Parálisis política. Crónicas del día del padre, 4T

dia del padre
Amigo lector papá, que este día disfruten más a sus hijos que el día de ayer y menos que el día después del día del padre y así sucesivamente al día siguiente.Internet

4T es en referencia a la cuarta colaboración sobre este tema, nada que ver con el mega proyecto de nuestro presidente.

Desde que mis hijos entraron a la escuela les enseñé que había tres razones muy importantes para ir a la escuela y deberían de seguir, la primera que es la más importante y que a la larga es el camino de vida, es relacionarse con otros niños, aprender a jugar, a compartir juguetes, a compartir un salón de clases, compartir materiales, a respetar a los compañeros y darse a respetar con los compañeros; la segunda ligeramente menos importante que la primera, para aprender a respetar a sus maestros, para aprender a reconocer a la autoridad, para aprender a diferenciar entre compañeritos y maestros, como los compañeritos se convertían en sus amiguitos y como sus maestros representaban la autoridad, nunca representaban una amistad.

La tercera no era tan importante por lo menos, menos importante que las dos primeras, ir a estudiar, lo importante de aprender a aprender, porque luego en edad de adultos no entienden que no entienden, pero eso sí son bien políticos, que aprendieran a hacer tareas que después de esta, el tiempo era totalmente libre, para jugar en la casa, ir con amigos, ver tv o jugar video juegos, lo que ellos quisieran.

Un buen día me manda llamar la maestra para hablar de las tareas de mi hijo, le pregunto: ¿no las está haciendo?, me dice que sí las hace, pero las hace en la escuela antes de salir de clases y la tarea es para la casa, mmmmmmmmmhhhhhh, discúlpeme maestra si mi hijo está haciendo eso, seguramente es porque está aprovechando el tiempo, malo sería que la llegara a hacer a la escuela, no le voy a quitar esa motivación, de hecho sugiero que se la respete.

Otro buen día pasa lo mismo con mi hija, pero ella no había hecho la tarea, le pregunté qué había pasado y me contestó casi, casi, “eeeeeeeeeehhhhhh es que se le ponchó la llanta al metro”, me dice es que no me dio tiempo, mi vida, estaba apenas en tercero de primaria, le digo, esta tarea te la dejaron hace tres viernes y te dieron chance de hacerlas al siguiente viernes, hoy es martes, todavía te dieron chance hasta el viernes pasado para entregarla y no solo no la entregaste, ni siquiera la hiciste porque en tres semanas no te dio tiempo, eso no es correcto, no está bien.

Harta pena le dio a mi hija que después de eso ha presentado todas sus tareas e incluso en varios proyectos le han dicho que son el mejor y todos los hizo ella sola. En segundo de primaria le encargaron una maqueta pequeña y salió triste de la escuela, le pregunte que, si habían calificado con 5 su trabajo, me dijo no, me pusieron 10, pero el mío era el más feo, le digo, no puede ser feo algo que hiciste sola y que te pusieron 10, ya lo harás más bonito. En quinto de primaria sale de la escuela y me dice eeeeeh, mi trabajo fue el mejor, lo dijo la maestra, le dije excelente y lo hiciste tu sola, y a tus compañeros los ayudaron sus papás, me dice sí.

En sexto de primaria me dice en domingo en pleno partido de los vaqueros,  me dejaron un trabajo de hacer una máquina que haga trabajar otra máquina, le digo qué horror, bueno ahorita lo vemos, cuando terminó el partido la llamé y le digo ahora sí vamos a hacer el trabajo, me dice, ya lo hice, mmmmmmmmmmhhhhh ok, donde está, me señala una caja enorme de palomitas del cine, no sé si por pena de que no la ayudé o por no quererle hacer preguntas incómodas, solo le dije, excelente. Al otro día me dice, mi trabajo fue el único que cumplió el objetivo, le digo perfecto y otra vez a tus compañeros los ayudaron sus papás y tú lo hiciste sola, me dice muy contenta, sí. Le pregunto y qué hiciste, me dice una máquina para atrapar ratones, le digo ¿Qué? ¿POR QUÉ? ¿CÓMO? me dice pus así.

Ahora en primero de secundaria sale llorando de la escuela, me dice me puse densa por una calificación, me pusieron 25 de 30 y le reclamé al maestro y ya me puso 28, le digo aaaaaahhhhhh le pregunto a qué vas a la escuela, a hacer amigos, ok a qué más, a respetar a mis maestros, ok, y luego, a aprender, ¿y aprendiste? Me dice sí, pues no le digo, a tus amigos probablemente los afectaste porque posiblemente alguno habrá sacado 17 de 30 y querían mejorar su nota hablando con el maestro y tú en tu papel de niña “nerd” utilizaste un tiempo por mejorar tu calificación, pues es que era injusto, pues no, porque entonces tú no respetaste a tu maestro, al punto de que lo presionaste para que te subiera 3 puntos más, qué horror, para que tú puedas aspirar a que en la boleta aparezca un 10 y para lograrlo te pusiste a chillar, terrible, es una actitud de frustración al “fracaso”, no es más importante sacar un 10 que respetar los tres puntos de porque vas a la escuela.

Al siguiente mes me dice, ya no me puse densa en este periodo de exámenes, ya no me sentí presionada por las calificaciones, hice mis trabajos lo mejor posible, pero sin esperar una mejor nota, le digo excelente ¿y has aprendido? Sí, todo lo he aprendido, ok, ¿y vas a reprobar alguna materia? No de hecho quedé en primer lugar con promedio de 9.8, extraordinario, aprendiste a ser tolerante y te dio mejores resultados.

Amigo lector papá, que este día disfruten más a sus hijos que el día de ayer y menos que el día después del día del padre y así sucesivamente al día siguiente.

Don Julio, hablemos del día del papá.

0
comentarios
Ver comentarios