Columnas

A AMLO y a Trump el planeta les vale

AMLO y TrumpPresidencia

México incumple con los compromisos asumidos en el Acuerdo de París contra el cambio climático y en la ley de Transición Energética.

Nunca como ahora se había presentado tal simbiosis entre un mandatario mexicano y un estadounidense y uno de los temas en los que convergen Donald Trump y López Obrador, quizá por su cristianismo, es el de la energía y el cambio climático.

Tan similar es su posición que incluso parece que la política energética y medioambiental de México la dictó Donald Trump, por ello, un eventual triunfo de Joe Biden podría generar un choque en la relación bilateral.

En el último debate presidencial, celebrado el pasado 22 de octubre Trump y Biden hablaron sobre sus propuestas en energía y medioambiente y dejaron ver posturas diametralmente opuestas.

Para el demócrata el cambio climático y el calentamiento global son una amenaza existencial para la humanidad. Su plan energético fue aprobado por grupos ambientalistas y le permitirá generar millones de nuevos empleos bien remunerados e impulsar la transición de la industria petrolera hacia fuentes de energía renovables.

Para Trump actuar contra el calentamiento global significa perjudicar a las grandes industrias y a la economía del país. Considera la emergencia climática como un mito o una mentira de sus opositores y no considera que EE. UU. sea el segundo país con más emisiones de dióxido de carbono, 14% sólo por debajo de China con el 29%.

En los cuatro años de su mandato ha favorecido el uso delpetróleo y el carbón y eliminó cerca de setenta leyes medioambientales, lo anterior según un análisis elaborado por The New York Times a partir de datos de las universidades de Harvard y Columbia.

El mandatario además emitió una orden ejecutiva para reducir las barreras regulatorias al desarrollo de proyectos de petróleo, gas natural y carbón y reemplazó el plan sobre energía limpia de Barack Obama que establecía límites estrictos a las emisiones de carbono de las centrales eléctricas de carbón y gas. También se salió del Acuerdo de París, el principal acuerdo mundial sobre medio ambienteque reúne a 200 países.

¿Se copian o le ordenan?

La similitud entre la política de Trump y AMLO es evidente,en el sermón que desde su púlpito ofreció AMLO el pasado lunes, habló de su gira por Coahuila y se quejó por la entrada de energías renovables. “Luego, ahí cerca visitamos la planta de generación de energía eléctrica con carbón, que está subutilizada, tiene ocho generadores y apenas produce energía eléctrica con uno; siete están parados por la política a favor de las empresas particulares que generan energía eléctrica y les venden energía eléctrica a precios elevados a la Comisión Federal de Electricidad”

Como Trump, AMLO señala que el cambio climático es una farsa, un “sofisma” dijo y explicó “¿Qué es un sofisma? Es una mentira”.

”Y el otro sofisma es el de las energías limpias. Se vuelven estos mercaderes, ambientalistas; y como tienen acompañantes, en los medios de información tratan de engañar, que nosotros lo que queremos es contaminar a México y que estamos en contra del medio ambiente”.

No es nuevo el posicionamiento del camarada presidente, desde que llegó al poder apostó por las energías tradicionales y más contaminantes, como el combustóleo, la gasolina, el diésel y el carbón, dejando a un lado la apuesta por las renovables que en los últimos años había predominado en el mercado mexicano.

El cambio de rumbo ha provocado que México incumpla con los compromisos asumidos en el Acuerdo de París contra el cambio climático y en la ley de Transición Energética.

Al igual que Trump, modificó una serie de leyes y reglamentos para frenar las energías renovables: el decreto de CENACE para cambiar las normas sobre los proyectos privados de generación de energía renovable, restóautonomía a la CRE y la CNH; la SENER emitió nuevas disposiciones que dan al gobierno un margen más amplio para controlar el proceso de aprobación de nuevos proyectos de energía renovable y se cancelaron las subastas de energías renovables.

Aunque con discursos mañaneros trató de borrar del T-MEClo negociado en materia medioambiental y energética, pero, Kenneth Smith, quien fuera jefe negociador del Acuerdo aclaró que éste incorpora los parámetros de apertura de la reforma energética del 2013 y, por lo tanto, otorga herramientas de defensa a las empresas extranjeras.

Hasta el programa Sembrando Vida, que dice AMLO que nadie lo tiene, es un programa similar al que lanzó Trump junto con el multimillonario filántropo Marc Benioff para sembrar un Billón de Árboles y así combatir el cambio climático.

¿Qué pasará si gana Joe Biden con la política energética de México, el carbón el petróleo y Dos Bocas? ¿Se retomarán las energías renovables? ¿Apoyaremos la transición energética o se seguirá fastidiando al mundo con tal de favorecer a los amigos de la 4T como el senador Armando Guadiana Tijerina el “rey del carbón”?