24 de septiembre de 2021 | 15:43
Opinión

    No se quiere ir @lopezdoriga, producto caduco

     Joaquín López Dóriga ya no es útil a la empresa para la que presta sus servicios de periodista –lector de noticias editadas-.
     
Joaquín López Dóriga ya no es útil a la empresa para la que presta sus servicios de periodista –lector de noticias editadas-.
    Compartir en

     

    El más reciente artículo de Joaquín López Dóriga en Milenio del viernes 13 hace referencia a su posible jubilación, ahora a la edad de 60 años para los petroleros de PEMEX, anteriormente era a los 55; Joaquín con 68 menciona que los periodistas no se jubilan. Es cierto no se jubilan, son corridos, expulsados, porque caducan, dejan de ser útiles al patrón, productor o editor; dejan de servir a los intereses que anteriormente sirvieron con eficiencia, ejemplos todos.

    El título me extraña ?el nivel- ?Jubilación, la weba? de un comunicador tan visto y escuchado; el poco cuidado a sus palabras y más cuando son escritas; weba es una palabra que no existe en el diccionario, la más cercana sería hueva (masa de huevecillos de ciertos pescados, encerrada en una bolsa oval) si embargo sé a lo que se refiere en la comunicación de personas sin preparación ni estudios es sinónimo de flojera, pereza, debilidad o cansancio.

    Dice el artículo muy personal de Joaquín que conversó con su jefe Leopoldo Gómez, vicepresidente de noticieros Televisa, sobre el tema a pregunta expresa de él. Según él ?la garantía es mientras sirva? efectivamente, la jubilación es una práctica que no solo depende del interesado, sino también en gran medida de la empresa a la que servimos, nos jubilan porque ya no somos eficientes, idóneos o útiles a los intereses de la empresa en ese momento. Y nos tenemos que ir ?en el mejor de los casos- jubilados. http://www.milenio.com/firmas/joaquin_lopez-doriga/Jubilacion-weva_18_627717258.html

    Joaquín López Dóriga ya no es útil a la empresa para la que presta sus servicios de periodista ?lector de noticias editadas-. En enero de 2016 ya no estará en las pantallas; actualmente representa un lastre, una piedra en el zapato de Emilio Azcárraga, que está haciendo perder ingresos y participación de mercado. Su imagen ya no vende, es decir no atrae; como en su momento le sucedió a Abraham y Jacobo Zabludovsky, la diferencia es que la talla y nivel de Jacobo fue muy superior y les presentó la renuncia en su cara luego que le habían quitado el noticiero de medio día a Abraham, su hijo. Jacobo salió con la dignidad muy en alto, jamás habló de la empresa que siempre consideró su casa y que no hizo nada para retenerlo o agradecerle de algún modo los casi 50 de servicio y 27 años del noticiero 24 Horas; del que fue fundador, creador y conductor. La renuncia de Jacobo en solidaridad a la de su hijo Abraham y su labor posterior en de 1 a 3 por Radio Red lo describe de forma íntegra; su renuncia le fue benéfica a los intereses de Emilio Azcárraga Jr. Se fue por la puerta grande pero sin un peso, cuando los niveles de teleaudiencia estaban por los suelos. Lo mismo ahora con Javier Alarcón de Televisa Deportes es expulsado sin explicación y bajo amenaza de demandarlo penalmente por fraude o desfalco por más de 10 millones de pesos, justo cuando, aun haciendo uso de las hermosas modelos, el rating no subía. Poco antes Miguel Gurwitz que entró de la mano de Alarcón fue sacado de televisa ya que Telemundo le hizo un ofrecimiento para obtener el triple de ingresos en USA, Miguel trató de hablar con su jefe Javier Alarcón pero éste le amañó un contrato para que no pudiera laborar en televisión y fuera vetado, Gurwitz ya no pudo ingresar a Telemundo. La salida de Javier Alarcón no es nada clara aún. Como las noticias de Televisa.

    Lo único importante para un comunicador de masas es el nivel de credibilidad, la confianza que le tenga su audiencia, don Joaquín representa todo lo contrario y arrastra a toda la empresa. Es solo una caricatura de vergüenza en las redes sociales.

    La reestructura de Televisa está en marcha y para no seguir perdiendo participación de mercado la salida definitiva de Joaquín López Dóriga para enero de 2016 es una realidad. Aunque no lo quiera don Joaquín que es como nosotros, un simple asalariado. No le van a preguntar qué opina o si le gusta. Mientras las conjeturas sobre su relevo es el tema y de todos los posibles aspirantes en la nómina de Televisa a mi juicio solo dos son verdaderas profesionales con el nivel: Karla Iberia Sánchez y Denisse Maerker, pero no se preocupen ninguna de ellas lo será, a los patrones no les gustan las mujeres, menos competitivas, inteligentes y sobresalientes. En ese aspecto para esa área específica de informar los dueños de Televisa son mediocres y si hay varios aspirantes a copia y semejanza de un López-Dóriga recargado.

    Gracias por su lectura y #RT

    @raulcaraveo

    *Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM-Iztapalapa, cuenta con estudios de maestría en administración y diplomado en derecho electoral incompletos. Ha sido analista de estudios económicos en PEMEX, catedrático de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación, y de la Facultad de Psicología ambas de la Universidad Veracruzana, consejero electoral local del IFE-INE de 2005 a 2015 en Quintana Roo. Representante de Roche en Quintana Roo, ex profesor de instituciones de educación particulares; ex asesor de la XIII legislatura local; colaborador para diferentes medios de comunicación; actualmente Conalep Q Roo.