Columnas

Ricardo Anaya regresará en 2024; su intención dependerá del resultado del 2021

Ricardo Anaya, con la mira en la elección presidencial del 2024Tomada de video

La elección del 2018 sirvió demasiado para conocer a Ricardo Anaya, el “chico maravilla” que prometía ser el boom de una generación.

Tengo que reconocerlo: Ricardo Anaya es un político inteligente, calculador, pero al mismo tiempo, arrogante y poco confiable en sus promesas. Creo que la elección del 2018 sirvió demasiado para conocer al “chico maravilla” que prometía ser el boom de una generación de tecnócratas y actores con atributos y capacidades innovadoras, pero, al final conservadoras y pragmáticas que desnudaron capítulos que, comparados con sus antecesores, no dejan margen a la especulación, sino, a la duda y la sospecha que jaló una serie de señalamientos y acusaciones de corrupción en su contra.

¿Ricardo Anaya llegará al 2024?

Aunque sea insistente y tenaz en sus objetivos, considero que, su nueva visión, depende mucho de la serie de factores que puedan llegar a pasar en las elecciones del 2021. Ahora bien, el resultado que dejó en 2018 no fue nada alentador; el saldo de la derrota y la coalición con el PRD trajo más detractores que seguidores; además, la forma controvertida en cómo se adueñó de la candidatura— resquebrajó media estructura e hizo renunciar a los Calderón, responden a las interrogantes sí realmente Ricardo Anaya cuenta con el capital político para arribar sólido en 2024.

De entrada podemos decir que no. Es obvio que en este momento las baterías están concentradas en la elección del 2021 donde el PAN o, más bien el equipo o la organización "Va por México", parte como favorito solo en tres o cuatro estados. Uno de ellos indudablemente es Querétaro, uno de sus principales bastiones; asimismo, Nuevo León, Chihuahua, San Luis Potosí y Baja California pueden llegar a ser aprovechados por la debilidad de los perfiles en Morena, y la fuerza que acumuló las tres estructuras.

Hasta hace poco de acuerdo a las estadísticas solo ganarías de 1 a 2 entidades, no obstante, el desorden que provocó Mario Delgado en Morena, colocó al PAN con altas posibilidades en distintos territorios. Eso será determinante porque al final influye; hay una desventaja en la contienda y el margen según los pronósticos se acorta. Aunque eso sea un mero pronóstico, es evidente que la inestabilidad de Morena empeoró con el nuevo comité ejecutivo Nacional del partido guinda.

Morena ganará con la mano en la cintura Zacatecas, Colima, Tlaxcala, Baja California Sur, Nayarit, Guerrero y Campeche; no obstante, dejó ir una elección ganable en Michoacán. Ahí, la gran diferencia y el enorme desempeño lo arrastra Cristóbal Arias Solís con su nueva ruta política de Fuerza por México: una plataforma con fuerte presencia en el Lopezobradorismo.

Esa será el gran parteaguas de la oposición. Si realmente el PAN hace una buena campaña y una estrategia donde Ricardo Anaya sepa canalizar y sumar cuadros en lugar de dividir como pasó en 2018, posiblemente pueda tener oportunidad de volver a ser el candidato del contrapeso. Justamente lo que busca el excandidato a la presidencia es alimentar la presencia territorial; sabe perfectamente que, conocer el país entero, le permitirá medir el pulso de la sociedad. Está a años luz de obtener una radiografía completa cómo la posee el presidente Obrador; entonces, este ejercicio, es primordial para él.

Es una oportunidad inmejorable, si la sabe capitalizar. Aparte, tiene que sanar heridas que produjo su gestión cuando estuvo al frente del PAN y fue candidato. Considerando que hubo engaño y simulaciones—hay quienes quedaron resentidos y molestos por la forma. Por eso la razón del resultado del 2018 será clave.

Ricardo Anaya recorrerá el país, y lo hará, en la antesala del retiro de López Obrador de la política; con Morena con señales de división y con una oposición dotada de apoyo por la iniciativa privada, ¿le alcanzará? Mario Delgado insiste en que ganarán la mayoría de entidades, quizá tenga razón, pero, también, perderán estados donde se anticipó la victoria de forma abrumadora, uno de ellos indudablemente es Michoacán.

Notas finales

Fuerza por México es una expresión abierta que en poco tiempo ha sumado cuadros importantes en todo el país. Ante ello, trasciende que el nuevo instituto político además de tener un hipotético respaldo de referentes como Ricardo Monreal, puede dar muchas sorpresas en esta elección y consolidarse como partido. Por lo pronto, avanza a pasos agigantados en el territorio Purépecha de Michoacán en el que la designación y la mala apuesta de Mario Delgado, abrió la puerta a la expresión de Gerardo Islas.