Columnas

Preocupaciones y contradicciones

Andrés Manuel López ObradorTomada de video

El presidente y sus contradicciones que no cesan

¿Quién lleva las riendas de este país?

El presidente López Obrador cae cada vez en más contradicciones e intolerancia por lo que su credibilidad empieza a ponerse en duda. Temas como Pemex, tipo de cambio, deuda externa, corrupción, consulta para enjuiciar a los expresidentes o convertirse en el juez y vigilante de las elecciones, los ataques a la prensa crítica o a sus opositores muestran a un presidente errático, confundido, inoperante y desesperado.

AMLO asume como políticas de su gobierno situaciones que no están bajo su control, por ejemplo, considerar las remesas como su política pública más exitosa, cuando en realidad ese dinero lo generan los paisanos en otro país y, ante las carencias y dificultades que padecen sus familias en México, tienen que mandar lo poco que pueden.

Eso, sin considerar que el negocio de las remesas es para quienes cobran comisiones altísimas como los aliados de AMLO, Banco Azteca de Ricardo Salinas Pliego y Banorte de Carlos Hank.

Habla de que el peso está muy sólido, que no habrá “devaluación”, asegura que en lo que va de su administración, el peso mexicano ha mostrado fortaleza frente al dólar, sin embargo y de manera contradictoria, señala desde su pulpito que la deuda pública subirá debido a que el peso se depreció.

Dice que está rescatando y saneando a Pemex de las "malignas políticas neoliberales", pero según Jonathan Heath, vicegobernador del Banco de México, la empresa del Estado está a un paso de ser un cáncer, pasó de ser la empresa que más contribuía al fisco, a requerir de apoyo federal que puede llegar a 2% del PIB, en un escenario de menores precios.

Este año, en medio de la pandemia, el gobierno federal le recortó a Salud mil 500 millones de pesos y contradictoriamente destinó mayores recursos a  Pemex que, bajo la nueva política económica de la 4T, en los primeros tres meses del 2020 perdió más de medio billón de pesos.

 

La sumisión a Trump, proyectos y ocurrencias

AMLO en campaña decía, en relación con Estados Unidos y Donald Trump, que no habría porqué estar aliados en una actitud de sumisión, de debilidad; sin embargo, se convirtió en un presidente sumiso.

 Si Trump habla mal de los mexicanos o si insiste en que México pagará el muro, en todo momento lo justifica. Apenas hace unos días Trump amenazó con imponer impuestos a los cruces fronterizos de mexicanos y cobrar impuestos al envío de remesas, pero para AMLO, todo es permisible porque "está en campaña".

Al proyecto del Tren Maya le dieron una partida presupuestal de 35 mil millones de pesos, es decir, tendría que ejercer casi 96 millones de pesos diarios en 2021, lo que resulta prácticamente imposible. ¿A dónde irá a parar ese dinero?

Qué decir del enredo de la venta del Avión presidencial, que primero lo vendería, pero, como lo dijeron especialistas, no se podía porque se adquirió por arrendamiento y sería más costoso liquidar el arrendamiento primero. Luego dijo que lo rifaría, un bien que no es suyo, entonces tuvo que cambiar y decir que el sorteo sería conmemorativo al avión.

Como la rifa no generará las supuestas ganancias que se dijo y de hecho saldrá "más caro el caldo que las albóndigas", ya le costó el puesto al director de la Lotería quien presentó su renuncia a partir del 15 de septiembre.

Por cierto, el tema de las renuncias de funcionarios de primer nivel ha sido una constante en esta administración, se suma ahora la del encargado de despacho de SEMARNAT, por diferencias irreconciliables con la 4T como se demostró en una grabación, sin embargo, AMLO adujo   problemas de salud del secretario y trató de callarlo.

 

Corrupción, elecciones, autonomías

 Mucho habló AMLO, sobre todo en campaña del tema de la corrupción, luego se le dio gran difusión al caso de Emilio Lozoya, pero cuando apareció un video similar al de las acusaciones de Lozoya teniendo como protagonista a su hermano, AMLO expresó que lo de Lozoya "es corrupción" y lo de su hermano y David León, son "aportaciones a la causa" y desde ahí, ha habido un silencio cómplice en el tema.

Aunque el camarada presidente asegura que será el vigilante de las elecciones y denunciará cualquier anomalía, para enjuiciar la presunta corrupción de los expresidentes, dice no querer ser el verdugo y que sea el pueblo quien decida a través de una consulta, cuando su obligación es, en todo momento, denunciar cualquier tipo de situación que infrinja la ley y no ser selectivo con intereses electorales.

Considera que las instituciones autónomas solo gastan dinero, por lo que quitó subsecretarías, pero en cambio ha creado instituciones sectorizadas que van a costar mucho dinero y que de independientes o de contrapeso no tienen nada, como Sagalmex, la creación de una empresa pública que compre todos los medicamentos y los distribuya y así en cada sector ha estado creando este tipo oficinas, lo que resulta contradictorio a su política de austeridad.

Tal parece que los nulos resultados en la economía nacional, previos a la pandemia y que se presenten cada día mayores conflictos sociales en contra de las políticas de la 4T, tiene muy nervioso a AMLO, que cae en contradicciones y tiende a polarizar aún más a la sociedad mexicana, situación que la oposición no capitaliza y sigue cayendo en su juego mediático.