September 21, 2019 03:12


Rammstein regresa después de casi una década de ausencia

Rammstein
RammsteinInternet

El día jueves 28 de marzo del año en curso, después de casi diez años de ausencia, la banda alemana de Metal Rammstein, regresó a la escena musical con un polémico sencillo titulado “Deutschland” (“Alemania” en español). Asimismo, estrenó el video musical de dicha canción que hasta el momento lleva contabilizadas más de 28 millones de reproducciones en Youtube. Poco tiempo después de que  fue estrenado el video, las principales redes sociales se encargaron de alentar la polémica debido al contenido del mismo. En él se puede apreciar cómo es que los seis integrantes de la banda realizan una recapitulación de la historia germana, personificando diferentes personajes a lo largo de la misma; desde la Edad Media, pasando por el holocausto de la Segunda Guerra Mundial, hasta lo que parece ser un escenario espacial futuro en donde la civilización alemana tendrá un lugar en el universo que, al parecer, también está destinado a colonizar.

Si bien es cierto que musicalmente la banda integrada por Till Lindemann, Richard Z. Kruspe, Oliver Riedel, Paul Landers, Christoph Schneider y Christian Lorenz no cuenta con cualidades extraordinarias, con el paso de los años ha logrado hacerse de un estilo único que los caracteriza por demás de los otros grupos musicales, eso sin contar la increíble calidad de sus videos que debido a su contenido, dirección y ejecución, llegan a asemejarse a cortometrajes. De la misma forma, hablamos de una agrupación que ofrece espectaculares conciertos cargados de iluminación, pirotecnia y fuego.

Pero regresando al tema que nos atañe, Deutschland representa la historia de Alemania desde la figura de Germania Magna, personificada por una actriz negra que aparece en todas las secuencias del video. Por otra parte, se puede observar que Germania no es equivalente a un solo país, sino a todos sus pobladores y personas en general que han luchado a lo largo de los siglos para mantener la hegemonía alemana. Por eso en los campos de batalla que se observan en los más de siete minutos de duración que tiene el video, esta mujer en todo momento se proclama victoriosa, al grado de alcanzar la inmortalidad para futuras colonizaciones en otras galaxias.

De la misma manera, una de las escenas más controvertidas que se observan es en donde se ven a cuatro integrantes del grupo que están a punto de ser ejecutados en lo que parece ser un campo de concentración, llevando un pijama de rayas compuesta por símbolos que resaltan sus supuestos ilícitos, irónicamente siendo ellos alemanes, representando a judíos que están a punto de ser colgados en la horca. Del mismo modo, no sólo se representa o se relata, sino también se critica la historia de Alemania al tiempo que emerge el sentimiento de amor y patriotismo que se le tiene a este país.

O sea que quiere demostrarse el rechazo por el pasado histórico del cual ha sido protagonista, al mismo tiempo que desea a toda costa propagar su superioridad ante todos, alabando aquella Alemania Nazi que de igual manera trajo consigo ese futuro trágico que aguarda con el asesinato de sus dirigentes a sangre fría. Otro elemento fundamental que hace de esta producción una joya para la industria musical actual es el mensaje de lucha y no rendición que se expresa con la sucesión de imágenes de victorias alcanzadas por los integrantes. De ahí que el viaje en el tiempo que de manera metafórica emprenden estos músicos sea una pequeña catedra de aquella historia que pocas veces se expone ante el público; la de los vencidos. Por eso molesta tanto en estos tiempos que sean los artistas los que aun tengan la valentía de decir, de sostener y de repetir que el pasado no se niega, y que si se intenta negar, habrá tercos creadores que no permitirán que la llama de la memoria se extinga.

Rammstein lleva más de 20 años incomodando a los defensores de las buenas conciencias, quienes se escandalizan por expresiones artísticas de esta naturaleza. Eso ya no debería de sorprender a nadie, más porque en estos tiempos posmodernos todo acto de provocación, así esté artísticamente justificado, suscita crítica destructiva y linchamiento mediático al por mayor. Nadie se salva de la falsa moral y la censura injustificada. Por eso la música de ahora ya no despierta pasiones y mucho menos cuestiona al sistema. Basta con sintonizar la radio a cualquier hora del día; siempre los mismos géneros, ritmos y temáticas en las letras de las canciones. La innovación y el afán de crear un producto original poco a poco fueron quedando atrás.

Las grandes producciones musicales de calidad fueron relegadas por la monotonía melódica de los sintetizadores y los pseudocantantes con severos problemas de entonación y dicción. Es así que cuando viene una propuesta diferente a lo socialmente aceptado, además de que no es comprendido, es duramente enjuiciado. En el caso de esta banda alemana, una de las primeras acusaciones que se les imputó fue la de promover la ideología nazi, misma que pesa por el oscuro pasado que representa no únicamente para los alemanes, sino para el mundo en general. Pero insisto: ¿Si no son los artistas, quiénes serán los que tengan el valor de  recordarle a la gente que si no conoce su historia, estará condenada a repetirla?

Por eso recalco la importancia de no únicamente aceptar y tolerar las expresiones artísticas innovadoras que enarbolen temáticas históricas, sino también preservar la promoción del talento antaño que, afortunadamente, todavía se empeña en mantener un estilo crítico hacia el sistema cultural actual que tanta falta le hace a las generaciones de ahora. Dicho esto, independientemente del estilo que tiene Rammstein y de la imagen polémica que los acompaña permanentemente, hay que agradecerles que pese a los pronósticos de censura que siempre querrán reprimir las manifestaciones artísticas innovadoras y contraculturales, se atrevieron a exaltar la gigantesca ambivalencia que rodea a la historia de Alemania.

En otras palabras, se podrá ir de acuerdo o no con lo que estos hombres hacen con su música y lo que intentan expresar, ya que en gustos se rompen géneros, pero quitarles el mérito por su arriesgue resultaría contradictorio e inclusive injustificable si lo que se pretende es respetar el derecho a la libertad de expresión que tanto presume la sociedad “liberal” de ahora. Para terminar: seamos tolerantes con todas las expresiones artísticas que se salen de lo común, estemos abiertos a descubrir nuevos horizontes culturales que de vez en cuando tienen una difusión tan impresionante como en este caso, mantengamos y promocionemos la memoria histórica tanto nacional como mundial, y lo más importante; combatamos la censura artística que pretende mantener al sistema intacto ahora que podemos, porque sólo así podremos decir que el buen arte creado a contracorriente no fue ni será en vano. 

0
comments
view comments