Columnas

Tengo otros datos . Fibra E el instrumento bursátil para financiar proyectos carreteros

CarreteraEspecial

Hasta febrero del 2020 el índice de Fibras ha acumulado un alza del 32 por ciento

Hace cinco años llegó al mercado Mexicano un instrumento bursátil que se especializa en la inversión en el sector carretero conocido como Fideicomiso de Inversión en Infraestructura y Energía (Fibra E); con esta herramienta financiera se hace posible la ejecución de proyectos de infraestructura carretera.

El sector privado, así como los administradores de autopistas federales y estatales cuentan con otra forma para levantar recursos y así poder incrementar las alternativas de inversión de los activos carreteros

La forma de funcionar del instrumento bursátil, se basa en que los activos carreteros presentes y futuros como son los peajes que se cobran, los cuales se ceden la Fibra y esta emite títulos accionarios, con lo que los inversionistas obtienen ganancias del proyecto, y el concesionario y constructores de la autopista carretera consigue recursos frescos para otros proyectos.

La herramienta financiera de las Fibra, está basado en el modelo de los REITs (Real Estate Investment Trusts) que son títulos financieros de inversión en el mercado inmobiliario y ahora el mercado mexicano lo adaptó al sector energético y carretero.

La Fibra Vía, de David Peñaloza Alanís, compuesta por la carretera México-Toluca, operada por Promotora de Infraestructura (Pinfra), es la más activa de las firmas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) además esta Fibra cuenta con ocho tramos más hasta el cierre de tercer trimestre de 2019, y adicionalmente cuenta con el paquete Michoacán con vialidades que conectan a Morelia con Lázaro Cárdenas.

En la Bolsa Mexicana de Valores solo se encuentran listadas además de la Fibras E: Infraestructura Viable (Fibra Vía), de carreteras, otra dos Fibra E que son: CFECapital, del ramo energético; y Fibra Infraestructura, de infraestructura. Mientras que en la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) se encuentra Fibra Orión, dedicada también al ramo de infraestructura y en esa misma Bolsa la de José Antonio Meade de nombre MexPAC FE.

Hasta febrero del 2020 el índice de Fibras ha acumulado un alza del 32 por ciento frente al 4 por ciento que significa el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), el principal índice de la BMV. Este desempeño obedece, en parte, a la baja que ha efectuado el Banco de México en la tasa de referencia, que hace que las fibras obtengan más ganancias.

Las Fibras representan una buena alternativa para que los concesionarios carreteros puedan conseguir financiar otros proyectos de infraestructura con recursos frescos.

 

La recuperación de Aeroméxico va en serio

El pasado mes de julio, Aeroméxico atendió a más de 512,800 pasajeros, lo que representa un incremento de casi 111 por ciento respecto del mes anterior. El 84 por ciento de los clientes realizaron vuelos nacionales y el 16 por ciento internacionales. Estos números nos dicen que la recuperación de la aerolínea del Caballero Águila es una realidad.

La línea aérea Bandera de México, sustenta sus operaciones respetando las normas a nivel internacional de seguridad a través de su Sistema de Gestión de Salud e Higiene.

En julio Aeroméxico realizó más de 6,300 vuelos, restableció servicio en 11 destinos, incrementó frecuencias en 35 e inauguró una nueva ruta.

La recuperación de la aerolínea mexicana va en se serio y esto se ve reflejado en el número de viajes que realizó la compañía los cuales fueron de 214 vuelos chárter de carga para trasladar insumos médicos esenciales a México y otros 15 países. En 25 de esos vuelos, Aeroméxico colaboró en costo y coordinación con el Gobierno de México a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Para este mes, la aerolínea estima un crecimiento del 20 por ciento en su operación comparado con julio y un 158 por ciento respecto de junio, así como un total de 7,400 vuelos programados. Lo anterior será posible con el incremento de frecuencias en 29 rutas nacionales e internacionales desde sus principales centros de operaciones en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, así como el reinicio de vuelos a Quito, Las Vegas, Denver y San Francisco.

México necesita más empresas comprometidas con el país, como lo hace Aeroméxico.