México el país más peligroso para la libertad de expresión (3 de 3)

Entrega final del análisis de la situación de la periodista Anabel Hernández y de los que ejercen el oficio periodístico con valor y con valores

Análisis narrativo 

Existen muchísimas entrevistas, ponencias, oratorias, en las cuales Anabel Hernández da un discurso de alzamiento de voz, de denuncia, de anclar la palabra como única salvación a una muerte perpetrada por un poderoso servidor público. Las entrevistas dejan huella de la fascinación por su profesión, la rabia por la impotencia ante la injusticia, y una inminente muerte que desafía con el calibre de una pluma.

"el Secretario de seguridad Federal Genaro García Luna y su equipo siguen con la orden dada de matarme..." (Ponencia en el Senado de la República) 

Fragmentos de la entrevista dada a Revista Zócalo a finales de 2010 y publicada a principios de 2011 

¿Qué le preocupa a la periodista Anabel Hernández?

 - Me preocupan dos cosas. Una, por supuesto, mi vida… En es­tos días he estado escuchando la frase: nadie da lo que no tiene. Y, si no estás viva, pues no hay manera de seguir re­porteando, escribiendo, ni hacer lo que quieres hacer por la gente.

Esta es la primera preocupación que tiene la periodista, al dar una respuesta rápida. La capacidad de continuar denunciando la corrupción es su mayor anhelo después de su vida misma.

“No sólo me preocupa morir, sino que mi muerte quede impune. Como los de otros tantos miles en esta última década…

“El secretario Genaro García luna se atrevió a comen­tar, en un desayuno, con un alto fun­cionario de un muy prestigiado medio de comunicación en México: “Anabel Hernández es mi peor enemigo

“Mucha gente, especialista en el tema me ha dicho: tienes que irte del país, ahorita que puedes. Yo les he dicho: no me voy a ir. Yo quiero demostrar que se puede hacer este tipo de periodismo en México”. 

¿Cómo fue la amenaza en tu contra?

- Esta situación del presunto atenta­do es un asunto que ellos no esperaban que supiera. No es un ladrido más del perro, en el sentido de que perro que la­dra no muerde. Ahora están investigan­do cómo me enteré… El comentario que yo recibí fue de una persona, que le consta porque estuvo allí. Escuchó una conversación entre agentes de la Agencia Federal de Investigaciones que comentaban la instrucción que habían dado Genaro García luna y luis Cár­denas Palomino de que me mataran si­mulando un secuestro fallido, un robo, un accidente de tránsito; que pareciera un hecho circunstancial.

“…mi trabajo, yo sé que ha sido muy incómodo para mucha gente. En el sexenio de Vicente Fox me tocó publi­car lo del Toallagate, lo del vestuario carísimo de Marta Fox, del rancho se­creto, los negocios de los bribiesca, la línea aérea. Me tocó publicar muchas otras cosas como la Carretera del amor  de Diego Fernández de Cevallos, en Ja­lisco, las facturas falsas de los diputados que mandaban de viaje a las amantes con cargo al erario. Me ha tocado ser una periodista incómoda por el trabajo que decidí hacer de combate a la co­rrupción. Estoy convencida de que ese es el periodismo que yo sé hacer y es mi manera de aportar a la sociedad para salir de este gran problema”

De este tipo de trabajo y en específico del libro, Vicente Fox es interrogado e invitado a desmentir si la información es falsa, en entrevista con Rubén Luengas de Telemundo. El ex presidente suelta abruptos comentarios en contra del entrevistador y sale huyendo del set.  

“Si se encuentra mañana mi cadáver... no me manden flores. Inclúyanme en la lista de periodistas que pidieron que hicieran algo más que estudios (ponencia en el Senado de la República)

“…la delincuente no soy yo. No soy yo la que tiene que andar ocultándose, no dando la cara. Estoy aquí defendien­do mi libro. Aquí estaré defendiendo su contenido. Aquí estaré siguiendo mi tra­bajo de investigación que es lo que me apasiona y que es lo que mueve mi vida. Si no hiciera esto no sería mi vida…” 

