Sólo una gran movilización social puede obligar a los tribunales a invalidar la elección presidencial

Andrés Manuel dijo el domingo que no vamos a permitir que los priistas inunden el país con su inmundicia. Habló de que la estrategia del Movimiento Progresista es sacar adelante la demanda por la invalidez presidencial y seguir en la lucha que provea a la oposición de una política que rescate la grandeza nacional ahora tan sumida en el lodo por los intereses bastardos de los priistas y los oligarcas. Previno que no aceptaremos ninguna argucia que viole la constitución para desactivar el movimiento y se siente el precedente de que la presidencia es una mercancía que se puede comprar por los grupos de poder. Hizo pronunciamientos fuertes, firmes y un llamado claro para seguir hasta el final. Esto implica hacer una discusión en las bases sociales para desarrollar esas y otras propuestas. La Dirección de MORENA y/o el Movimiento progresista, tienen la oportunidad de ayudar a darle profundidad a las discusiones inmediatas

Nadie duda que después del 1º de julio hayan despertado amplios sectores de la sociedad. Todos, han manifestado de manera diversa su inconformidad por el intento de burlar el voto ciudadano por parte de Televisa, Azteca, Milenio y el PRI. Las plazas y calles de México han sido llenadas con la indignación y protesta por la compra del voto. Se ha alimentado la confianza de que sólo el despliegue de una gran movilización social, podrá modificar la conducta entreguista de los tribunales electorales y obligarlos a invalidar la elección para recuperar la credibilidad electoral, la verdad histórica y el espacio político del que se han adueñado las mafias  

Por otra parte, también es un hecho que todas estas fuerzas les falta cohesionarse más en sus objetivos fundamentales. Cada una de ellas hace trabajo político y convoca a acciones públicas obedeciendo a sus acuerdos internos, sin el suficiente esfuerzo por articular tiempos y protestas. La estrategia seguida por el Movimiento Progresista para dar la pelea contra el fraude y la imposición anticonstitucional del candidato del PRI, ha sido brillante y correcta. No expuso a la gente a un desgaste impensado, hemos conservado intacta nuestra fuerza y los oligarcas no han podido dislocar nuestro movimiento a pesar de su permanente campaña de desprestigio contra AMLO y Ricardo Monrreal

Sin embargo, del 1º de julio a la fecha se percibe un aflojamiento en la participación organizada de los ciudadanos y no se alcanza a ver cuáles son las directivas políticas para darle continuidad y solidez al movimiento. Algunos sectores que le apostaron al triunfo y que no lo lograron en los términos en que lo esperaban, se les cayó el ánimo y hoy, hay hechos que indican cierta desmovilización. Esto, naturalmente, tiene explicaciones y es una prioridad que nuestra base social las conozca. No puede mantenerse la información en las cúpulas del Movimiento y dejar que la gente sea víctima de la manipulación o de las versiones tergiversadas de la mayoría de los medios al servicio del poder

Urge que las directivas de todas las fuerzas que se han manifestado contra la imposición, se sienten a discutir cuál puede ser nuestra alternativa de aquí en adelante. Es necesario que haya cohesión, perspectiva política y organizativa en toda las fuerzas democráticas. No podremos responder a un país alzado contra las políticas corruptas y anticonstitucionales, si no cuajamos un proyecto en el que se recojan de manera plural los puntos coincidentes de la resistencia nacional. Ya no es suficiente ni lo mejor estar haciendo reuniones en las colonias, barrios y ciudades sólo para informar lo que en general ya sabe la gente al través de los medios democráticos. El trabajo de acercamiento a nuestras bases sociales, requiere hoy de propuestas sólidas en las que no sólo estén las cuestiones de la coyuntura sino un plan político de mediano y largo plazos que ayude a nuestro trabajo futuro

El Comité Ejecutivo de MORENA debe elaborar un manifiesto a la Nación, en el que se contenga la estrategia a seguir antes y después del seis de septiembre. El cuerpo de ese documento, debería abarcar un informe del estado que guarda la demanda de invalidez de la elección presidencial, la perspectiva política y de acción, las formas y mecanismos para informar y recoger las iniciativas de nuestra base social, el plan de trabajo de aquí al Congreso de MORENA y  nuestra participación o no, en los actos a que están convocando otras fuerzas y personalidades con motivo de las fiestas patrias

No hacer esto o no hacer nada y dejar que cada quien se desgaste con rutinas y discusiones circulares, es no percibir la complejidad de la situación actual y de la que está por venir. Para cualquiera de esos hechos posibles, hay que armar de información, argumentos y alternativas a toda la izquierda. No hacerlo puede conducir a un reflujo en nuestras fuerzas y a que se debilite la lucha que estamos emprendiendo para limpiar la basura que la oligarquía y los priistas quieren dejar tirada en el país  

0
comentarios
Ver comentarios