Once Varas. Máxima contra la claustrofobia

PRI y PAN son lo mismo: Jaime "El Bronco" Rodríguez va como candidato independiente en NL
“El Bronco”  dice que si la gente no hace caso, se tomarán otras medidas Foto/Especial

Mínimo estamos a la mitad del camino de este auto aislamiento.

Amanece fresco este jueves santo en Monterrey. En la cochera de mi casa (vivo al sur de la ciudad) unas febriles y dulcemente ruidosas golondrinas reconstruyen su nido que se cayó en el invierno por accidente.

Los pajarillos regresaron a las ruinas de su casa hará unos 15 días, y, sin quejas, se pusieron a reconstruir.

Lo fresco de la mañana es una señal engañosa, porque el termómetro, dicen los que saben del tema climatológico, poder llegar a los 35 grados.

Se acaba la tercer semana de encierro, auto recetado y pronto obligado por ley.

Mínimo estamos a la mitad del camino de este auto aislamiento. Quedan unas tres o cuatro semanas más, como mínimo.

En la tele Luis Cárdenas de MVS no nos tiene buenas noticias, comenzando por aquello de que las cifras de los infectados por coronavirus, o Covid-19, o coronavirus, o, más rimbombante SARS-CoV-2, en realidad son ocho veces más altas que lo que nos habían platicado.

¿Le queda al doctor Hugo López-Gatell Ramírez, quien me dicen es experto en epidemias, el título de “Zar del Coronavirus”? Pues los apellidos dobles y rimbombantes, “muy fifís”, diría su jefe López, ya los tiene. ¿Por qué no acomodarle un título de una corona muerta hace casi 100 años o algo así?

Pero si de veras es el soberano del Covid-19, pues manda sobre él. ¿Por qué no le ordena que pare?

Y vuelvo a la receta del claustro con unas palabras de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, gobernador de Nuevo León, a propósito de las medidas ante la crisis de salud:

“Las empresas dejaron de funcionar a partir del viernes, desde el sábado andamos en friega en la calle con policía, helicópteros, perifoneos, hoy mismo vamos a bajar el uso del transporte público… Lo estoy viendo (lo de imponer un toque de queda), si la gente no hace caso lo tendremos que hacer, esta semana voy a probar si la gente hace caso, si lo hacen creo que podemos hacer que haga caso”.

Lo peor del asunto es que la gente no está haciendo caso. O no del todo.

Amanece fresco este jueves santo en Monterrey. En la cochera de mi casa (vivo al sur de la ciudad) unas febriles y dulcemente ruidosas golondrinas reconstruyen su nido que se cayó en el invierno por accidente…

Y entre tanto horror a la puerta, no me queda más que un consuelo:

Es horrible estar encerrado en un jueves santo, pero ha de ser mas horrible verse encerrado en una bolsa de plástico…

[email protected]

@obedc

0
comentarios
Ver comentarios