Los debates, la TV y los partidos

Cito algunas opiniones que este jueves he leído sobre el tema del debate, la televisión y los partidos políticos en México:

 

Leo Zuckermann: 

 

“La relación entre las televisoras y los partidos es un problema en todos los países democráticos. Unos los han resuelto mejor, otros peor. Pero en México es un desastre. Las preguntas son muchas. ¿Cómo tener una televisión competitiva que a la vez sea abierta, democrática y plural? ¿Cómo mantener una sana independencia entre el poder mediático y el político? ¿Cómo instaurar un sistema de pesos y contrapesos entre éstos? ¿Cómo evitar que un partido se apodere de una televisora o una televisora de un partido?

 

“La segunda cosa que me queda clara es que la solución de fondo a este problema es una mayor competencia en la televisión y en los partidos. El día que haya más empresas televisivas, una decisión como la anunciada por Ricardo Salinas, de pasar el futbol en lugar del debate presidencial, será irrelevante. El día que haya más partidos, o candidatos independientes, o apertura de los partidos en sus competencias internas, los ciudadanos tendrán más opciones y las televisoras se verán obligadas a abrir más espacios de información política”.

 

Carlos Mota dice que en las elecciones presidenciales de Estados Unidos no cualquier pelagatos que se postula a presidente puede participar en los debates. “De acuerdo con la Comisión de Debates Presidenciales, deben ‘ser constitucionalmente elegibles’ y contar ‘con la probabilidad matemática de ganar la mayoría del voto del Colegio Electoral, y con al menos 15 por ciento de preferencia del electorado nacional’.

 

“En el debate presidencial del año 2000 entre el vicepresidente Al Gore y el republicano George W. Bush, dos televisoras nacionales de Estados Unidos se negaron a transmitirlo.

 

“La transmisión del primer debate entre Al Gore y George W. Bush tuvo que competir contra el inicio de los playoffs de la Liga Americana de Beisbol, que fue transmitida por la competencia”.

 

“La temporada regular del Beisbol de las Grandes Ligas finalizará el próximo 3 de octubre, con un partido entre los Medias Rojas de Boston y los Yankees de Nueva York, que transmitirá ESPN. Se empalmará con el primer debate presidencial. Nadie ha puesto el grito en el cielo”.

 

Carlos Marín:

 

“Refrescante si considera la salud pública y mucho más excitante que el debate de los candidatos a la Presidencia es el suscitado por la sacrílega simultaneidad con que un partido de fut le disputará la audiencia televisiva.

 

“El terreno de la especulación suele ser resbaladizo, pero lo único seguro es que la patiza doble (virtual y futbolera) de ambos espectáculos hará del próximo un domingo memorable.

 

“Ayer debatieron en Francia los candidatos finalistas por la Presidencia, el socialista FranÇois Hollande y el conservador Nicolas Sarkozy… al mismo tiempo que un canal privado de televisión transmitía un partido de la Liga 1 (entre Paris Saint Germain y Saint-Etienne) y, al menos que se sepa, allá nadie lloriqueó.

 

Carlos Puig:

 

Los debates presidenciales son concursos de declaraciones, gestos, momentos que causen un efecto en los electores.

 

“Nos confirman o desmienten estados de ánimo en los candidatos y hasta en nosotros mismos.

 

“En el reciente debate sobre los debates, si uno se distrae, podría pensar que de ellos depende la democracia, la salud de la República y el futuro de la patria. Que no sea para tanto.

 

“Los debates, los buenos debates, son, sobre todo, saludables, y a veces muy buenos espectáculos.

 

“A juzgar por su historia, ninguno de los tres candidatos que importan gusta demasiado de los debates. Lo de ellos son los discursos, la oratoria. En eso, me parece, están parejos”.

“López Obrador es de los cuatro el que tiene más clara la sustancia de sus propuestas —lleva seis años en ello—, es el de mayor experiencia en este tipo de intercambios, aunque nunca ha estado muy cómodo en formatos constreñidos. El reloj le estorbará. Le ayudará su facilidad para construir frases, expresiones sencillas, muchas veces simplistas, pero memorables”.

 

“Por lo que mostró en sus debates con Ernesto Cordero y Santiago Creel, Josefina Vázquez Mota no está muy cómoda debatiendo… Tengo la impresión de que los candidatos hombres cuidarán no ser muy agresivos con ella y que ella tendrá mayores espacios para cuestionarlos. La mejor Josefina es la que se sale del guión, pero eso en un debate tiene sus riesgos. Por el lugar que tiene en las encuestas, pienso que es su última oportunidad para ser audaz y tener resultados que le alcancen.

 

La mayor ventaja de Enrique Peña Nieto es que nadie espera nada de él. La percepción de que es un desastre al improvisar, desinformado, cómodo en la burbuja, esa es su ventaja. Cualquier buen momento del priista será una sorpresa. Seguro receptor de la mayoría de ataques y cuestionamientos, su resultado dependerá de qué hace frente a sus adversarios. Nada más ridículo que intentar hacer como si no existieran. Nada más peligroso que involucrarse en el combate cuerpo a cuerpo.

 

 

Joaquín López-Dóriga:

 

Una escena central en la película Il Postino es cuando Pablo Neruda le reclama al cartero, Mario Jiménez, que haya leído uno de sus versos a su novia atribuyéndose la autoría, a lo que el aludido le contesta: No, poeta, la poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita. Lo mismo se aplica a los debates políticos: el debate es de quien lo necesita y la experiencia muestra que quien lo necesita es quien va abajo en las encuestas, que ve en este procedimiento el recurso más rápido para ascender y pelear al primer lugar.

