September 19, 2019 06:34


Ser Niñas, Ser Niños

dia del niño
Éstos son algunos de nuestros vivos recuerdosInternet

Un abrazo afectuoso y emotivo a las niñas y los niños de nuestra vida... A los que lo son y a los que habitan (habitamos) en cuerpos de jóvenes y adultos. A los niños y niñas que todavía soñamos, que nos ilusionamos y que creemos en un hoy y mañana de esperanza y paz... A los utópicos y auténticos; a los que sonreímos a la vida a pesar de la cruda realidad ... A los que recordamos las aulas y las escuelas, las canchas, patios y jardines; a los que hoy les dan vida a las escuelas con sus gritos, movimientos y travesuras... A los que corremos y saltamos, aunque sea en cámara lenta; a los aferrados a los juegos y juguetes; a las golosinas y comidas agridulces; a las y los que gustamos de comer mandarinas o naranjas a gajos, y usar tenis entre semana; a los ingenuos e irreverentes, que no profesamos la solemnidad, y que somos cómplices de la rebeldía.

Breve Encuesta Infantil

Pregunté recientemente a mis amigas y amigos: ¿Qué recuerdan de manera especial o sobresaliente de su infancia feliz? Esto me respondieron, entre frivolidades, apetitos y alegres nostalgias: “Caricaturas como los Picapiedras y los Supersónicos; Chocolates Carlos V; Chicles Negrito; las Abejitas de Sonrics; algodones de azúcar; las palomitas de maíz de la Sra. que las llevaba en una caja de detergente Ariel y pasaba cuadro por cuadro (los “cuadros”, en Tlatelolco, son los parques pequeños, entre edificios, de juegos infantiles); las quesadillas de Carlotita del edificio Chihuahua (en Tlatelolco); los chicharrones con crema de la iglesia de Santiago; la bola de tamarindo con chile y limón que vendían en bolsitas, también el mango con chile. Ahora ya no es lo mismo, le ponen demasiado chamoy y no pica... Los elotes con mucho queso limón y chile piquín, afuera de la panadería, por la noche; las muñecas Barbie; los dulces llamados “borrachitos”; los merengues y los volados con el merenguero; las tortas de chicharrón de harina con crema, de Lupita; competir con mi hermana a hacer bombas con chicles motitas; los chocolates de conejito; cabezas de pollo rostizadas, que vendían en un local del edificio Chihuahua; los helados de chicharrón, del edificio Tamaulipas, o los merengues del Sr. que gritaba: “merenguesss”; paletas de zapote...!!! Mazapán Azteca !!! y Pipo. Las bolsitas con menta que vendían afuera de la Primaria “Nicolás Rangel”. Los chicles canguro, las quesadillas de papa o frijolitos, que vendían en la escuela; el agua de horchata de la paletería del edificio Chihuahua; las tortas de frijoles de las Mil Tortas, del edificio Veracruz; pastelitos submarinos de chocolate; los twinky; las galletas mamuts; la pachicleta; los brinquitos; el chocolate molinillo en sobre; los helados de barril, que se enfriaban en envase de metal; las relledonas; los cazares; los chicles futigum; los pipiolos; las ollitas de barro de tamarindo... los chicles motita de plátano y tutifruti; las alegrías, las duquesas y las palanquetas... Una gelatina sabor Jerez, del mercado; unos pepinos, melón, mango y jícama con chile piquín Miguelito y un poquito de limón... Conitos de menta a la salida de la Primaria; una torta de mole con arroz y pechuga preparada por mi mamá tooodos los lunes... esto porque vendía caldos de gallina y los domingos enchiladas de mole... Galletas saladas con salsa; un chocolate tin larín; enchiladas y pambazos de la señora de la esquina; jugar al changay; o una torta de frijoles chinitos con chipotle de "Las Mil Tortas"; jugar Futbeis; las trompadas, las charamuscas, los trozos grandotes de dulce de menta; los helados sunday de la Colonia Narvarte, y los tacos dorados de los cocoteros en San Cosme; los lacitos de chocolate; los megachicles bombero que acababan con tu mandíbula y dientes; el bote pateado y los helados en cono del señor con su carrito de madera; una paleloca”.

Ser niñas, ser niños. Eso somos, eso fuimos. Éstos son algunos de nuestros vivos recuerdos. Quizá los más significativos. Ahí donde se jugaban los sentidos. Ahí, en las palabras, donde están presentes los niños y las niñas que hoy vivimos como adultos. Salud con un licuado de frutas y un taco de barbacoa.

 

0
comments
view comments