Columnas

Maradona: El Diego de la gente, el Diego de los excesos

Argentinos lloran a Diego MaradonaMARCOS BRINDICCI / AP

"No llores por mi, Argentina".

No llores por mi Argentina

Mi alma está contigo

Mi vida entera te la dedico

No te alejes, te necesito

Andrew Lloyd Weber-Tim Rice

A quienes nos gusta el fútbol nos duele, al menos un poquito, el fallecimiento de Diego Armando Maradona. El Diego, el 10, fue en la cancha un ejemplo de pasión, habilidad y fuerza. Todos los que le vamos a un equipo hubiéramos querido tener a alguien que tuviera las agallas de Maradona para jugar y que nos causara la ilusión que le causó a muchos ese jugador de fútbol.

Si para el fútbol es una gran pérdida, para los argentinos debe de ser algo todavía mayor. Diego era de Argentina y de cierta manera Argentina siempre fue de Maradona. Imagine usted que, aun teniendo a Messi, jugador que a mi parecer, es muchísimo mejor que Maradona, los argentinos aun añoraban a alguien como Maradona en las canchas.

Maradona es el sueño de muchas personas que quieren sobresalir como futbolista. Diego nació en una de las zonas conocidas como Villa Miseria en Argentina, o ciudades perdidas en México. En alguna de sus muchísimas entrevistas dijo que él y su familia en ocasiones dormían con lluvia cayéndoles en el rostro. Imagine la impresión de una persona que salió de momentos donde no tenían qué comer, a ser el mejor futbolista del mundo. De no tener donde dormir a tener la posibilidad de tener todo lo que él quisiera. Todo esto puede volver loco a cualquiera. Maradona se comió al mundo, pero en el proceso, el mundo se comió a Maradona.

Diego Maradona vivió todos los matices de la vida, desde el fútbol llanero hasta jugar en las grandes canchas de Europa. Desde las selecciones inferiores hasta ser campeón mundial con Argentina. Aun con sus adicciones, creo que, Maradona no le dejó ninguna deuda al fútbol, pero el fútbol si le quedó debiendo a Maradona. El fútbol y todo lo que trae la fama y la fortuna destruyó a Diego y lo cambio por Maradona. Como Midas con el toque de oro murió de inanición así a Maradona lo consumió todo lo que el mundo le ofreció y no pudo manejar.

Maradona desde su posición de mejor futbolista del mundo denunció a los amos del negocio del fútbol. En México hizo el mejor gol del mundial y el gol que mandó a los ingleses a casa con la mano de Dios. También en México fue técnico de los Dorados de Sinaloa, donde estuvo también el multiaclamado Josep Guardiola.

Maradona nos enseñó todas las facetas del ser humano, desde la superación hasta la perdición. Diego Maradona siempre será el ídolo de Argentina, y será muy complicado que alguien más lo supere por su origen y hasta donde llegó.

El mundo del fútbol esta de luto, los que nos gusta el deporte también. Creemos que los ídolos nos durarán para siempre, pero esto nos enseña la fragilidad de la vida de los humanos, más la de alguien que como Maradona golpeó mucho todo su ser. No se si Maradona fue o es el mejor futbolista de todos los tiempos, eso es lo de menos.

Un ídolo se fue. Descanse en paz Diego Armando Maradona.