August 22, 2019 22:41


ADN y la adhesión a Morena en Michoacán

ADN
ADNInternet

El dominio de la expresiones al interior del PRD nacional, y en cada uno de los Estados, jugó un papel preponderante para que existiera el comienzo de una decadencia política del partido del sol azteca, debido a la fragmentación por la lucha de las posiciones; ADN se posicionó como una de las tribus más poderosas que inclusive llegó a rebasar la superioridad a uno de los bloques más controvertidos  como Nueva Izquierda (de los Chuchos).

La mala apuesta del 2018, el pacto por México y la pelea interna fue apagando el poder, peso y fuerza del partido.

Pero eso no es todo; renuncias, desbancadas, estirones, peleas y discusiones protagonizaron parte de la dirigencia nacional por los conflictos que ya abiertamente eran evidentes por las fuga de simpatizantes al partido de MORENA.

Desde el pasado Febrero, el líder Estatal y referente de ADN, Lic. Carlos Torres Piña, que actualmente es diputado federal, renunció junto con su equipo cercano mediante un posicionamiento abierto al partido, al sustentar intereses que rebasaban los principios del partido, y un apoderamiento de un grupo que es mayoritario en el Estado comandado por “Foro nuevo sol”.

Las versiones de que alternativa democrática nacional seguiría la dirección de sus ideales por la llamada “Izquierda”, levantaron suspicacias que su próxima parada sería en MORENA; y por fin este pasado domingo aterrizaron los posicionamientos y la adhesión mediante un evento multitudinario en la ciudad de Morelia al partido del hoy presidente de la república.

En los tiempos de definiciones rumbo al cambio de gubernatura del 2021 en Michoacán, se comienzan a esbozar y construir los posibles escenarios para competir por la administración Estatal; esta aventura trae consigo, que por primera vez un partido que no sea el PRI y PRD gane los próximos comicios. Es claro que la ideología partidista, ha traído alternancia con estos dos últimos partidos; sin embargo, el oxígeno que respira el territorio Estatal, parece direccionar un triunfo del retrato e impulso que ha multiplicado el arrastre de López Obrador.

El problema y la lectura que giran en torno a las aspiraciones de ADN en Michoacán, dependen ya de las condiciones, reglas, decisiones, y arreglos que se puedan constituir al interior de MORENA. Es evidente que la figura de alternativa democrática nacional tiene presencia en gran parte del Estado, sin embargo, todos se van a querer subir al barco por la tendencia tal alta de ganar en el 2021. Es evidente que MORENA bajo el discurso, abre los espacios a la corporación e integración de cuadros que han sufrido el menosprecio o simplemente el rechazo institucional de su partido; pero aun así, ADN estará sujeto a los intereses de muchos actores que están ya impulsando sus candidaturas; eso, pudiera ocasionar conflictos internos al interior del partido, que de por sí, muchos no estuvieron de acuerdo que este grupo político emigrara a estas filas.

Sin duda ADN abre más la brecha para que MORENA gane la gubernatura con el fortalecimiento de bloques que hagan contrapeso, para poder reconsiderar que esta contienda será una lucha entre dos fuerzas; las estructura del gobierno estatal en manos de Foro nuevo sol, y la que encabece regeneración nacional.

Por supuesto que al interior del partido de MORENA en el Estado, la presencia de nuevas fuerzas, generan suspicacia y fuertes críticas que evidencian el descontento por la entrada de nuevos grupos; el problema de esto, claramente radica: que provienen de su principal partido antagónico en ideología que es el PRD. Para otros, esto suma; desde mi perspectiva: esto desinfla más las expectativas por que el PRD retenga el poder; y sin duda el gran ganador es MORENA, por lo que apunta: hacer una elección histórica para Michoacán.

ADN no tendrá el camino cómodo; habrá una estancada dirección en las dirigencias estatales y nacionales a la hora de buscar espacios, por los intereses que han manufacturado ya algunas figuras que pretenden ser candidatos al ir trazando sus metas políticas. Lo que sí es posibles avizorar es el contexto y el escenario intenso que protagonizaran PRD y MORENA en el Estado.

Como sucedió en otros estados, parece que el PRD se perfila a perder uno de sus principales epicentros y bastiones, ante la dispersión y fragmentación que ha acontecido en particular con estos dos partidos políticos; el PRD vive una inestabilidad institucional, que lo ha llevado a una profunda crisis que ha generado una batalla con las principales corrientes que en teoría, ya han sido erradicadas. Por ello, la elección del 2021, claramente no favorece al partido revolucionario institucional.

Michoacán vivirá una elección histórica; de esto estoy seguro. Habrá dos partidos que acompañaran y serán los principales anfitriones; habrá seguramente más divisiones, rupturas e inconformidades por la disputa de la gubernatura. La lógica naturalmente apunta que el partido con un alto grado de posibilidades de arrebatarle la administración al PRD en Michoacán se llama: MORENA.

El problema del PRD sigue vigente, lo que originó el conflicto y la declive fue el cortejar la cercanía con la anterior administración federal, el coqueteo con el PAN, y por supuesto el pacto por México, este último, la punta del iceberg que lo hizo perder credibilidad y severas fracturas al interior de su estructura y sus principales corrientes; esto dio paso al abandono de las filas del PRD, y la emigración a mansalva a manos de López Obrador y Morena. Ahora, se perfilan a ganar Michoacán con un movimiento que cada vez va tomando más fuerza y arrastre de la sociedad.

ADN suma una alianza importante con miras a la transición del 2021; PRD sigue perdiendo terreno y presencia en Michoacán.

El último bastión del PRD será arrebatado por la ola que viene creciendo; su nombre es Movimiento Regeneración Nacional.

0
comments
view comments