En órbita. De chile, dulce y de Morena

morena
Muchos se preguntan si hay cuadros genuinos.La Opinión de Quintana Roo

Ayer se llevó a cabo el registro de aspirantes que buscan la candidatura del partido Morena en los 15 distritos electorales. No todos son de cepa, tampoco tan competitivos como se hubiera pensado, algunos incluso más conocidos por sus polémicas y otros arrojados sin tino casi al vencer el plazo. Los neomorenistas están dando de qué hablar.

Lo anterior se explica por dos razones: la primera, que en el marco de las alianzas entre los partidos hubo que ceder espacios, una condición comprensible si la misión final es ganar el Congreso del estado en los comicios del 2 de junio, en manos del oficialismo. Vengan de donde vengan. “Inmoral” o no, sabrán ellos.

La segunda, es porque los oportunistas saben cómo meterse cuando la duda reina. Y si algo pesa es la confusión. Casos como los de Othón P. Blanco y Solidaridad, han demostrado que además de experiencia les ha faltado “colmillo” para administrar. No se diga para “gobernar”.

Muchos se preguntan si hay cuadros genuinos. Sí los hay; pocos, pero desde la dirigencia nacional les han pedido apuntalar a sus gobiernos municipales, acompañar las estrategias más de índole nacional en la primera etapa de lo que llaman “cuarta transformación” o sencillamente porque “los guardan para cosas mejores”, explican puertas adentro.

¿Les interesa o no conseguir el Legislativo? Pese a todo lo que se piense, López Obrador sigue cosechando popularidad en porcentajes inusitados a estas alturas aun con asuntos complejos no resueltos fácilmente. Eso, quizá creen ellos, será suficiente para que el “efecto AMLO” les dé el triunfo otra vez, como el 1 de julio del año pasado.

Pero en la cabeza del ciudadano ronda una idea que empieza a permear: Morena no arrasaría con la misma claridad que la de hace unos meses, producto de lo que ha pasado principalmente en aquellos municipios bajo su poder. Problemáticas como la inseguridad o el aparente caos administrativo, obviamente tendrían un innegable costo. Son, en todo caso, circunstancias distintas.

Por lo mismo, es prematuro calcular victorias o fracasos cuando apenas inicia la carrera y sin candidatos firmes, aunque lo mostrado no está convenciendo a sus propios militantes, menos a la ciudadanía. Así, las especulaciones se suceden con cierto temor. Tal vez no por muchos días, pues la visita del presidente de la república, programada para el próximo fin de semana a Quintana Roo, será oxígeno puro, aun cuando los temas en la mesa sean otros.

0
comentarios
Ver comentarios