25 de septiembre de 2021 | 00:31
Opinión

Sí al desarme, sí a la paz, un programa de alto simbolismo

"Molino para la Paz", del artista Miguel Ángel Campos fue creada con 4 toneladas de material ferroso producto de la destrucción de 4 mil 700 armas.
Molino por la Paz
Compartir en

"Sí al desarme, sí a la paz"

Los eventos o actos simbólicos de México representan el punto de partida para la transformación del presente.

Hace 500 años, en los barrios de Tlatelolco se libró la batalla que culminó con la caída del último Tlatoani, Cuauhtémoc, y dio paso a la hegemonía de la invasión española.

Hoy, en uno de sus cruces, en Manuel González y Paseo de la Reforma, se erige un monumento que simboliza otro importante proceso, el de pacificación y expulsión de la violencia.

En el sitio se colocó la escultura Molino para la Paz, del artista Miguel Ángel Campos Ortiz, ganador de un concurso convocado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México y las instancias que impulsan el programa: Sí al desarme, sí a la paz.

La obra fue creada con 4 toneladas de material ferroso producto de la destrucción de más de 4,700 armas canjeadas en el año 2019. Ese fue un récord de la participación comprometida y decidida de la ciudadanía.

La búsqueda de la paz es una tarea colectiva y una parte central de la estrategia de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, extendida a la Ciudad de México por convicción de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

En suma, es una acción dentro de una estrategia nacional para reducir delitos y avanzar en la pacificación, que tiene participación directa del gobierno federal con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, encabezada por Rosa Icela Rodríguez, quien como secretaria de Gobierno capitalina fue una de las impulsoras del programa.

Los alcances de este poderoso instrumento lo llevaron ya a ser un ejemplo que buscará replicarse en las entidades que tienen mayor incidencia de homicidios dolosos, como Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Michoacán y Zacatecas.

Celebrar la participación de ciudadanos y autoridades y reconocer que estas acciones de desarme ponen el pie de los vecinos en su territorio del lado de la paz, es imprescindible.

La historia nos dice que México ha tejido una apuesta por la pacificación, vista como un proceso de articulación entre población, instancias de gobierno e Iglesia Católica, tal como lo hace Sí al desarme, sí a la paz.

En Confianza

En la crisis más severa de la historia, el servicio público es una oportunidad de organizar y cuidar a los ciudadanos. El reto es mayor cuando se trata de una de las metrópolis más grandes del mundo. 

Para reconocer al mejor gobernador o gobernadora por su liderazgo y manejo de la emergencia sanitaria por COVID-19, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum fue nominada al Premio a Alcalde del Mundo 2021 por The City Mayors Foundation, para la región de Norteamérica. En la búsqueda de ese reconocimiento están también la alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser; el alcalde de Long Beach, California, Robert García; el alcalde de Milwaukee, Wisconsin, Thomas Barrett, y el alcalde de Richmond, Virginia, Levar Stoney.