... @CiroGomezL y @LVidegaray @aurelionuno @lopezobrador_ @osoriochong @MFBeltrones @ManceraMiguelMx

... @CiroGomezL y @LVidegaray @aurelionuno @lopezobrador_ @osoriochong @MFBeltrones @ManceraMiguelMx
... @CiroGomezL y @LVidegaray @aurelionuno @lopezobrador_ @osoriochong @MFBeltrones @ManceraMiguelMx

?¿Y el secretario de Hacienda y candidato Luis Videgaray??, es el título de la interesante columna que Ciro Gómez Leyva ha publicado en la web de Radio Fórmula. Sintetizo lo expresado por el periodista que conduce el noticiero radiofónico más escuchado en México:

1.- ?Hace no mucho, uno habría supuesto que a horas de que se votara la ley de ingresos y el presupuesto 2016, el secretario de Hacienda y prometedor candidato del PRI a la Presidencia de la República estaría en el centro de la atención política?.

2.- ?No es así. Se extingue la primera mitad del sexenio y Luis Videgaray parece haber dejado de ser nota. Parece haberse perdido en el espacio?.

3.- ?Desde hace semanas, Videgaray ha estado al margen de la polémica y las acciones llamativas?.

4.- ?Quizá sea su estrategia?.

Pienso que, sin duda, esa es la estrategia del que Gómez Leyva considera ?el único secretario genuinamente funcional del gabinete. El estratega, organizador, operador, negociador, embajador, vocero. Y el hombre a quien algunos analistas y protagonistas siguen viendo en una posición de privilegio en las combinaciones del 2018?.

Pienso que no es mala estrategia. Porque, sin duda, a veces las ausencias se notan más que las presencias.

Además de eso, el que se mueve poco en las épocas turbulentas se equivoca menos que el obstinado en retar a todo y a todos.

Veamos:

La ofensiva de Aurelio y su primer error

¿Es el momento del secretario de Educación, Aurelio Nuño? Sin duda. Es el político de moda, el más polémico, el más atrevido. La suya es la inteligente construcción de una candidatura presidencial. Pero está siendo tan temerario que, quizá, ya cometió un error, el que apunta en su columna de SDPnoticias la aguda analista Mayra Jazbeth Martínez, @mayraveracruz en Twitter.

¿Cuál es ese error? Haberse lanzado contra Andrés Manuel López Obrador y su proyecto educativo, ?que no es nuevo, de crear instituciones educativas en las demarcaciones donde va a gobernar Morena?.

Estoy totalmente de acuerdo con Mayra: ?La Universidad de la Ciudad de México (UCM) que creó como jefe del DDF y antes, la Universidad Popular de la Chontalpa (UPCH) que creó en Tabasco, son hoy dos instituciones ante las cuales no funciona el discurso del titular de la SEP de que ?hay temas que no se vale utilizar de manera política?: las dos reciben recursos públicos de la dependencia a su cargo, directa o indirectamente, y forman, con deficiencia, ciertamente, a muchos jóvenes que de otra manera no podían tener acceso a la educación superior?.

La colaboradora de SDPnoticias dice la verdad: ?Podrá discutirse que es irresponsable crear instituciones sin hacer estudios previos, sin que la SEP revise planes de estudios o sin la planificación de presupuestos que se requerirá en el futuro. Pero ojalá que alguien le diga a Nuño que lanzarse contra la propuesta de AMLO, acusarlo de ?oportunista?, es en los hechos, ir en contra de las oportunidades educativas para muchos mexicanos. Y eso no le ayuda ni como titular de la SEP, ni como probable aspirante presidencial en 2018?.

Carajo, no es lo mismo pelear con la desprestigiada CNTE ?aplaudo lo que en ese tema ha hecho Nuño, sin duda? que enfrentar al político con mayor autoridad moral en México, López Obrador, además en el terreno que mejor domina el tabasqueño, el de la lucha por la igualdad de oportunidades.

Aurelio Nuño puede derrotar a Andrés Manuel López Obrador en muchos batallas, pero no en la mencionada de la creación de universidades, buenas o malas, para ofrecer opciones a los jóvenes más pobres que no encuentran cupo en las tradicionales instituciones de educación superior.

