PT y Morena: juntos en todo el territorio, sin excepción

ramirez cuellar
Alfonso Ramírez CuéllarEspecial

El surgimiento de una nueva alianza se gestó una vez que los partidos muestran su verdadera careta

Las elecciones del 2021 están tomando pulso una vez que la oposición se quitó la careta y abrió su amor nuevamente al denominado BOA o lo que fue por México al Frente. Así, sin titubear, los partidos muestran su pragmatismo ante el poder amplio de Morena en todo el país. Incluso, no es inusitado que esto suceda ya hay un antecedente que buscó competitividad sin tener éxito; la ruptura ideológica o simplista como una característica de la derecha— invadió la tentación, o más bien, fue al rescate para acoger a una institución moribunda como el Sol Azteca. Todos conocemos el desenlace; sin embargo, a pesar de que, por primera vez en la historia ganó un partido de izquierda, entran a los reflectores el llamado contrapeso que incluyó también al PRI. De hecho, el mismo “Alito” mencionó que en ese sistema de partidos irá posiblemente el revolucionario institucional a la negociación.

Pero, ¿encarar una contienda así? Sería una batalla con pronósticos anticipados de fracaso. Ya lo vivimos; la sociedad de nuevo cobrará factura. Esa oportunidad, mostró rápidamente el interés de las fuerzas de izquierda que han cerrado filas con el proyecto de Nación que encabeza el presidente López Obrador. Contrariamente a lo que realizan otras instituciones, el PT visualizó correctamente que Morena constituye una enorme fuerza que alberga a millones de ciudadanos y simpatizantes de Andrés Manuel; eso, reforzó el pronóstico de establecer nuevamente un vínculo del movimiento de la 4T y se planteó un manual similar al 2018 en el que el Partido del Trabajo se sumó al esquema que conformó el programa: Juntos Haremos Historia.

Ante ello, la dirigencia nacional que encabeza Alfonso Ramírez Cuéllar se ha pronunciado a favor, partiendo que son los órganos colegiados quien decidirán el rumbo del partido en un próximo consejo a través de los consensos y los mecanismos de participación en el que se profundice el debate. Más allá del evento que se tenga que realizar a fin de manufacturar el procedimiento, todo apunta a que emprenderán una nueva alianza para el periodo de elecciones intermedias del 2021. De hecho, el documento que entregó el PT toma en cuenta los comicios federales y locales, es decir, se extendería en todo el territorio sin excepciones.

Asimismo, los acuerdos que se divulgaron esbozaron el inicio de actividades a fin de ir construyendo una agenda común que justamente vaya en concordancia de la lucha progresista que ha sido su principal mecanismo en la conquista de la militancia. Entonces, como suele ocurrir, el PT al considerarse una institución empática con el proyecto del presidente irá en acompañamiento para fortalecer el dominio que posee Morena en todo el país. Finalmente, regeneración nacional recuperó a su eterno aliado que fue clave en el proceso histórico en la transición del 2018; al considerar que, también, la oposición buscó aliados, o más bien, no tuvieron alternativa de sobrevivencia. No obstante, difícilmente el contrapeso levantará, de hecho, los distintos ejercicios que miden la percepción de opinión pública fundamentan que Morena pulverizará alianzas considerando su enorme poder de convocatoria.

El surgimiento de una nueva alianza se gestó una vez que los partidos muestran su verdadera careta; algunos tendrán que resignarse porque se aprendió que el voto de castigo y el desacuerdo de alianzas superfluas mermaron directamente la intención del sufragio. Ahora, en este mismo clima, se unió en teoría el PVEM que llegará aportar un porcentaje amplio que impacte sin rodeos y contribuya a que el programa y el esquema Lopezobradorista vayan por la misma ruta. Caso contrario, la oposición viene debilitada e improvisará entre empujones, chantajes, jaloneos, traiciones, deslealtades y golpes bajos otro experimento político que quebrará aún más sus estructuras.

Para finalizar, podemos concluir que el PT formará parte de la base y estructura partidista que competirá en las elecciones intermedias del 2021, en la que, su base, alimentará el proyecto alternativo que manifestó el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador. El acuerdo político a posteriori incluirá ir por los todos distritos electores; los 15 estados en donde Morena es altamente competitivo; asimismo, conquistar la mayoría de ayuntamientos y congresos locales en una agenda común. Esa convergencia se jugará el todo por el todo ante el bosquejo que aglutinará PAN, PRD y PRI. La ventaja se carga hacia el partido del presidente siendo el que más aceptación posee.

0
comentarios
Ver comentarios