Reglas de etiqueta, por Gustavo Madero

Gustavo Madero.
Gustavo Madero en su intento de impedir la toma de protesta de Rosario Piedra.@saraiarriozola

Madero... un patán.

Luego de que en senador panista Gustavo Madero Muñoz se comportara cual brabucón de cantina en el Senado, durante la toma de protesta de la nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Rosario Ibarra de Piedra, la bancada de Morena solicitó que se le retire de la presidencia de la Comisión de Economía (y a Kenia López Rabadán de la Comisión de Derechos Humanos).

Por su parte, el panista interpondrá una denuncia en Derechos Humanos contra los legisladores de Morena, argumentando: “El senador Salomón Jara violó mi derecho de tirarle unos guamazos a Rosario Ibarra de Piedra, quien injustamente ocupa un puesto de hombres. También voy a demandar a la presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa, pues su mejilla casi se incrusta sobre mi puño, fracturándome los huesos de la mano, generándome un trauma psicológico de consecuencias irreversibles. Ya sé que no tomarán en cuenta mi denuncia, pues el organismo ha caído en manos del comunismo internacional, así que llevaré mi queja ante los tribunales de la Haya, Haya sido como haiga sido”.

Por lo pronto, en senador acaba de publicar su manual de etiqueta, para guiar el comportamiento del rebaño varonil descarriado.

 

“A la mujer no se le toca con el pétalo de una rosa”

Se le toca con un bat de beisbol.

 

“A la mujer no se le abre la puerta del auto”

Se le aplastan los dedos con la puerta del auto.

 

“A una mujer no se le llama públicamente diciéndole: ¡Oyes, tú!”

Se le silba, como si fuera un caballo.

 

“A la mujer no se le paga la cuenta”

Se le pega sin que se dé cuenta.

 

“A las mujeres se les cede el asiento en el camión”.

Pero solo si está roto o vomitado, si no, que se amuele.

 

“El hombre no debe llevar la bolsa ni el abrigo de la mujer”

Salvo que sea para robarle el contenido.

 

“A una mujer no se le pregunta la edad”

Se le asegura que es contemporánea de Chabelo, para burlarse de ella.

 

“Al andar con una mujer por la calle, el hombre debe caminar del lado por donde pasan los coches"

Por si sale un perro de un zagüan, la muerda primero a ella.

0
comentarios
Ver comentarios