Columnas

Lamento el dolor de Hope, pero desinforma y complica la lucha contra el Covid-19

Hospitalización por coronavirusAndrea Murcia/Cuartoscuro

Cualquier problema respiratorio, asma incluido, es Covid hasta que no se demuestre lo contrario.

Alejandro Hope, articulista de El Universal, ha contado que a media noche le llamó su sobrina llorando. El padre de la menor, de poco más de 40 años de edad, cuñado del articulista, estaba derrumbado en el piso con un fuerte ataque de asma, es decir, con problemas respiratorios serios.

No aclara Hope si su cuñado era asmático… El dato es importante precisarlo porque el asma bronquial después de los 40 años de edad es muy rara. A pesar de ello, se debió haber sospechado que se trataba de Covid-19.

Hope corrió a la casa de su cuñado y pidió una ambulancia,. No había disponibilidad en los servicios públicos, así que contrató una privada.

Narra Hope que los paramédicos y él tuvieron una duda: ¿a dónde llevar al enfermo respiratorio grave, a un hospital Covid o no Covid?

Asegura el columnista que no era un caso Covid, sino de asma. Basa su afirmación en que su cuñado no había tenido otros síntomas.

Increíble que no haya visto Alejandro Hope las conferencias de prensa de Hugo López-Gatell ni leído los artículos y tuits de infectólogos importantes como Francisco Moreno (Centro Médico ABC) y Gustavo Reyes Terán (Secretaría de Salud).

Lo fundamental para sospechar Covid es el problema respiratorio, no los otros síntomas.

Resulta lamentable que un informado líder de opinión como Hope no sepa que cualquier problema respiratorio (causado por asma, por un infarto, etcétera), en la actual situación, en tanto no se demuestre lo contrario, ¡es sospechoso de Covid y como tal debe atenderse, sobre todo si es un caso grave!

Según Hope, los paramédicos le dijeron que sin otros síntomas a su cuñado no se le iba a aceptar atender en una clínica Coviod. Es falso. Si eso le informaron, debe demandarlos. Si tal cosa entendió, qué pena que Hope haya complicado la situación de su cuñado por no tomar una decisión firm.

Al enfermo lo llevaron, equivocadamente, a un hospital No Covid, donde por protocolo no lo iban a atender sin antes hacerle una prueba.

Buscando otro hospital No Covid, murió el cuñado de Alejandro Hope.

Me entristece lo que pasó. Desde aquí, un abrazo al señor Hope y su familia.

Pero Alejandro Hope se equivocó. Antes de escribir este comentario hablé con dos médicos del sector privado, uno infectólogo, y el otro, intensivista.

Los dos habrían llevado de inmediato al cuñado de Hope a un hospital Covid para que, casi seguramente, lo intubaran de inmediato.

Si no hubiese sido Covid, hubiera habido portunidad de llevarlo a otro hospital.

¿Que hubiera habido riesgo de contagio? Sin duda, pero así están las cosas en todo el mundo.

No hablo desde la falta de experiencia personal, por cierto.

En dos meses, mi mamá, internada en Monterrey en un casa para gente con Alzheimer, tuvo un serio problema respiratorio. Se pensaba que no era Covid porque nadie más en ese lugar se había infectado. Aun así, se le llevó a un hospital Covid. De inmediato pasó a terapia intensiva. Se le hizo la prueba diagnóstica y no tenía el Coronavirus. Cuando la estabilizaron volvió a salir negativa, y en ese momento se fue a otro lugar a recuperarse. Ahora está bien.

Tengo un hijo y una hija y cinco nietos. Tres de los niños se contagiaron. Dos libraron el Covid sin problemas y casi sin síntomas. El mayor la tuvo más difícil —dos semanas después de superado el Coronavirus le atacó la Enfermedad de Kawasaki, que está  toreando satisfactoriamente.

El más pequeño de los niños, de meses de edad, tuvo un problema que no se sabía si podía ser Covid o no. Ante la duda, estuvo varias horas en la sala Covid de un hospital para revisiones y análisis; mi hija, negativa en la prueba, en todo momento lo acompañó, sí, con el riesgo de contagiarse. El bebé resulto negativo, se le hicieron en ese lugar los exámenes iniciales y fue a completar su diagnóstico a un área no Covid.

En su dolor infinito, Alejandro Hope desinforma y genera pánico. Termina su artículo con fuertes críticas al sector salud. Dice: “Hay muchas camas (de hospital) vacías, pero muchos féretros llenos y muchas familias enlutadas”. Como la suya, sí.

Me entristece lo que le pasó, pero Alejandro Hope no tomó las decisiones adecuadas. Entiendo su lealtad a Felipe Calderón, pero no se vale culpar de esa manera al gobierno del presidente López Obrador solo por pertenecer a otro grupo político.