Columnas

En el año 2013 el porcentaje de financiamiento en México con respecto al PIB era del orden del 25%, al cierre del año 2020 es del orden del 35%.

La Reforma Financiera esta vinculada a que funcione la Reforma Judicial.

En el año 2013 se aprobó la Reforma Financiera, en la cual destacaban las figuras de la radicación de personas y la retención de bienes, con lo cual se modificaba el Código de Comercio y el Código Penal. De esta manera en teoría las Instituciones Financieras podrían recuperar sus préstamos y evitar el ocultamiento de los deudores y la dilapidación o disposición de los bienes objeto de garantía o embargos.

Doy mayor enfoque al tema Civil y Mercantil, debido al impacto económico positivo que puede significar para México y que son las áreas en la que realizo la práctica profesional financiera y judicial día a día. Las modificaciones al Código de Comercio, buscaban crear condiciones favorables para acceder al crédito por parte de personas y empresas, así como en caso de incumplimiento de pago la ejecución de las garantías, otorgando mayor certeza a los acreedores y deudores que participarán en un contrato de crédito y la recuperación de los recursos.

Así mismo se establecieron reglas contra prácticas abusivas hacia el cliente, ello para evitar cláusulas engañosas o el pago creciente de intereses, así como prohibir ventas atadas en productos financieros. Aunado a ello con la Ley se creó el buró de entidades financieras, el Sistema Arbitral en Materia Financiera. 

La ley autorizaba a los clientes a transferir sus créditos de consumo a otra entidad financiera o sus operaciones bancarias a otro banco. También daban mayor margen a la Banca de Desarrollo para que ampliará el mercado de crédito en especial a las MiPymes y pequeños productores agropecuarios, reglas de transparencia en los procesos de quiebra bancarias, obligar a las Instituciones Bancarias a limitar inversiones en valores gubernamentales para que asignaran más capital al mercado de crédito. 

Han transcurrido ocho años, de la teoría a la realidad que ha sucedido, que ha funcionado y que sigue siendo materia pendiente sin beneficio especifico al mercado. En el año 2013 el porcentaje de financiamiento en México con respecto al PIB era del orden del 25%, al cierre del año 2020 es del orden del 35%. Los países desarrollados andan en el orden del 150% de su PIB, pero si lo comparamos con Latinoamérica la media es del 60% y sobresalen Chile y Brasil con el 80% de su PIB.

Luego entonces si bien hay un crecimiento este es modesto y muy distante aún de las expectativas creadas con la Reforma Financiera, el crédito se ha orientado principalmente a sus portafolios de consumo e hipotecario y su mayor volumen en monto al crédito corporativo, gubernamental y grandes empresas. No así para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa y a los pequeños productores agropecuarios. Este sector de la economía mexicana son el 98% de las unidades productivas (más de 4 millones de MiPymes a nivel nacional) Estas aportan el 55% del PIB y el 80% del empleo. Pero solo reciben el 5% del financiamiento con respecto al PIB.

La citada reforma financiera ha incumplido con las actividades productivas, pues además se estimula el factoraje si es que está dentro de una cadena productiva con grandes empresas, al no estarlos recurre al capital familiar, de nuevos socios o proveedores, por lo que el equipamiento y modernización son limitados.

La actual administración tampoco ha tenido como objetivo el apalancar el crecimiento económico de las MIPYMES, la Banca de Desarrollo no tiene buenos resultados y su participación se aleja de estos sectores hace más de 30 años, se enfocó al factoraje electrónico o garantías financieras. Pero esta distante del objeto para el que tiene su mandato, por lo que es agencia de colocación del sector público financiero, la improvisación y el discurso son parte de la estrategia de los gobiernos mexicanos en los últimos seis sexenios y se descuida esa función fundamental para la economía interna y generar actividad económica en las regiones del país. Con analizar la opacidad en la información en especial en cuentas de orden y los malos resultados que reportan, reflejan que la Reforma Financiera en materia de Financiamiento sigue siendo un tema sin cumplir.

