Columnas

Estados Unidos, Australia, India y Japón,  presentaron un plan para impulsar la producción y distribución de la vacuna Covid-19 en Asia.

La “diplomacia de las vacunas”

¿Qué se obtiene cuando se combina fabricación india, tecnología estadounidense, financiamiento japonés y estadounidense y además apoyo logístico australiano? La respuesta es mil millones de dosis.

Ante la agresiva “diplomacia china de las vacunas”, el viernes 12 de marzo se anunció otra iniciativa. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, el primer ministro de la India, Narendra Modi, y el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, presentaron un plan para impulsar la producción y distribución de la vacuna Covid-19 en Asia.

Pero no todo en la Cumbre fue preocupación por la salud. El presidente estadounidense y los líderes de Australia, India y Japón --el Quad (Quadrilateral Security Dialogue)-- se comprometieron a trabajar para garantizar una región del Indo-Pacífico libre y abierta. Van a cooperar en seguridad marítima, cibernética y económica. Se ocuparán de las cuestiones vitales para las cuatro democracias, ante los desafíos de Beijing.

"Estamos renovando nuestro compromiso de garantizar que nuestra región se rija por el derecho internacional, esté comprometida con la defensa de los valores universales y esté libre de coerción", dijo Biden.

Es claro que Washington revitalizó sus alianzas para hablar con Beijing desde una posición de fuerza. El Secretario de Estado, Antony Blinken, y el Consejo de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, se reunirán en Alaska con el principal diplomático de China, Yang Jiechi, y el consejero de Estado Wang Yi.

Sin duda, habrá críticas por cuestiones que van desde Taiwán a Hong Kong y el genocidio que se dice que China está cometiendo contra la minoría musulmana. El diálogo incluirá además preocupaciones sobre aranceles y comercio, así como garantizar que la tecnología de Estados Unidos no se utilice de manera contraria a sus valores o a su seguridad.

Cumbre del Quad

En la Cumbre del Quad nunca se mencionó a China. Pero era, sin duda, el elefante virtual en la plataforma de la videoconferencia. ¿Hubo un intento deliberado para contrarrestar a China? Hay señales que así lo indican:

1. Fue la primera reunión cumbre multilateral de líderes, desde que Biden asumió el cargo. No sólo eso. Fue la primera cumbre de jefes de gobierno de los 4 países desde que surgió el Quad, después del tsunami del Océano Índico de 2004.

2. En los primeros días de la administración Biden, la Casa Blanca ha buscado profundizar la coordinación con sus aliados para contrarrestar a China. El Quadrilateral Security Dialogue estableció grupos de trabajo para cooperar en vacunas, cambio climático, tecnología y ciberseguridad.

3. La cumbre cimentó a un grupo de democracias fuertes que trabajarán juntas en el futuro para asegurar un Indo-Pacífico libre y abierto. El Quad es ahora una parte crítica de la arquitectura del Indo-Pacífico. “Luchamos por una región que sea libre, abierta, inclusiva, saludable, anclada en valores democráticos y libre de coacciones”, dijeron los líderes.

4. Los analistas estiman que la cumbre del viernes refleja una alarma creciente sobre la asertividad de China en la región y la cohesión en torno a la idea de que se requiere una respuesta conjunta. El Quad en los últimos años ha intensificado su actividad, incluidos los ejercicios militares regionales.

5. India, Australia y Japón han enfrentado desafíos a su seguridad por parte de China, fortaleciendo su interés en la alianza del Quad. Con evidente dedicatoria a la rivalidad con China, los líderes abordaron, desde las vacunas y la ciberseguridad hasta la libertad de navegación y la competencia de modelos entre autocracia y democracia. Y todos reafirmaron que la democracia podía superar a la autocracia.

6. En la Cumbre del Quad también se discutió la libertad de navegación en los mares del sur y este de China, los recientes ciberataques y la seguridad de la cadena de suministro de semiconductores, junto con el problema nuclear de Corea del Norte y el golpe y la represión violenta en Myanmar.

7. Los líderes acordaron establecer un grupo de expertos para ayudar a distribuir vacunas, así como grupos de trabajo sobre cambio climático, estándares tecnológicos y desarrollo conjunto de tecnologías emergentes.

8. Estados Unidos, a través de su International Development Finance Corporation, financiará a la farmacéutica india Biological E Ltd para producir al menos mil millones de dosis de la vacuna Covid-19 para fines de 2022. Japón estaba ya en conversaciones para otorgar préstamos en yenes, en condiciones favorables, a la India para expandir la fabricación de vacunas COVID-19 para la exportación.

Los líderes de los cuatro países acordaron reunirse en persona antes de fin de año. Estados Unidos está tratando de fortalecer su asociación estratégica con jugadores que le ayuden a alterar el entorno operativo internacional de Beijing, en lugar de enfrentarlo directamente. La política estadounidense en Asia comienza con el fortalecimiento de aliados y socios. No quieren precipitarse en las acciones hacia Beijing para negociar los términos del futuro de la región.

Ante periodistas, Suga dijo que había expresado una fuerte oposición a los intentos de China de cambiar el status quo en la región. Modi dijo que el Quad había alcanzado la mayoría de edad y ahora seguirá siendo un pilar importante de estabilidad en la región. Morrison calificó la reunión como un nuevo amanecer en el Indo-Pacífico y agregó “que nuestra asociación sea el facilitador de la paz, la estabilidad y la prosperidad".

La preocupación en Beijing no se hizo esperar. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo que los intercambios y la cooperación internacionales deben promover el entendimiento y la confianza y no deben apuntar ni dañar los intereses de terceros. "Esperamos que los países relevantes sigan los principios de apertura, inclusión y resultados beneficiosos para todos, se abstengan de formar 'camarillas' cerradas y exclusivas y actúen de una manera que conduzca a la paz, la estabilidad y la prosperidad regionales".

El Presidente de Estados Unidos reconoce que estamos en medio de una crisis mundial, pero que también vamos a superarla. Para ello, prefiere las soluciones prácticas y los resultados concretos. Está decidido a generar demanda interna e impulsar un crecimiento global sostenible.

El plan de rescate estadounidense para poner en marcha la recuperación económica hará llegar una ayuda significativa a las personas que más la necesitan. La OCDE revisó al alza la tasa de crecimiento esperada para Estados Unidos este año como consecuencia de este paquete: del 3.2 por ciento al 6.5 por ciento. Será la tasa más rápida en el crecimiento económico desde 1984. Será un factor clave en el crecimiento global este año. Los países que son socios comerciales de Estados Unidos se beneficiarán.

¿Una nueva OTAN?

Hay quien ve en el Quad un embrión de una nueva OTAN, en la que el rival no es Rusia, sino China. Sin embargo, hay una gran paradoja en todo esto. Por un lado, Estados Unidos continúa su guerra comercial con China, Japón e India viven a diario momentos de tensión con su vecino, Australia mantiene un serio conflicto comercial con China, y todos juntos quieren ejercer un contrapeso a la creciente influencia china y a su asertividad en la región Asia-Pacífico. Pero por el otro, todos poseen una enorme interdependencia económica con el gigante asiático. Beijing es el primer socio comercial de Estados Unidos, Japón y Australia, y el segundo de India.

Con su diplomacia de vacunas, China está tratando de presentarse como la salvadora del mundo en desarrollo, y así tener una influencia a largo plazo. México debe tomar nota de esto.