AMLO en el avión: respuesta a @JorgeGCastaneda con @lopezdoriga y a @SergioSarmiento en @Reforma

AMLO varado en el avión
Creo que son muy malos los argumentos de ambos analistas contra la decisión de AMLO de viajar en aerolíneas comerciales...Internet

Jorge Castañeda ayer con Joaquín López-Dóriga, en Radio Fórmula:

1. Dudas no, afirmaciones sí

Dijo Castañeda: Que iba a plantear dudas, preguntas, no a realizar afirmaciones sobre el hecho de que que el presidente electo López Obrador tuvo que permanecer varias horas esperando en un avión comercial y otra más en la terminal de Huatulco.

Mi comentario: Lo único que no planteó el señor Castañeda, a quien aprecio, admiro y respeto, fueron dudas. Jorge se concretó a realizar afirmaciones, con las que no estoy de acuerdo; esto es, hizo lo que dijo que no iba a hacer.

2. Nos criticó a quienes pensamos que AMLO hace bien al volar en aviones comerciales

Afirmó Castañeda: Que estamos equivocados quienes pensamos que eso demuestra que AMLO es cercano a la gente, que sufre las vicisitudes de todos los mexicanos. Porque no todos los mexicanos viajan en VivaAerobus.

Mi comentario: En efecto, no todos los mexicanos viajan en avión. Pero la inmensa mayoría de quienes lo hacen por trabajo o placer, utiliza aviones comerciales. Solo unos cuantos, minoría de minorías, viajan en aviones privados. Andrés Manuel es como los millones que no tienen para pagar su propio avión. Si se niega a utilizar las aeronaves del Estado Mayor Presidencial se debe a que quiere predicar con el ejemplo. Y eso es muy positivo. Sobran políticos que no se bajan de los aviones privados, propiedad del gobierno o de empresarios que se los prestan como una forma de corrupción. Andrés no quiere hacerlo. Ya hay gobernadores que, para no salir perdiendo en las comparaciones, han dejado los aviones privados.Qué buena noticia.

3. Eso no demuestra sencillez

Afirmó Castañeda: Que no está de acuerdo en que ello demuestre la sencillez del presidente López Obrador.

Mi comentario: Un analista tan inteligente como Jorge Castañeda es exeperto en muchos temas. Pero hay uno, en especial, que no ha estudiado ni mucho menos vivido: la sencillez. Tiene Jorge el problema de la mayoría de las personas excesivamente talentosas: a veces no pone los pies en la tierra. Y no me refiero a que Castañeda sea un tipo mamón, claro que no lo es: todo lo contrario, es la persona más tratable del mundo. Pero invariablemente lo es desde una posición de superioridad intelectual que, ni hablar, sirve para muchas cosas, excepto para dar lecciones de sencillez.

4. El sueldo de AMLO

Afirmó Castañeda: Que le preocupa que aunque no votó por Andrés Manuel, ya el tabasqueño es el presidente electo de todos los mexicanos por lo que él, Castañeda, paga parte del sueldo de López Obrador.

Mi comentario: En efecto, AMLO es empleado de todos los mexicanos, por eso a todos los atiende en los aeropuertos y en muchos otros lugares donde los patrones del presidente de la República sufren incomodidades. Los anteriores presidentes solo atendían a un número reducido de sus jefes ciudadanos: los que tenían acceso a Palacio Nacional o a Los Pinos. Para Castañeda resultará complicado que le den una cita para ir a la oficina de Andrés Manuel —no hay ninguna razón para que el presidente lo reciba, como no hay ninguna razón para que me reciba a mí ni a muchas otras personas—, pero si Jorge quiere exigirle cuentas a su empleado el presidente, podrá buscarlo en los aeropuertos y ahí sí, en la informalidad de la sala de espera, será atendido, como lo son muchos otros pasajeros.

5. La sala de espera

Afirmó Castañeda: Que él no le paga al presidente López Obrador para que esté metido cuatro horas en un avión o en una sala de espera.

Mi comentario: Me sorprende que Jorge critique la utilización que de su tiempo hace López Obrador. Jamás lo escuché o leí cuestionar: (i) a Calderón por usar su tiempo para pasear en bicicleta en el Caribe, (ii) a Peña por pasarse más horas que las cinco de retraso del VivaAerobus jugando golf, (iii) a Fox por andar de cursi enamorando a Martita, inclusive en El Vaticano, o (iv) a Zedillo por hacerle al buzo en los mares de México. Cada quien hace con su tiempo lo que quiere. Se supone que los gobernantes son personas responsables que saben cumplir con sus obligaciones sin estar sujetos a horarios.

6. La computadora

Afirmó Castañeda: Que en las fotos no vio a AMLO en la sala de espera trabajando en una computadora, viendo asuntos o analizando pendientes.

