Opinión

Brasil sufre el “mayor genocidio de su historia” gracias a Bolsonaro: Lula

Brasil tiene actualmente el peor brote Covid-19 en todo el mundo, rebasando los 3 mil muertos en un día durante esta semana.
Luiz Inacio Lula da Silva
Compartir en
marzo 27, 2021 a las 05:00 CST

Bolsonaro no deja de minimizar el Covid-19 pese a que padeció el virus.

El expresidente brasileño, recién exonerado de acusaciones falsas de corrupción, Lula da Silva, atacó la desastrosa gestión pandémica del neofascista Jair Bolsonaro.

Brasil, junto con los Estados Unidos, ha sido el peor de los países en cuanto a la respuesta de la pandemia de Covid-19.

Con más de 300 mil muertos y un presidente que pese a haber padecido del virus no deja de minimizar la peligrosa enfermedad señalando de una “gripita”, la otrora poderosa nación sudamericana tiene actualmente el peor brote de la enfermedad en todo el mundo, rebasando los 3 mil muertos en un día durante esta semana.

En entrevista con la publicación alemana Der Spiegel Weekly, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva señaló que: 

"Se debe salvar a Brasil del Covid-19 y que la nación sudamericana no resistirá si el neofascista Bolsonaro continúa gobernando de la misma forma".

La irresponsabilidad de Bolsonaro no consistió únicamente en su negacionismo de la enfermedad, sino en una serie de medidas que dificultaron el acceso de vacunas para los más de 200 millones de brasileños.

¿Lula podría arrebatarle el poder a Bolsonaro?

El desastre sanitario, político y económico es más que evidente, al grado que varios miembros de la élite militar y económica brasileña comienzan a darle la espalda, lo cual podría darle la entrada a Lula da Silva para arrebatar el poder al apodado “Bolsonazi” el próximo año.

Pese a esto, en la entrevista, Lula da Silva prefiere no adelantar vísperas y llamó a concentrarse en el combate al virus y a la campaña de vacunación en Brasil.

Lo que sí queda claro es que alguien tendrá que rescatar a la nación carioca del desastre. Y esto abre una posibilidad de que los tres principales países de América latina, Argentina, Brasil y México, sean gobernados por izquierdistas el próximo año.