean de Mundo Imperial

José Antonio Fernández, director del Abierto Mexicano de Tenis, acompañó a las autoridades en la revisión y coincidieron en el llamado a no bajar la guardia en los protocolos de salud tanto de los locales como de visitantes.

El programa Imperial Clean se basa en altos estándares de limpieza y desinfección bajo normas turísticas nacionales e internacionales, mientras que Punto Limpio capacitada a empresas en prácticas higiénico-sanitarias para protección de los clientes y trabajadores, y AMT Safety tendrá relación directa con la competencia que permitirá el 30 por ciento del aforo,

Para el Abierto Mexicano de Tenis hay 32 tenistas anunciados, entre ellos tres en el top 10 del ranking mundial. En general se pedirá de manera obligatoria el uso de cubrebocas y presentar un certificado médico donde se especifique que no tienen coronavirus.

Deberán presentar prueba de antígeno negativa

Como otra de las medidas sanitarias, todo el personal y los asistentes a este evento deberán presentar una prueba de antígeno con resultado negativo con máximo de 72 horas de vigencia, de acuerdo con el protocolo AMT Safety.

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, hizo un llamado para mantener una vigilancia estricta en la aplicación de los protocolos.