Mi comentario: Andrés Manuel trabajaba en algo más importante que ver documentos en la compu o en el iPad: atendía a sus patrones, los ciudadanos, varados igual que él.

7. El tiempo más valioso

Afirmó Castañeda: Que las del aeropuerto de Huatulco fueron cuatro horas perdidas del tiempo más valioso de la República Mexicana.

Mi comentario: Fueron más bien horas ganadas del tiempo más valioso del país, ya que el presidente las dedicó a estar con la gente. 

8. Los impuestos

Afirmó Castañeda: Que estar varado en un aeropuerto es una pésima utilización de los impuestos que pagan los mexicanos, como el propio Jorge.

Mi comentario: Supongo que a Castañeda le parecen mejor utilizados sus impuestos en comidas caras con champán y vinos de más de mil pesos en el avión presidencial. De plano no estoy de acuerdo con el admirado intelectual mexicano entrevistado por López-Dóriga.

9. Tiempo de calidad

Afirmó Castañeda: Que estar “sentandote” en un avión tres horas no es tiempo de calidad. Tiempo de calidad, para Jorge, es descansar o el que AMLO dedica a jugar con su hijo.

Mi comentario: Sin duda, el tiempo dedicado al descanso es de calidad. Jugar con los hijos también lo es, excepto cuando crecen y se creen con el derecho de regañar al padre (hablo por experiencia propia). Pero también es tiempo de calidad convivir con la gente, sufrir los retrasos como cualquier viajero. También es tiempo de calidad decirle a Jorge Castañeda que sus argumentos no se sostienen.

10. Los 30 millones

Afirmó Castañeda: Que hay treinta millones de mexicanos que no votaron por Andrés Manuel para que él pasara estas horas en un avión “sentadote”.

Mi comentario: Se equivoca Jorge Castañeda. La gente que votó por AMLO lo hizo perfectamente informada acerca de que él iba a viajar en aerolíneas comerciales y, por lo tanto, iba a estar “sentadote” en salas de espera sufriendo retrasos. Lo dijo Andrés Manuel en todas partes, tanto en spots de TV como en discursos. Fue su mejor argumento de campaña.

Sergio Sarmiento, hoy en Reforma

1. El séquito

Dijo Sarmiento: “Andrés Manuel López Obrador y su séquito quedaron varados cinco horas el miércoles en el aeropuerto de Huatulco”.

Mi comentario: ¿Séquito? De plano se pasó el colaborador de Reforma. “Séquito” es una expresión que solo puede usarse en un sentido peyorativo. La define la RAE como (i) “agregación de gente que en obsequio, autoridad o aplauso de alguien lo acompaña y sigue” y (ii) “aplauso y benevolencia común en aprobación de las acciones o prendas de alguien, de su doctrina u opinión”. En las fotos del avión varado o del aeropuerto de Huatulco, AMLO solo se ve acompañado por César Yáñez. Seguramente andaba por ahí algún otro colaborador, del área de seguridad, pero tal persona no aparece en ninguna imagen haciendo a un lado a la gente que saluda a Andrés Manuel. Ahora resulta que lo que todo el mundo ha criticado (que al presidente AMLO lo protejan muy pocas personas) sea visto como “agregación de gente” que anda de lambiscona de los presidentes. Séquitos los de los aviones presidenciales, por favor.

2. Incomunicado

Dijo Sarmiento: “Yo tengo la impresión de que la labor de un presidente es importante. No me siento tan cómodo con un mandatario que se queda varado en un aeropuerto cinco horas o que no llega a una reunión internacional. Me preocupa, también, que esté incomunicado mientras vuela en aviones comerciales, cuando puede haber una crisis nacional”.

Mi comentario: Supongo que Sarmiento ha viajado bastante, así que sabrá que casi todos los aviones de todas las aerolíneas cuentan con servicio de internet en los vuelos largos. No es caro y es bueno el servicio. En los vuelos cortos no hay tanta necesidad de estar conectado. ¿Por qué no se sintió preocupado el señor Sarmiento cuando Zedillo se echaba al fondo del océano para bucear, un sitio misterioso en el que no podía estar comunicado. Peor todavía, si a Zedillo lo hubiera agarrado una crisis buceando, habría tenido que atenderla al nivel del mar, es decir, hasta donde sé de estas cosas, Zedillo no habría podido subirse al avión para viajar a ningún lugar. No se aconseja volar ni en avión presidencial ni en aeronaves comerciales después de bucear. Así que, tranquilos. Se puede y en un país como México se debe gobernar no solo desde el Palacio Nacional, sino también desde aviones comerciales y desde las salas de espera atendiendo a la gente que es la que, a final de cuentas, paga el salario de los presidentes.

0
comentarios
Ver comentarios