 

“El debate del domingo será el primero que produzca el IFE en su vida. Hasta 2006, la producción era de la Cámara de Radio y Televisión. Ahora, siendo del IFE, el productor del debate es de Tv Azteca, el equipo de Canal 22 y el personal de estudio de una productora privada”.

 

La Columna Templo Mayor Reforma da a conocer que “la petición para que el debate se transmita por cadena televisiva nacional puso a sufrir a la gente del gobierno federal. Hasta anoche seguían discutiendo en los salones de Bucareli qué diablos hacer. Saben que, por un lado, si no lo hacen, quedarán como temerosos del duopolio televisivo. Pero también están ciertos... ¡que no quieren hacer enojar a las televisoras! Al menos desde Los Pinos, según dicen, la instrucción fue "no hagan olas".

 

Purificación Carpinteyro habla del embate de las televisoras en contra de las decisiones del Instituto Federal Electoral y dice que “es una agresión directa en contra de nuestra incipiente democracia”.

 

“Si bien nadie puede sentirse sorprendido de que el autor del ‘Chiquihuitazo’ (Ricardo Salinas Pliego) sea capaz de confrontar al Estado -utilizando para ello su control sobre concesiones de bienes de la nación-, sí asombra que existan quienes justifiquen esa posición bajo el argumento de que está en su derecho ‘empresarial’. Les quiero recordar que las señales que le permiten a ese ‘dueño’ transmitir la programación de sus canales son concesionadas por el Estado”.

 

Jorge Castañeda:

 

Se celebran 150 años de la Batalla de Puebla, pero esta semana Francia podrá apuntarse su propia victoria sobre nosotros. El debate de casi tres horas entre Sarkozy y Hollande a cuatro días de la elección presidencial, por muchas razones, difícilmente podrá ser superado por el programado para el domingo por el IFE en cuanto al formato, al fondo, a la preparación de los candidatos, al contrastaste entre propuestas”.

 

 

Guadalupe Loaeza habla de El Patán: “Hay que decir que uno de sus más recientes tweets no nada más ha causado un tremendo revuelo, sino que ha provocado una profunda irritación entre la opinión pública: ‘Si quieren debate, véanlo por Televisa, si no, vean el fútbol por Azteca. Yo les paso los ratings al día siguiente’.

 

A El Patán nunca “le ha importado lo que dicen de sus patanerías, por eso las sigue cometiendo. Lo que más le gusta y divierte es todo el revuelo que suelen provocar sus declaraciones. Cuando se entera de este tipo de reacciones, entonces, sonríe con su dentadura perfecta, le brillan los ojos y vuelve a mandar otro tweet: ‘¡Éste sí es un debate! Entre un grupito de twitteros autoritarios y los ciudadanos libres de votar por lo que quieren ver’.

 

“El vocablo patán tiene muchos sinónimos, he aquí algunos: tosco, basto, cateto, ordinario, zafio, palurdo, rudo, grosero, paleto, soez, villano. Pero también aparece en estas entradas: aldeano, bestia, campesino, gañán, grullo, rústico, zote. Pensándolo bien, todos, de alguna manera, tienen que ver con nuestro personaje”.

 

José Woldenberg:

 

“Los debates entre candidatos presidenciales nunca han sido anodinos. Desde el primero que se realizó en 1994 todos han dejado una huella y secuelas importantes para el día de la elección.

 

“Y es que a pesar del formato, de todas las precauciones que se toman para que se desarrollen ‘bajo control’, de los tiempos fijos, los temas pre acordados, los debates siempre resultan interesantes, cargados de una cierta tensión dramática, porque uno nunca sabe en qué momento puede saltar la liebre. Es la oportunidad para aquellos que se encuentran abajo en las encuestas, el escenario propicio para develar propuestas, críticas, desplantes e incluso para mostrar carácter, poder de recuperación. Puede ser el momento en el que el mago se saca una paloma de la chistera o en el que la varita mágica convierta a un candidato en sapo”.

 

Agustín Basave:

 

“Se dice que los debates no cambian drásticamente las preferencias electorales –menos en un formato tan cerrado como en el que en el IFE acordaron los partidos– y eso suele ser cierto. Pero hay excepciones”.

 

El debate podría mover las preferencias “tres o cuatro puntos de un candidato a otro, que multiplicados por dos serían suficientes para replantear el juego”.

 

Rayuela de La Jornada: “El desplante del duopolio televisivo, amparado por la legalidad, es la descarnada confirmación de su incontestable poder”.

 

Adolfo Sánchez Rebolledo:

 

“Si nos atenemos a lo dicho por el diputado Ramírez Marín, subcoordinador de la campaña de Peña Nieto, lo único que le queda a los partidos políticos y al Consejo General del IFE es pedirle disculpas a Ricardo Salinas Pliego por el atrevimiento de citar al debate a la misma hora que se transmitirá el juego Tigres-Monarcas”.

 

“La resistencia de Tv Azteca al IFE es proverbial y ya tiene una larga historia, así que no hay nada nuevo en la sorna de Salinas Pliego, pues no solamente agrede a los valores o principios de la democracia, ya de por sí traqueteados con debates o sin ellos, sino que tiene como objetivo poner en ridículo al IFE en cuanto institución del Estado, demeritarla casi como lo harían en Estados Unidos los ‘libertarios’ del Tea Party en su infinita desconfianza hacia todo aquello que no sirva directamente al sueño empresarial.

 

0
comentarios
Ver comentarios