El Bronco contra el mundo

No es Aurelio Nuño el único aspirante que está acaparando la atención y que, por acelerado, también se está equivocando. Otro es Jaime El Bronco Rodríguez, gobernador de Nuevo León. La innegable popularidad de El Bronco podría no servirle de nada si insiste en:

1.- Sentirse el gran manipulador de las emociones de los nuevoleoneses. Dijo en La Jornada que gracias a él, y solo a él, al presidente Enrique Peña Nieto se le quiere en Nuevo León. Qué tontería. Pero dijo más todavía: que si EPN no sigue el consejo de Jaime Rodríguez y contrata a Rodrigo Medina, entonces él, El Bronco, se encargará de que se le odie en tierras nuevoleoneses.

Al margen de que opino que Peña Nieto no debe por ningún motivo contratar a Medina, lo cierto es que expresiones como las citadas evidencian que Jaime anda medio chiflado, y esta es la peor imagen que un político puede dar en un país asustado por tantos políticos desequilibrados que han llegado al poder.

2.-  Decir, sin evidencia, que grandes empresarios de medios, como Francisco González, de Milenio y Multimedios, y Emilio Azcárraga, de Televisa, cometieron actos ilegales en Nuevo León. Si El Bronco tiene pruebas contra ellos, debería presentarlas y, naturalmente, proceder con todo el peso de la ley. Si no, tendría que dejar de molestar a dos hombres de negocios que generan muchos miles de empleos. Los electores tienden a desconfiar de quienes atacan tanto a los emprendedores.

AMLO y su error en El Vaticano

Sin duda, es muy bueno que el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador viaje por el mundo no solo para dar conferencias políticas, sino también para vacacionar. Antes no lo hacía por un feo complejo personal. Ya lo superó, qué gran noticia.

Pero por acelerado ?AMLO busca la candidatura presidencial todavía con más pasión que Nuño y El Bronco?, el tabasqueño cometió un terrible error: se vio vulgarmente oportunista visitando al papa Francisco en la Ciudad del Vaticano. Peor aún, quiso presentar como una audiencia privada lo que fue un saludo de paso.

Más allá de que a mí me molesta que políticos tan destacados fomenten la superstición religiosa, lo cierto es que con lo que hizo Andrés va a caer muy mal a los católicos mexicanos. No se vale usar a una figura como el papa argentino para lucrar políticamente.

La estrategia Videgaray

A veces lo que conviene es aplicar la enseñanza de Ludwig Wittgenstein en el Tractatus lógico-philosophicus: ?De lo que no se puede hablar, mejor es callarse?.

La verdad de las cosas es que no son tiempos para hablar de futuro, esto es, de las próximas elecciones presidenciales. Son tiempos de trabajar en prudente silencio para superar tantos graves problemas que hay en México.

No está el país para que sus políticos se desgasten en diálogos oportunistas con el papa Francisco, tampoco para rechazar proyectos indudablemente benéficos como las universidades populares de Morena y, claro está, no debe haber espacio para los que insisten en pelearse con los grandes creadores de empleo.

Un tipo tan inteligente como Videgaray sabe que moverse con prudencia minimiza la posibilidad de cometer errores.

Videgaray también entiende que, muchas veces, la persona que más se nota en las borracheras ?y estamos en la estruendosa parranda sucesoria? es la que no asiste, porque todos los beodos se la pasan criticándolo por no seguirles el juego, algo que normalmente obliga al cantinero ?es decir, al dueño de las bebidas, las botanas, las copas y las mesas, que por supuesto no se embriaga?, a terminar opinando que el único sensato es el que no quiso acudir a la fiesta.

Beltrones, Osorio Chong y Mancera

No es Videgaray el único que sigue la estrategia de la prudencia y que prefiere nadar de muertito en arroyos tranquilos esperando que se ahoguen los lanzados a las aguas turbulentas del río peligrosísimo de la sucesión presidencial.

Igualmente juegan a no darse a notar, no por el momento, el líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera.

Entienden todos ellos que, como en las carreras ciclistas por etapas del tipo del Tour de Francia, los que pedalean a lo loco antes de tiempo, se queman, truenan y no llegan con fuerza a las montañas durísimas en las que todo se decide.

0
comentarios
Ver comentarios