Columnas

La dosificación política que hace la UIF al anunciar sus investigaciones

Santiago Nieto en mañanera de AMLO.Andrea Murcia/Cuartoscuro

Ojalá las acciones de la UIF para acotar el crimen no se conviertan explícitamente en el mecanismo para castigar a quienes disienten del régimen.

La ética es lo fundamental de la estética”.
RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN

La Unidad de Inteligencia Financiera ha acelerado el paso —sobre todo si se le compara con administraciones anteriores— en llevar a cabo diversas investigaciones; tiene, ciertamente, mucho material de dónde cortar... Bien por eso, y más si tales pesquisas se han hecho no solo dentro del marco legal, sino además con efectividad.

Lo que a primera vista ya no resulta tan positivo, es que esté dando la impresión (eso parece, pues) de que está administrando o dosificando con fines políticos el DAR A CONOCER investigaciones que ya tenía preparadas de tiempo atrás.

Dado que en política la estética es tan importante como la ética, me permito hacerle una atenta sugerencia al titular de la UIF y al presidente de la república: anuncien de inmediato las investigaciones que ya se han realizado; no esperen a que el momento político los presione a hacerlo o, peor tantito, a escoger la circunstancia nacional a conveniencia para publicitarlas.

Y es que por más que yo difiera ampliamente de las políticas que sigue la 4T, me cuesta trabajo creer que la UIF se espera a tener al enemigo político en turno para iniciar investigaciones. Ojalá no peque de ingenua y me esté equivocando.

Así que, por lo pronto, sostengo que en la gran de la mayoría de los casos recientes que le conocemos a Santiago Nieto, las investigaciones iniciaron y están listas bastante tiempo antes de darse a conocer (obviamente estás no se realizan de la noche a la mañana), y por lo mismo no responden a azotar a quienes osan divergir de las propuestas, ideas u ocurrencias del régimen.

La investigación contra diversos personajes ligados al gobierno de Chihuahua (desde un ex gobernador, pasando por las cuentas (44) del municipio Delicias y las personales de su alcalde, Eliseo Compeán) viene de años atrás, ¿por qué, entonces, anunciarla hasta después del asunto de La Boquilla, dando la impresión de que se trata de un ejercicio con saña en contra de aquellos que tienen tomada la presa?

La UIF también congeló las cuentas del presidente de la Asociación Estatal de Usuarios de Riego de Chihuahua y de otras personas que resultaron estar en las protestas de la presa. ¿En ninguno de los casos los involucrados se han visto envueltos en algún tipo de delito, tampoco guardan relación con el crimen organizado, ni siquiera tienen problemas con el SAT? Si es así, significaría que no estaban siendo investigados desde antes. Y en aras de la transparencia y el estado de derecho, el ejecutivo federal debiera aclarar cuándo sí y cuándo no. De lo contrario pareciera que lo único que tienen en común todos estos actores es que hoy enfrentan al gobierno de la república en un tema que va sobre el líquido vital.

Esa lectura es la que a la fecha permea al respecto de las acciones ejercidas antes contra al ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora, quien sufrió el congelamiento de sus cuentas, y más rápido que otra cosa, renunció a su puesto.

Para el caso de los miembros de Antorcha Campesina, la UIF ha bloqueado las cuentas de diversos líderes de dicha agrupación en Guanajuato, Estado de México y Puebla, acompañadas de sus respectivas denuncias en la Fiscalía General de la República.

La UIF debe rápidamente cambiar la estética de su operatividad para que no se sospeche que su actuación se rige en base a los desencuentros que existen entre diversos personajes y el gobierno federal.

En el caso del “gran golpe” de la UIF contra familiares de El Mencho y CJNG (Cartel Jalisco Nueva Generación), este se ha ido desinflando con el tiempo. Fueron intervenidas en ese momento casi dos mil cuentas; incluían políticos, alcaldes, familiares, empresas tequileras. A casi cuatro meses del evento, menos de una cuarta parte de las cuentas intervenidas continúan congeladas. Las demás, haciendo valer la ley, han demostrado que no había ninguna razón para la acción emprendida contra dichas personas.

Habría que notar que, además de todo lo comentado anteriormente, ahora en Chihuahua la UIF ha decidido implementar un doble rasero. Uno contra quienes participan de los movimientos en La Boquilla y otro muy distinto para quienes han tomado las vías del tren en el municipio de Meoqui, Chihuahua (desde el 26 de agosto, 7,785 embarques, equivalentes a 19,463 camiones permanecen detenidos). Poco importa en este caso que la CONCAMIN y la Asociación Mexicana de Ferrocarriles pidieran a la autoridad la pronta liberación de las vías. Pues el transporte ferroviario de carga da trabajo a 16,000 personas en el país). Ahí no hay hay envío de la Guardia Nacional, ni congelación de cuentas. Tampoco quienes tomaron las vías de ferrocarril han sido vapuleados en las mañaneras...

Algunos dirán que la diferencia estriba en que los primeros están defendiendo el agua para poder sembrar, producir, pagar impuestos, mientras los otros solo invaden las vías para cobrar derecho de piso y lastimar la economía local. Que la diferencia en el trato no sea, adicionalmente, por algo peor: que los de la presa se están “oponiendo” al régimen de la 4T y los segundos lo están “apoyando”.

Hago votos para que las acciones de la UIF para acotar el crimen no se conviertan explícitamente en el mecanismo para castigar a quienes disienten del régimen. A la ética le hace su estética, y para la primera ello es un vacío fundamental.