Columnas

Que patenten su estrategia, el cinismo del olvido

Hugo López-GatellGobierno de México YouTube

Mercedes Juan López, José Narro Robles y Guillermo Soberón no fueron los mejores funcionarios en el tema de salud

La estrategia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para enfrentar la pandemia de coronavirus ha sido criticada nacional e internacionalmente. En este sentido a más de 100 días de haberse el plan de reactivación, seis ex secretarios de Salud mexicanos estarían gestando un modus operandi distinto para responder ante el Covid-19.

Quienes fueran titulares de la Secretaría de Salud en sexenios anteriores llegaron a la conclusión de que “la epidemia de Covid-19 está fuera de control” y crearon su propia propuesta.

Esto me recuerda, la película “Los siete magníficos” que trata de un pueblo que vive modestamente de la agricultura, pero se halla a merced de una despiadada banda de forajidos que constantemente les exigen un pago por sus cosechas. Como ellos no saben defenderse, deciden contratar los servicios de siete pistoleros, siete implacables mercenarios cada uno con una habilidad especial en el manejo de las armas.

Así es como creo que se ven así mismos los exsecretarios de Salud.

El movimiento está siendo promoviendo Salomón Chertorivski, quien trabaja para los intereses del gobernador de Jalisco Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano, quien desde que comenzó la pandemia ha tratado de sacar raja política para encauzar su candidatura a la Presidencia de la República.

Salomón fue asesor de Lázaro Cárdenas Batel y de ahí se pasó al panismo, y ahora se encuentra apoyando el proyecto de Alfaro con la intención de obtener un cargo político en el futuro.

La propuesta de los exfuncionarios sugiere realizar 127 mil pruebas semanales y el uso obligado de cubrebocas para enderezar la “fallida política de control de la epidemia”, salvar vidas y evitar un incremento de decesos que superan ya los 200 mil (según sus cuentas) aun cuando las cifras oficiales sólo reconocen alrededor de 68 mil.

Los seis magníficos aseguran con un plan que, en ocho semanas, México habría erradicado la pandemia. Y la verdad es que no es así, pues no ha sucedido en ningún país del mundo.

Salvo Julio José Frenk Mora que fue el titular de la Secretaría de Salud durante la presidencia de Vicente Fox, todos los demás exsecretarios tuvieron una gestión lamentable.

Mercedes Juan López, José Narro Robles y Guillermo Soberón no fueron los mejores funcionarios en el tema de salud, entonces su intromisión en la vida pública ahora, tiene un tinte político muy evidente.