La Reforma Financiera esta vinculada a que funcione la Reforma Judicial. El proceso para recuperar un crédito es muy largo, esto es que el sistema judicial actual es complejo, costoso e incierto para las entidades financieras. En el caso de Estados Unidos, la ejecución de garantías no es mayor a 1.5 años, en Chile de dos años.

En México, se siguen ocultando los deudores, se dilapidan o disponen garantías y los jueces en su argumento de imparcialidad, son la mejor defensa para deudores morosos. La Reforma Financiera establecía Juzgados especializados, debía agilizar los procesos judiciales y no detener los asuntos por años, no hay capital contable o patrimonio en ninguna Entidad Financiera que aguante el desgaste económico de liquidez y capital de trabajo que se compromete en México en el sector de financiamiento a empresas, independientemente de su tamaño. El sistema judicial no está a la altura de las circunstancias actuales. Solo acumulan los casos y su productividad judicial es de las más bajas del continente.

La Reforma Financiera fue creada para dar certeza y estabilidad al sector Financiero y a sus usuarios. Con la polémica actual con el Proyecto de Reforma Judicial, la cual tiene como punto medular el transitorio del articulo décimo tercero, el cual señala que el Ministro Presidente Saldívar, se mantenga en el cargo por dos años más en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por lo que se considera para unos la injerencia del Presidente de la Republica y para otros la situación de generar un verdadero cambio, evitando al corrupción y conflictos de interés que han marcado al poder judicial en México y que han impedido que al Reforma Financiera y la Judicial coincidan en beneficio de los mexicanos y no solo e una minoría privilegiada que genera las fallas en estado de derecho mexicano.

Hay quienes opinan que es un acto inconstitucional y promoverán los recursos al respecto, el Ministro Presidente de la SCJN ya hizo una posición al respecto en donde el 23 de abril, en donde la SCJN, determinará si es constitucional o no la citada modificación. En mi punto de vista se genera la polémica en la arena política y no en la razón y el análisis, opinan todo tipo de personajes, que no son abogados o si bien lo son, son de escritorio, no de litigio activo y vigente, pero NINGUNO, señala porque no funciona el sistema judicial y porque su falta de credibilidad si es tan constitucional como tratan de defender tenemos un sistema judicial, que se ha caracterizado por burocracia, corrupción e ineficiencia, lo cual genera múltiples recursos de impugnación que en materia de amparo, se reviertan múltiples decisiones de jueces de distrito y del fuero común que no tiene consecuencia alguna por sus malas decisiones en el sistema actual. Creo que el tema requiere debate público de altura no con opinologos que no son abogados, sino de abogados litigantes y constitucionalistas, ministros en retiro, donde se observe y debatan con argumentos la experiencia de profesionales que aplican práctica contra los que defienden la teoría y ya no están en la práctica del litigio. Los temas de materia penal, tiene una cuerda, igual en materia familiar, laboral y en especial para los efectos de la reforma financiera en materia civil y mercantil.

No hay duda que se requiere implementar la Reforma Judicial, se requiere tener certeza de eficiencia judicial y generar con ello las medidas que permitan el desarrollo de México, necesitamos pasar de una mera expectativa ilusoria de legalidad en Meció si todos los asuntos en la materia que sea, se llevan años y años sin resolver, seguiremos retrasados, se le movió la agenda al poder Judicial. 

La suprema Corte de Justicia de la Nación es el máximo órgano judicial, son once magistrados ministros, en un país de 129 millones de mexicanos, solo 11 sabios en materia judicial (Uno propuesto por Fox; 5 propuestos por Calderón; dos propuestos por Peña y tres propuestos por López Obrador) tienen la cabeza del poder judicial. A ellos les corresponde asegurar lo establecido por la Constitución y mantener el equilibrio entre las diversas instituciones de gobierno. Lo que se resuelva, que sea en favor de México y de manera especial en el sector financiero y el sector productivo en cada región del país.

Mario Sandoval

PROMETEO (previsión/prospección)

CEO FISAN SOFOM ENR

Banquero en activo a nivel Directivo con más de 30 años de experiencia de negocios.

Ex presidente AMFE

[email protected]