Análisis Argumentativo

Balbina Flores Martínez, de Reporteros Sin Fronteras, compartió que México es caso de especial preocupación para los organismos internacionales, pues sigue ocupando el primer lugar entre los países del mundo después de Paquistán, Irak y Somalia, como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

En su conferencia magistral “Nuevos Contextos de la Libertad de Expresión en América Latina: Limitaciones y Desafíos”, Germán Rey Beltrán, Director del Centro ÁTICO de la Universidad Javeriana de Colombia, esbozó el contexto histórico de los medios de comunicación y la actividad periodística en América Latina, donde pese a la forma democrática que han adoptado la mayoría de las sociedades de la región en las últimas décadas, el autoritarismo pone en riesgo la expresión de ideas, críticas y pensamiento. Campean, además, el proyecto neoliberal y la globalización económica, así como el poder creciente de las mafias, e imponen nuevos desafíos a la libertad de expresión, con un corporativismo que identifica contenidos con intereses y por ende, reduce la calidad del periodismo, amenazado por la creciente violencia del crimen organizado, pues el secreto es la base del poder mafioso.

Por su parte, Ricardo González, de Artículo 19, presentó tres posibilidades para mejorar la situación: afianzar la alianza entre medios y sociedad (para revertir los mecanismos de impunidad del Estado mexicano); transparencia (convertir toda investigación que tiene que ver con asesinatos o crímenes contra periodistas en interés público para la sociedad); dar a conocer el fenómeno por todos los medios posibles.

Teodoro Rentería Arróyave, vicepresidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), atribuyó la responsabilidad directa del problema a la falta de voluntad política en el nivel de toma de decisiones más alto: “Sólo pueden defenderse estos derechos cuando se tome al más alto nivel la resolución firme de combatirlo. Y me estoy refiriendo al presidente de la república. El día en que se atrape al asesino de un periodista, el gremio se va a congraciar con el Estado mexicano. Y la sociedad mexicana habrá alcanzado otro estatus en cuanto a la defensa de sus derechos”. 

Interpretación

Anabel Hernández es una periodista, y sobre todo un ser humano que tiene un compromiso ético con la humanidad y en particular con los mexicanos, los que nos encontramos en una situación verdaderamente desesperante: un día puedes ser secuestrado, otro extorsionado, muchos más abusado por las autoridades; puedes quedar a merced de un tiroteo entre bandas o kilos de marihuana; también con un poco menos de suerte, encarcelado por el resto de tu vida por un crimen que no cometiste; y si existe un lugar en el que hay una justicia para los que no la tuvieron en esta vida terrenal, podrías ir allá a disfrutar después de haber sido asesinado cerca de tu casa. Son las circunstancias que acontecen día a día en nuestro país, y que nadie sabría de ellas si no existieran personas que buscan hacer justicia con el roce de su palabra. Si tuvieras un tanque bélico frente a tus pupilas, que apunta a tu corazón; que suenan los tambores del ¡fuego!, y tienes dos opciones fáciles de resolver: huir, o quedarte a luchar. Fácil. Hay muchas personas que huiríamos, y un ápice que se quedan a enfrentarse al armatoste con la resonancia de su voz…unos mueren, otros siguen en pie esperando que al menos regresemos a verles.

·      Propuestas

Consignar todas todo tipo de amenazas contra periodistas. Realización de protocolos de protección a periodistas. Aprobación de iniciativas de ley a favor del derecho a la información. Cohesión, información y cultura social. Transparencia en consignaciones o juicios. Rendición de cuentas a los organismos encargados de la protección de los periodistas. Establecer acciones conjuntas para que tengan un mayor impacto social y crear un portal web que reúna a todos los organismos, nacionales e internacionales, que albergue un banco de información sobre los periodistas asesinados, desaparecidos y amenazados. Pedir a los medios de comunicación del país que se sumen a este esfuerzo, aunque los periodistas pertenezcan o no a su empresa. 

Apunte final    

Los periodistas son los ojos y la boca de una sociedad, si se mata o secuestra a uno de ellos, fallece la democracia, se sega el desarrollo, se anquilosa la crítica, se amedrenta el pensamiento, se engrandece la impunidad y la injusticia, y quedamos a merced, sordos y mudos. 

https://twitter.com/Chrisvan_LopRos 

0
comentarios
Ver comentarios