Columnas

Se va Durazo de SSP: ¿Un beso del diablo nombrar a Ebrard ?

Omar García Harfuch.Galo Cañas / Cuartoscuro

García Harfuch tiene la preparación necesaria para asumir un reto del tamaño de la SSC y lo más importante: la confianza de Sheinbaum, la JDG más honesta de la historia capitalina.

“Un experto es una persona que ha cometido todos los errores que se pueden cometer en un determinado campo.”

Niels Bohr

Marcelo Ebrard es uno de los funcionarios más eficaces y eficientes del gabinete obradorista. Entre sus múltiples virtudes como Canciller, tiene la de conseguir resultados esperados de forma satisfactoria y también tiene la capacidad de lograrlo con la menor cantidad de recursos sin amenazar la calidad.

Su equipo cercano es de primera y tiene objetivos congruentes con la ideología progresista que guarda, como la política exterior feminista impulsada por Martha Delgado y Christopher Ballinas. Ante el Covid-19 ha sido excepcional: pagó un anticipo para conseguir 51.6 millones de dosis de vacunas con COVAX, contempló otras dos vías también; logró recibir donativos de BBVA, repatriar a velocidades considerables y ayudar a los varados. Ebrard es también el hombre de confianza para López Obrador y termina actuando como Secretario de Gobernación fáctico.

Prueba de ello es que en cada crisis, Ebrard brinda liderazgo y contención. Si hay huachicoleo, Ebrard va en búsqueda de pipas. Si hay una alerta de salud, Ebrard anuncia el decreto de emergencia por causa de fuerza mayor.

Ebrard es experto en resolver y por ello es el favorito para sustituir al Secretario de Seguridad y protección ciudadana. Alfonso Durazo, quien sale a buscar la candidatura por el gobierno de Sonora los últimos días de octubre

Tras la detención de Cienfuegos, el debate sobre un sucesor militar o civil se termina. Será una persona fuera de la milicia, de honestidad probada ante el presupuesto histórico que manejará aún con la política de austeridad y también tendrá que ser de la total confianza presidencial.

Nadie perdonaría un García Luna en la 4T.

Hace un puñado de días, esta redacción contó que AMLO le pidió a Durazo en la reunión del Gabinete de Seguridad que lo espere hasta fin de mes, porque debía analizar y generar consensos respecto a la persona -militar o civil- que lo sucedería.

“Fuentes del más alto nivel” confirmaron a Manuel Ibarra ante este mismo portal que “el canciller Marcelo Ebrard Casaubón sería quién sustituirá a Alfonso Durazo en la Secretaría de Seguridad Pública en el gobierno de la 4T encabezado por Andrés Manuel López Obrador” ya que “Ebrard cuenta con experiencia en el ramo de seguridad, misma que data de la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal encabezada por AMLO”, asegura.

Su designación resulta una bomba kamikaze delicada que necesita a una persona entregada en su totalidad al cargo. Tiene cierta experiencia, innegable. Pero realmente ¿conviene al presidente perder a una de sus manos más útiles para todo en una tarea tan absorbente?

Designar a Ebrard en la SSP pareciera un beso del diablo rumbo a sus aspiraciones futuras. Encargarse de las labores de seguridad en medio de crisis, pandemia, austeridad y llamas requiere oficios de un nivel disciplinario altísimo.

Desde el análisis de seguridad. Alejandro Hope ha colocado varios nombres distintos para ocupar la vacante de Durazo. Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera y Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana en la CDMX.

Nieto tiene logros y capacidad colaborativa en el bloqueo de cuentas e identificación de operaciones sospechosas, a pesar de no contar con el visto bueno de Gertz Manero por su gusto protagónico ante medios y en ocasiones, excesos al momento de dar declaraciones que pueden colocar en riesgo el debido proceso. La pelea interna no es buena señal para la colaboración necesaria.

Omar García Harfuch tiene la experiencia, resultados y preparación necesaria para asumir un reto del tamaño de la SSC. Lo más importante: tiene la confianza de Sheinbaum, la JDG más honesta de la historia capitalina.

Su juventud y rápido ascenso equivalen al nivel de talento, lealtad e incondicionalidad. La Ciudad de México tiene ahora la disminución en el número de secuestros más significativos según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, operativos diarios con éxito que concluyen en el decomiso de drogas y detenciones, así como uno de los sistemas de inteligencia más avanzados. Es más que su apellido y linaje.

POR CIERTO. Omar García Harfuch se ha desempeñado como titular de Investigación de la Policía Federal, titular de la Agencia de Investigación Criminal de la ex PGR y tiene estómago para trabajar bajo presión, sin ceder ante nada ni nadie. Resistió un embate cobarde que es testimonio de la cruenta batalla que libra el país y al mismo tiempo, del alto nivel que incluye su preparación.