Columnas

San Francisco dejó el lujo de la casa familiar para vivir en una cueva. El franciscano de la 4T cambió modesta casa clase media por suntuoso palacio.

Carita de santo, los hechos no tanto.Refrán
“El presidente está en las manitas de Dios.”Teresa Reyes
San López de la desesperanza, apóstol de la confusión y la violencia.País del mitote

El presidente que se dice admirador de Benito Juárez es quien más comentarios de corte religioso ha realizado desde un atril oficial: su mañanera. Tan es así que, para muchos, este parece un púlpito del que se escucha a un pastor pontificando.

Y con base en ello, es válido hacer un recuento de las fuertes diferencias que sostiene Andrés Manuel con los santos católicos.

Empiezo con un santo mentado por 4T, llamado a ejemplo cuando se pensó —y los ingenuos se la creyeron— pasar de una austeridad republicana a una pobreza franciscana…

San Francisco: el poverello de Asís. Pasó de vivir en la casa de su padre, un rico comerciante, a una vida de austeridad, al punto de terminar residiendo en una cueva. El presidente, en cambio, pasó de vivir modestamente —si bien no en una ermita— a habitar Palacio Nacional. San Francisco es también patrono de la ecología, mientras que Andrés lleva detenta el récord en ecosistemas destruidos (basta ver lo que ha sucedido para construir Dos Bocas y el Tren Maya).

San Antonio de Padua: Patrono de muchos y conocido por muchas causas. Una de ellas es que al hablar con los animales estos le hacían caso. El don de la elocuencia le precedía y nunca se le cachó en ninguna mentira. Sabemos, en cambio, que el discurso de AMLO no brilla por su congruencia y menos por las verdades vertidas... ¿Lo pelan los animales? En las reuniones de gabinete todos dicen que sí, pero después cada quien agarra para su santo.

San Pedro: es patrono de relojeros y constructores. Tal vez Andrés Manuel le pueda pedir diversos favores: que se terminen a tiempo las construcciones más emblemáticas de su administración, pero que a la vez el tiempo no pase cuando promete que tendremos hospitales como en Dinamarca (ya va tarde, dijo que esto sucedería en diciembre pasado) o que presentaría las evidencias de las corruptelas en los fideicomisos y en el NAICM. O que en un mes se tendría controlado el covid, o que hace dos años conoceríamos su expediente médico o que en marzo estarán vacunados todos los adultos mayores de nuestro país. Tendrá mucho trabajo San Pedro.

San Andrés: Patrón de Escocia y de Rusia, así como del primer mandatario por nombre. Le pedirá que las Sputnik funcionen y que Putin lo quiera cobijar. Al ser patrón de los galleros, no se hace responsable de que se canse el ganso.

Santa Lucía: Patrona de los ciegos y de los electricistas. Tal vez el ejecutivo federal quiere ocupar su lugar en el futuro, dentro de muchos años, dado que hace a todos ciegos al inaugurar “una pista” en lugar de un aeropuerto y ya que su propuesta de reforma eléctrica lo que provocará es solo un mayor número de ‘diablitos’. Mientras tanto, toda la 4T le pedirá con ahínco —comenzando por Irma Eréndira Sandoval y su marido— para que Santa Lucía de verdad llegue a terminarse y se acaben las tolvaneras cegadoras.

San Pío V: Controversial por sus medidas draconianas, pero —es cierto— no permitió negociar con la venta de cargos. En el caso del tabasqueño, conocemos que no pasó nada cuando Pío, su hermano, recibió dinero para la no-compra de votos.

San Carlos Acutis, patrono del internet, el más novel de los beatos. Utilizó este para llevar el Evangelio al mayor número de personas. Consideraba el internet “como el lugar que debe ser aprovechado con responsabilidad sin volverse esclavo”. La 4T quiere que el internet solo sea para llevar la palabra ‘del Peje’ y volver a las redes sociales esclavas de una legislación represiva.

Santa Clara de Asís: patrona de los guionistas y de las telecomunicaciones. Le pediremos mucho para que los guiones de la mañanera dejen de ser sobre el AIFA, la mafia del poder, los fifís, el pasado y se centren en mejorar al país. Claro, Andrés Manuel solo le pedirá le ayude a encontrar pretextos tan increíbles y usables como el avión poresidencial.

Santa Helena: patrona de los arqueólogos. Trató de buscar restos y reliquias para conservarlos de la mejor forma. Andrés Manuel ha encontrado mamuts en Santa Lucía y no importando esos y otros restos (de los cuales jamás sabremos), se continúa con la construcción del “aeropuerto", el cual destruirá una buena parte de las ruinas arqueológicas de la región. Su otra Elena, sin hache, ya no aparece mucho: le aburren las mañaneras.

San Tomás Moro: patrón de políticos y gobernantes. Fue decapitado por órdenes de Eduardo VIII porque no lo quiso reconocer como gobernante supremo en la tierra. Al igual que el rey Eduardo VIII, AMLO cada día procura concentrar más poder. Ojalá no haga un acta de supremacía como aquel rey inglés...

San Felipe apóstol: además de ser patrono de sombreros y pasteleros, fue el apóstol de Jesús. Le llevó, según cuentan las escrituras, los pocos panes y pedazos de pescado para que El Salvador los multiplicara. En el caso de Andrés Manuel, sucedió al revés. Su prima Felipa fue a Pemex, con nada, para más tarde llevarse una tajada tan impresionante como aquel milagro, gracias a lo abusivo y corrupto de sus contratos. Milagrosa la primita.

Santa Beatriz de Silva: patrona de la juventud; fue calumniada siendo doncella de Isabel de Portugal, cuando la última se casó con el rey Juan II de Castilla. Pudo levantar falsos contra sus enemigos, pero prefirió no hablar en contra de nadie, ni adular a la reina y abandonó la corte. AMLO, en cambio, prefiere vivir en Palacio, rodeado de lambiscones, diciendo medias verdades de sus ¿enemigos? Su personal Beatriz acusa recibo de lo malditas que pueden ser las benditas redes sociales.

San Federico de Utrecht: patrono de los sordos, quien se cree ayudaba a que escucharan. ¿Podría ayudar a que Andrés Manuel escuche a quienes quieren trabajar con él y no haga oídos sordos solo porque opinan diferente? Encomendada petición.

Santa Verónica: patrona de las lavanderas y fotógrafos. Cabe la pregunta si Jesús Ramírez le pide para que Andrés Manuel siempre salga bien en las fotos y videos, así sea con la saludando a la mamá del Chapo, abrazando a Geraldine, etc.

Santa Claudia Prócula: esposa de Poncio Pilato. Se le venera porque, aun estando tan cerca del poder, pudo advertirle (sin que le hicieran caso, eso sí) de que no tenía que hacerle nada a Jesús. ¿Tendrá algún colaborador cercano Andrés Manuel que ose decirle que está mal o que no haga algo? Tal vez, a veces, la homónima de la santa y eso cuando pide que se usen cubrebocas en Ciudad de México.

0-0-0-0

Si Ud. tiene más santos que enlistar, le agradeceré me los envíe para el santoral del terrenal y palatino santo patrono. Conste, el Enmascarado de Plata, santo de santos, merecerá columna aparte en pelea frente a don AMLO y su pandilla, a tres caídas sin límite de tiempo, cubrebocas contra cabellera plateada, en la gran función del 2024.