Ibero: El Stalingrado de Peña Nieto

En el año de 2006, apenas surgían con fuerza las redes sociales en el Mundo, y por eso no hicieron mella en la elección del mismo año. Twitter se lanzo en julio de 2006, y Facebook en el 2007 en Español. No son las primeras, pero si son por mucho las mas importantes. Olvidadas en el camino quedaron MySpace y Hi5 por mencionar un par.  De 2006 a la fecha, la fuerza de las redes sociales se ha incrementado exponencialmente, hasta llegar a tener la fuerza para tambalear un gobierno, organizar una revolución, informar antes que los medios impresos y televisivos tengan oportunidad de reaccionar, y tener un efecto real y tangible en elecciones políticas.

Habrá quienes insistan en negar su importancia, en especial aquellos que pertenecen a los medios prexistentes, sin embargo son ya una especie en peligro de extinción. Y ahora mas que nunca ha quedado demostrada su importancia y relevancia para llevar un proceso democrático real, y no la fantasía que se produce tras bambalinas de los grandes medios.

Sin los medios electrónicos, México nunca hubiera visto al candidato consentido de los grandes medios, Enrique Peña Nieto, ser abucheado y cuestionado en la Universidad Iberoamericana.  Tampoco lo hubiera escuchado tomar “responsabilidad” por los hechos sucedidos en Atenco al mas puro estilo Díaz Ordaz. Como prueba, vean el contraste impresionante entre lo que los alumnos de la Ibero dicen, y subieron a medios electrónicos en forma de fotografías, videos y anécdotas, y lo que reportan los grandes medios.

OEM califico el franco descalabro de Peña Nieto en la Ibero como “un éxito”.  En Excélsior, “se tomo un café y comió una manzana y después se retiro por un elevador privado”. Otros se limitaron a decir que “hubo algunos alumnos molestos”. En Televisa y TV Azteca apenas y se mencionó, para pasar a temas mas importantes, como las novelas y el fútbol. ¿Por qué creen que se pueden salir con la suya? Porque la época en la que el control de la información era su monopolio, se ha ido y ni cuenta se han dado.

No más necesitamos prender la televisión o el radio para enterarnos sobre el acontecer en el país, ni comprar un medio impreso. Con abrir nuestra computadora o tocar un botón en nuestro celular, tenemos acceso de manera inmediata al Internet, la herramienta democratizadora del siglo veintiuno. Sin pasar por los filtros de censura de los grandes medios, y haciendo uso de nuestro sentido común, podemos enterarnos sin que estos sean los que dicten de que nos debemos enterar o no.

El internet es un rio de información de proporciones épicas, sin censura y sin límites al que tenemos acceso, y con el que podemos salirnos del cerco mediático en el que se intenta tener a México atrapado. Hasta 2006, en México solo pasaba, lo que Televisa y TV Azteca y los demás grandes medios decían que pasaba. La única opinión y realidad valida,  era esa, la de los que la fabricaban en cada noticiero. Esa época, con la cada vez mayor cantidad de personas con acceso a la Red, esta llegando a su fin.

Por fin podemos contrastar la realidad con la “realidad” fabricada por los grandes medios. Si dicen que todo esta tranquilo en la Televisión, pero nos encontramos en medio de una balacera, con un par de clics podemos subir nuestro propio video y mostrar la realidad, por poner un ejemplo.  Y así es como México se ha ido enterando poco a poco de muchas cosas, a través de la intervención cada vez mayor de la sociedad civil en la información  que llega a los medios electrónicos. Y es por eso que podemos contrastar la realidad falsa de los grandes medios con lo que realmente ocurrió en la Ibero: un descalabro al candidato de aquellos que han fabricado la realidad por tantos años.

Los videos que suben los alumnos muestran el sentir de aquellos que no se compran lo que los grandes medios les venden. De aquellos unidos ahora y para siempre a la Red, no infectados por la propaganda televisiva y radiodifundida. Muestran a un Peña Nieto que con el cinismo del viejo PRI sale a defender sus acciones Diaz-Ordazianas en Atenco, lo que sólo enardece la multitud.

Muestran esos videos a una sociedad joven e informada, cansada de la demagogia anticuada del PRI, no dispuesta a comprar el discurso de un títere de la televisión, ni dispuesta a amedrentarse ante el candidato que representa al PRI que reprimió a los estudiantes en ’68, y que acepto el haber ordenado la represión en Atenco. Pero mas importantemente, muestran a un Peña Nieto que los medios nos habían ocultado: nervioso, desdibujado, en descontrol y temeroso de una situación que su séquito falló en controlar.

Es en mi opinión, un punto de inflexión en la carrera presidencial. Hay un Peña Nieto Pre-Ibero, y hay un Peña Nieto Pos-Ibero.  Los del PRI lo lanzan ya como una “anécdota” más. Se equivocan. El titulo de esta columna menciona a Stalingrado, porque fue ahí donde el imparable ejército alemán fue detenido, y fue en la Ibero donde el imparable Peña Nieto fue detenido, por valientes alumnos que se atrevieron a decir lo que muchos solo piensan en silencio.

 

0
comentarios
Ver comentarios