¿Dónde quedó el Presidente del empleo?

Me llama poderosamente la atención  que nos hemos olvidado de Felipe Calderón,  todavía Presidente de la República.

¿Ya lo perdonamos? ¿Ya validamos los muertos y las víctimas de su guerra? ¿Ya no importa? ¿O es un mecanismo de defensa para olvidar el dolor?

Guerra fallida contra el narco                     

La falta de estrategia, de inteligencia militar, de tecnología, de sensibilidad social, es lo que ha marcado el trabajo de Calderón es estos seis años.

Si es que se han alcanzado logros en su gobierno, en rubros como salud y educación, han pasado inmediatamente a segundo término, debido a la magnitud de la delincuencia organizada.

De qué sirve que se promuevan apoyos al campo, cuando éste mismo ha sido secuestrado por grupos criminales; los agricultores y ganaderos han quedado sin ninguna protección para seguir trabajando.

De qué sirve que se impulsen los programas de turismo, en lugares profundamente lacerados por el crimen.

De qué sirven los programas de pequeñas y medianas empresas, cuando los empresarios son acosados constantemente y en ocasiones resulta más sencillo, cerrar sus negocios, lo que provoca  que se pierdan cientos de empleos y se desincentive la inversión. ¿Dónde quedó el Presidente del empleo?

Estamos en medio de un círculo vicioso, en donde la inseguridad y el miedo inhiben el crecimiento económico. Muchos jóvenes sin oportunidades de estudiar o trabajar caen en las manos de los delincuentes y comienzan a crecer los delitos como el robo a casa habitación, robo con violencia, entre otros.

Es por eso que no podemos otorgarle a Felipe Calderón el privilegio de que salga por la puerta grande, no es justo, por la memoria de los caídos y por las víctimas, huérfanos, desaparecidos, viudas, padres sin hijos, y familias enteras heridas por extorsiones y secuestros. No lo debemos permitir.

Yo no voy a esperar a que la historia lo juzgue y lo ponga en su sitio, yo quiero que lo viva y lo sienta hoy: que deja un México hecho pedazos, con gente hecha pedazos, sin ninguna explicación y sin ningún sentido. Eso es imperdonable.

¿Ustedes están de acuerdo en dejarlo pasar así de sencillo?

Yo no.

0
comentarios
Ver comentarios