Parálisis política. La riqueza se genera, no se distribuye, lo que se distribuye es el trabajo

Dinero
El dinero de los impuestos se debe de utilizar para facilitarle la vida al pueblo bueno y sabio Moisés Pablo/Cuartoscuro

La mentalidad del socialista es que si el rico tiene menos ya son más parecidos, aunque el pobre no reciba más.

De acuerdo a la política del presidente Obrador, la riqueza debe ser distribuida, por lo que redujo los sueldos de los altos funcionarios para distribuirlos entre ninis, aunque ya se acaban de subir el sueldo los diputados, bueno, pero los ninis no trabajan, eso no importa, tienen para gastar y eso es desarrollo, pues ni es desarrollo ni es crecimiento.

Un diputado de los llamados socialistas le reclamaba a Margaret Thatcher cuando era primer ministro de Gran Bretaña, que la brecha entre los más ricos y los más pobres era cada día más grande, que la forma de distribuir la riqueza, debería de cambiar, Margaret Thatcher le respondió que no, que lo que él proponía es que hubiesen menos ricos y los pobres siguieran siendo pobres y eso más temprano que tarde termina por afectar la economía de la nación, que era mejor que la riqueza se incrementara para que la pobreza se disminuyera.

La fórmula no es complicada, si no hay inversionistas (que se hagan más ricos) no hay empleos, para que la gente sea menos pobre, porque el gobierno no tiene la capacidad de generar los empleos que generan los inversionistas, ni toda la gente pobre tiene la capacidad de auto emplearse como para sustituir los empleos generados por un inversionista. El trabajador no arriesga nada, por el trabajo que desempeñe recibirá una remuneración, el inversionista si arriesga dinero y sus responsabilidades crecen para pagarles a los trabajadores que contrate, gane o no gane utilidades. Por ejemplo, los pozos en aguas profundas, los inversionistas que le entren a este asunto de las aguas profundas, tendrán que correr con todos los gastos por más de cinco años, antes de que puedan extraer el primer barril de petróleo. Los trabajadores cobrarán su catorcena, semana, o quincena regularmente, no esperarán más de cinco años para que les empiecen a pagar.

La mentalidad del socialista es que si el rico tiene menos ya son más parecidos, aunque el pobre no reciba más. Al político socialista le encanta distribuir el dinero de los impuestos aunque ellos no los hayan generado, y es que la administración de un país no es determinar quiénes van a tener menos dinero y quienes más, por ejemplo, el gobierno está obligado a tener las medicinas para los niños con cáncer, porque mes a mes, millones de trabajadores pagamos nuestras cuotas de seguridad social para que haya, aunque millones gracias a Dios no las necesitemos, pagamos para que haya para quienes las necesitan, sobre todo tratándose de niños, el gobierno no puede determinar cancelar las quimioterapias por el hecho de quererse ahorrar un dinero, o no puede ponerse a correr médicos mexicanos para contratar médicos cubanos, así no funciona.

El dinero de los impuestos se debe de utilizar para facilitarle la vida al pueblo bueno y sabio, por ejemplo así como le llevaron agua a los chilangos para que con el simple hecho de abrir la llave les llegue agua desde cientos de kilómetros, ok, eso ya se logró, ahora hay que ir a otras poblaciones para que suceda lo mismo, lo mismo con la luz eléctrica, pero no que llegue un poste de luz a un pueblo lo más lejano de la civilización como sucede en la película “la ley de herodes”, que llegue la luz.

No entiendo por qué el gobierno no ha llevado a cabo un programa como el Infonavit, para que los dueños de casas puedan adquirir sus paneles solares y la luz le salga más barata o distribuirla mejor y llegue a los poblados más lejanos y no solo a las grandes ciudades, o por qué no regresarle al pueblo bueno y sabio en los litros de gasolina que compra con un precio menor, parte de las utilidades de PEMEX si el petróleo es de todos los mexicanos y no solo de los políticos, así como le hacen en Venezuela, por ejemplo.

Pero eso no es distribución de riqueza, eso es un uso adecuado de los impuestos, la riqueza no se distribuye, se genera, como le hace Carlos Slim, no de gratis está pegado al presidente López y le echa porras, no, al parecer él es el punto de coordinación de 1600 proyectos de infraestructura en el país, eso no es ninguna obra social, eso es generar riqueza, él va invertir y alguien le tendrá que pagar, lo que gastó más la respectiva utilidad con la que seguramente seguirá invirtiendo para generar más riqueza, y la gente seguirá manteniendo su nivel económico porque quien está arriesgando su dinero es el inversionista, no la gente trabajadora, la gente trabajadora obtiene el dinero por lo que es contratada, para tener más dinero se las debe de ingeniar de otra forma, pero para poder tener mucho dinero como los inversionistas es que hay que invertir mucho dinero como los inversionistas y generar muchos empleos.

Cuando se genera riqueza, se generan fuentes de empleo y si el pueblo bueno y sabio tiene empleo, pues tiene dinero con qué gastar, entonces habrá muchos locatarios que puedan ofrecer sus productos al pueblo bueno y sabio que está ganando su dinero quincenal o semanalmente por el trabajo desempeñado.

Pero cuando el dinero de los impuestos se utiliza para mantener a un expresidente extranjero, así no funciona, aunque el presidente López diga que es una mezquindad, mezquindad es haberles quitado su pensión a los expresidentes que de sobra ya demostraron que han dado mejores resultados que el presidente López, y no tener que mantener a un señor que fue rechazado por su pueblo. Las becas solo se deben permitir a los adultos mayores o a los discapacitados que por circunstancias naturales de la vida van perdiendo sus competencias, además que no logran una pensión, no que hay adultos mayores que cobran su propia pensión, la pensión del finado esposo o finada esposa y además la beca del gobierno federal y si se puede la estatal, por ejemplo. 

0
comentarios
Ver comentarios