Columnas

Cristóbal Arias jugará su tercer intento por arribar al Solio de Ocampo.

Michoacán se sumará a la lista de estados que derrotará sin contratiempo al Bloque Amplio Opositor.

Hoy afirmó Roy Campos que la lucha por la sobrevivencia política de la oposición está al borde del precipicio.

Apenas ayer con toda la claridad fundamentamos la fractura que padeció y vivió la alianza en Nuevo León. Lo que era una maravilla en teoría, se convirtió en una desgracia para la oposición. Cada uno tomó distintos caminos a pesar de los acuerdos tomados desde la ciudad de México. Por esa sencilla razón, en Morena, reina la certidumbre de un triunfo. El mismo contrapeso ha sido su mejor aliado.

Lo propio pasará en Michoacán: último epicentro del perredismo. Dejará de serlo en 2021 para cederle las llaves del despacho a Morena. Nada puede salvar la crisis institucional que padece el territorio desde hace décadas. El PRD tendrá que asumir el costo político que él mismo minó dentro de sus cuadros; no aprendió; tropezó y aceleró su final que acumuló en 30 años de claroscuros.

Michoacán

Hace un mes esa idéntica predicción la anticipó Parametría en un estudio completo que divulgó. Justamente esa misma proyección, la ratificó consulta Mitofsky que realizó una investigación con posibles escenarios en alianzas rumbo a las elecciones intermedias del 2021. En lo que respecta a la primera institución que citamos en este fragmento, los resultados fueron contundentes en favor de Morena y Cristóbal Arias Solís. Ahí, se colocó con 48% de la intención de voto, con apenas 19% del bloque amplio opositor. Asimismo, Roy Campos mostró su análisis mensual de noviembre donde corroboró que, a pesar de la asociación de la oposición, regeneración Nacional y Cristóbal triunfarán.

A pregunta expresa si el día de hoy fuera la elección para elegir al próximo Gobernador de Michoacán, ¿por cuál alianza votaría?, ahí, consulta Mitofsky fundamentó que, la oposición aliada, fracasará. Los porcentajes fueron contundentes. Morena y sus posibles aliados alcanzarían cifras entre casi 31%; en lo que respecta al PRI, PAN y PRD, ya sumados obtienen 25%, es decir, una diferencia de más de 5 puntos que, en términos reales de población, son enormes y decisivos para vencer con votos el ejercicio democrático del 2021.

En los escenarios entre punteros, lógicamente se midió a Cristóbal Arias Solís porque es el que garantiza más poder de convocatoria e inclinación de intención del voto con Morena como una combinación potencialmente en competitividad. Ahí, apareció Cristóbal en tres esquemas diferentes.

En el primero, Obtendría un triunfo Morena con Cristóbal Arias Solís con más del 28.1%, con 23% del Bloque sí la encabeza Marko Cortés. En el segundo escenario, Víctor Silva sería aplastado en términos políticos por el Senador Arias Solís con 29%, sobre 18% del BOA; y por último, el oriundo de Churumuco doblegaría en una votación de 2 a 1, al medio hermano del gobernador, Silvano Aureoles. En esa percepción, el Vicecoordinador de regeneración Nacional en la cámara alta, triunfaría sin contratiempos con una proyección cerca del 30%, con tal solo 15% de Toño García.

Esa tendencia similar la fundamentó igualmente Parametría. Entonces, se reforzó un asunto que hemos venido reiterando en todos los espacios de opinión: el bloque opositor es un fracaso. Lo fue en 2018 y a pasar de la hecatombe, no aprendieron la lección que tenían que refundarse, sobre todo el perredismo que está en vísperas de la extinción. Si bien, aunque aún falta poco, esto está prácticamente saldado desde hace tiempo. Morena ganará los comicios de Michoacán con un abanderado histórico como referente en las boletas.

Cristóbal Arias jugará su tercer intento por arribar al Solio de Ocampo. Su alta probabilidad de lograr acceder al despacho acrecentó con el ejercicio de consulta Mitofsky del día de hoy, sobre todo por el tema de las coaliciones que levantó falsas expectativas en algunos medios de comunicación que hicieron pronósticos desatinados sin considerar que, sumados, la desconfianza crece potencialmente porque sus personajes carecen de liderazgo. El flagelo y la afrenta no han cicatrizado viejas heridas entre sus principales cuadros. 

Ahí está la fractura en Nuevo León. Zambrano traicionó al PAN. Antes ya había anunciado una coalición y por último la rompió. No hay ni certeza entre ellos mismos; genéticamente prevalece más su interés personal. Así se mueve el BOA, bajo la inconsistencia y la incoherencia política.

Por esa razón más allá de que, ni juntos vencerían a Morena, su visión atraviesa por una etapa complicada. Sobre todo para el PRD, que se despedirá de Michoacán en medio de los desastres y la sumisión doctrinaria. Con todo y eso, Cristóbal Arias Solís ganará la gubernatura porque ha demostrados dos aspectos fundamentales: es la carta más fuerte entre militantes y simpatizantes de Regeneración Nacional, lo mismo, de la población en general que ha depositado su confianza. Y por último, el oriundo de Churumuco se impone en la totalidad de escenarios sobre cualquier aspirante del Frente Amplio Opositor.